Diego de Veragua y los Sotomayor

En el artículo “Una familia dos linajes” expuse un documento donde Diego Colón extendía un poder para solicitar traslado del testamento de su padre, en este documento firmaba como testigo Don Diego de Sotomayor , que también se encontraba en Valladolid preparando el mayorazgo de los Sotomayor a la vez que Diego Colón hacía lo propio. Ahora, ha aparecido en Pontevedra otro documento (poder) de enorme interés, el documento está en manos de un conocido anticuario de esta ciudad, pero esta vez, el poder lo firma Don Pedro de Sotomayor, nieto de Pedro Alvarez de Sotomayor (Colón), que  solicita traslado de las últimas voluntades de su tío Don Diego de Sotomayor, el mismo que firmaba junto a Diego Colón en el documento antes descrito. Lo sorprendente y lo más destacable del documento es la aparición de un tal Diego de Veragua.

 

(Extracto del expediente escrito en letra del siglo XVIII): “Cláusula del testamento que otorgó don Diego de Sotomaior  en que expone que, bolviéndosele a García Ozores 2000 ducados porque tenía en empeño la jurisdizión de Trelas, Justanes y Tourón, propias de la Casa de Sotomaior, deve bolberlas. Ante Diego Flores. Año de 1545”.

——–

(Extracto del expediente): “Poder que dio don Pedro de Sotomayor, hijo de don Álbaro de Sotomayor, conde de Camiña y señor de la Casa y solar de Sotomayor, a los muy magníficos señores Diego de Beraguas y el bachiller Maxares para que, en su nombre, pidiesen una copia en auténtica forma del testamento y última boluntad con que havía fallecido don Diego de Sotomayor, su tío, y, en su virtud, la tenencia y posesión de todos sus vienes muebles y raízes como su universal heredero y, en expezial, de las jurisdiziones de Trelas, Justanes y Tourón que thenía en enpeño Garzía Ozores, mediante estaba pagado y satisfecho de dos mil ducados de vellón que dicho don Diego le havía prometido en dote y casamiento con su mujer.

Presentose dicho poder y sacose copia del dicho testamento y ynbentario que se hizo al tienpo de la muerte del referido, que uno y otro se alla en este legaxo; y en dicho testamento una cláusula muy literal en que manda se ajuste quentas con dicho Garzía Ozores y que, pagándose el [alquiler] que huviere, buelba y restituya  a su heredero las dichas jurisdiciones, por quanto eran de la Cassa de Sotomayor de ynmemorial tiempo. Señor Diego Flores. Año 1545”.

(En el margen inferior): “Sotomayor”.

 

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

“… lo puedo e devo dar, y otorgar de derecho, con libre y general administraçión, a vos, los muy magníficos señores Diego de Veragua y el liçenciado Majares, vecinos de la villa de Belalcáçar, y otrosí, a vos Juan [Corarjo], vecino de la villa Cabeça del Buey, y a Juan Núñez, mi [criado], que soys absentes, bien ansí como si fuésedes presentes y a cada uno de vos yn solidum, para que podáis paresçer delante del muy magnífico y reverendo señor [prior] de Magazela, complidor testamentario que hes de don Diego de Sotomayor, defunto que aya gloria, y su complidor, y pedir en mi nombre el testamento y postrímera …”.

Diego-de-Veragua

 

Veragua (actualmente Panamá), la bautizó Cristóbal Colón a la primera tierra continental descubierta en el cuarto Viaje. En el año 1537 se concedió a Luis Colón y Toledo el Ducado de Veragua, un territorio dentro de la Gobernación de Veragua, Luis Colón era hijo de Diego Colón, recibió a la vez, el título de Marqués de Jamaica, Almirante de al Mar Océana y Adelantado Mayor de las Indias, a cambio de renunciar al título de Virrey y a décima parte de las rentas prometidas a su abuelo.

colonia_2

El territorio de Veragua, era determinante para Diego Colón hijo del descubridor y su familia, era el territorio que pretendían señorear, en el que invirtieron enormes recursos y esfuerzos en pacificarlo. Un Veragua, por tanto, tendría que ser descendiente de Diego Colón y su mujer María Alvarez de Toledo y Rojas. Dos fueron los Colón que se llamaban “Diego”, uno el hijo de Cristóbal Colón y Toledo, Diego Colón y Pravia casado con su prima, hija de Luis Colón y Toledo, y otro su hermano pequeño Diego Colón y Toledo. El primero tenemos que descartarlo al no poder contar con edad suficiente para recibir poder alguno en el año de 1545, ya que su padre había nacido en 1523. Tenemos que el único Veragua de nombre “Diego”, que podría referirse el documento, sería Diego Colón y Toledo, que había nacido en las Indias en 1524 y llevado luego por su madre a España en 1529, donde consiguió ingresar más tarde en la Orden de Santiago. En 1544 se casó en España con una mujer de baja posición, su madre, por este motivo lo envió a Veragua apartándolo de este matrimonio, moriría al poco en un enfrentamiento con los indios en una campaña de exploración en el año de 1546 con 22 años de edad.

Tenemos que en el año de 1545, Diego Colón y Toledo contaba con 21 años y estaba en España, el documento que presentamos nos dice que este Diego Veragua en el año de 1545 era vecino de la Villa de Belalcaçar, dato más que interesante, por cuanto Belalcaçar era Señorío de la familia Sotomayor y Zúñiga.

El título de Conde de Belalcaçar fue concedido por Enrique IV a Alfonso de Sotomayor, quien había heredado la villa de su padre Guitierre de Sotomayor en recompensa por su participación en la batalla de Olmedo contra los infantes de Aragón. Alfonso de Sotomayor se casó con Elvira de Zúñiga, desde entonces, la villa soportará los dos escudos y el apellido combinado de Sotomayor y Zúñiga.

Tenemos que Diego Colón y Toledo, nieto del descubridor e hijo del segundo Almirante y Virrey, residía en la Villa de Belalcaçar bajo la protección de una rama de los Sotomayor y de los Zúñiga.

Los Zúñiga y los Sotomayor cabalgaron juntos en la historia del siglo XV y XVI con continuas alianzas, una de ellas es la supuesta ayuda prestada a los Sotomayor de Pontevedra por los Zúñiga en lo tocante al problema de bastardía, de nuestro señor feudal más sobresaliente en el medievo, Don Pedro Alvarez de Sotomayor, conde de Caminha, Vizconde de Tui y mariscal de Baiona. Don Pedro, había sido elevado a señor de la casa principal de los Sotomayor por su hermano y su tía, pero existía un problema que habría que resolver si se quería evitar que la casa cayera en manos de ramas colaterales: Don Pedro era bastardo, hijo de Fernan Eannes y una mujer desconocida, así lo dice el propio Fernan Eannes en su testamento. Habría que esconder su bastardía, hijo de noble y de mujer plebleya, para conformar la apariencia de hijo natural, hijo de noble y de mujer noble, fuera del matrimonio.

escudo_armas_cristobal_colon
Antiguas armas de Colón otorgadas por los RRCC en su escudo, aparecen tanto en el castillo de Sotomayor como en el castilla de Belancazar. Los Sotomayor y los Zúñiga entroncados en continuas alianzas.

 

Tanto Don Pedro como sus descendientes, hicieron todo lo posible por hacer a la madre del patriarca de origen noble, una Zúñiga, contradiciendo lo expresado por Fernan Eannes en su testamento. Una Zúñiga, de la que hoy resulta imposible demostrar su existencia.

Que Diego de Veragua figure como vecino de la Villa de Belalcaçar no parece fortuito, que Diego de Veragua fuera persona de confianza del nieto del Conde de Caminha, tampoco.

 

Otros artículos relacionados:

No rasto matricial do conde D. Pedro de Caminha (I) – “Dona nobre” ou “mulher vil”. Indícios de um testamento

No rasto matricial do conde D. Pedro de Caminha (II) – Dona Constanza de Zúñiga. Uma figura inconsistente, entre Monterrei e Miranda del Castañar

No rasto matricial do conde D. Pedro de Caminha (III) – Dom Diego de Soutomaior, comendador na Ordem de Alcántara. Interessado propalador de uma nobreza de quatro costados

No rasto matricial do conde D. Pedro de Caminha (IV) – Constança Gonçalves, “vil” filha de alfaiate; e João Gonçalves, o outro irmão do conde de Caminha

CRISTÓBAL COLÓN Y PEDRO A. DE SOTOMAYOR: USARON EL MISMO ESCUDO DE ARMAS

DIEGO DE AVELLANEDA.

La villa de Aranda de Duero

AVELLANEDAMAPAARANDADUERO.pngDiego de Avellaneda nació en Aranda de Duero mediado ya el siglo xv, de la ilustre familia originaria del señorío de Avellaneda de Cameros ó Vizcaya, figura en la Edad Media esta familia establecida en el territorio que hoy ocupa el partido de Aranda de Duero y comarca contigua de la provincia de Soria. Allí entronca con la casa de Haro, y de allí, más tarde, tomaron origen los condados de Miranda y después el de Castrillo.Estudió Teología y Derecho canónico, llegando á ser gran jurisconsulto.

Sigue leyendo DIEGO DE AVELLANEDA.

La primera noticia del descubrimiento fue en Galicia.

Es difícil imaginarse hoy en día la confusión que produjo el acontecimiento de revelar la existencia de un territorio desconocido. Sesenta años después del acontecimiento, el cronista español Francisco López de Gomara nos da una idea justa al escribir “La cosa más grande desde la creación del mundo, aparte de la Encarnación y la muerte de su Creador, es el descubrimiento de las Indias”.

La noticia de la hazaña y el descubrimiento de tierras lejanas y desconocidas para la Europa de esa época se difundió con una rapidez sorprendente, “la pinta” capitaneada por Martín Alonso Pinzón, al arribar a Galicia envió una carta a los Reyes Católicos informando de su regreso, pocos días después Colón al arribar a Portugal y entrevistarse con el rey portugués Juan II, envió también por su parte la noticia a los Reyes, Colón escribió una carta a Luís Santangel durante el viaje de regreso donde narra los acontecimientos de la travesía así como el primer trato con los indígenas que encontraron y la descripción de los mismos, así como de las tierras encontradas, los comerciantes se encargaron de propagar la noticia por toda Europa en poco tiempo todo el mundo sabía del descubrimiento.

No hay ninguna duda de que desde Bayona partieron los correos hacia la Corte de Castilla para informar a los Reyes Católicos del regreso de la expedición española a las Indias.

Desde que Martín Alonso llego a Bayona el 1 de marzo, hasta que Colón llega a Barcelona, a mediados de abril, han pasado dos meses, es mucho tiempo haciendo esperar a los reyes. Evidentemente sus planes y los de Martín Alonso no eran los mismos.

Las diferencias entre Colón y Martín Alonso son evidentes y lo más extraño es que su hermano, Vicente Yáñez, según un testigo de la época, los sitúa en Galicia cuando regresaron del viaje del descubrimiento.

«… Que le oyo dezir al dicho Martin Alonso e al dicho Vicente Yáñez, en Galicia, quando vinieron el dicho viaje de descubrir…»pinta

En lo que aporta este testigo hay algo que no encaja, si Vicente Yáñez estaba con Colón en la otra carabela y no fueron a Galicia, lo que se puede suponer, es que los hermanos se aliaron para sacar un mejor beneficio de parte de los reyes.

Lo que dice el libro de Hernando de Colón sobre estos mismos momentos:

“Al mismo tiempo que Colón llegó a Palos, Pinzón arribo a Galicia, y quería ir solo a Barcelona para dar cuenta del suceso a los Reyes Católicos; pero estos le intimaron que no fuera sino con el Almirante, con el cual había ido al descubrimiento; de lo que recibió tanto dolor y enojo que se fue a su patria, doliente y en pocos días murió de pena».

Hernando de Colón cuenta unos hechos que no presencio porque tenía 4 años cuando sucedieron y cuando lo cuenta pasaron muchos más.

Es imposible que llegaran a la vez como dice. Es imposible a no ser que los Reyes Católicos estuviesen esperándoles en Bayona, Galicia, para que él les preguntase y ellos le denegaran el permiso, los Reyes estaban en Barcelona y desde Bayona a Barcelona hay muchos kilómetros para andar a pie o caballo llevando y trayendo preguntas, necesitaría un mes para que entre M. Alonso y los Reyes Católicos hubiese pregunta y respuesta si no hubo regateo.

Cuando las carabelas llegaron los reyes católicos envían mensajes, no todos iguales, el que envían a Galicia esta destacado porque dice así:

«A Pedro de Gavira que fue a Galicia con otro tal despacho, e para que no fuesen ningunas personas a las Indias sin licencia de sus altezas…»

Esa era la cuestión que no fuese a las tierras descubiertas sin el permiso de los Reyes de Castilla y Aragón.

Pudo ocurrir algo que no dicen y explicaría la muerte tan pronta de Martín Alonso, que quisiese ir y no le dejasen ni por las buenas ni por las malas, avisados ya por los reyes que no fuese de ningún modo.

Desde Barcelona, el 9 de abril, por lo tanto antes de la llegada de Colón a esa ciudad, un mercader italiano, Annibalo Zenaro, famoso por esta carta, que es la más antigua que se conserva escribió a su hermano en Milán, “en 34 días llego a una gran isla habitada por gente que anda completamente desnuda, nada belicosa, muy espantadiza”. Estas noticias precisas son anteriores a la llegada del Almirante a Barcelona. No oculta Zenaro que cuanto sabe proviene de una carta enviada a los Reyes Católicos desde Lisboa la cual apenas leída fue remitida a muchas personas, se hicieron muchas copias, se difundió y se comento mucho. La noticia no solo la conocían mercaderes y funcionarios, la noticia intereso a muchísima gente, a un público perteneciente a muy diversos medios, como ejemplo tenemos a fines de marzo de 1493, un florentino de nombre Tribaldo dei Rossi, modestísimo artesano de la seda, anoto en su libro de cuentas que llego a Florencia una carta dirigida a la Señoría, en la cual se anuncia:

“que España ciertos jóvenes…los habitantes de aquellas tierras van completamente desnudos, cultivan granos pero se los comen sin convertirlos en pan, tienen algodón, hay mucho oro y un descubrimiento así vale tanto como la conquista de granada no hubo en España tan grandes fiestas, muchos hombres y navíos van a regresar allá”

Después de la demora en Lisboa para contarle al rey Juan II de Portugal, rival de los Reyes Católicos, lo que ellos aun están esperando que Colón les cuente, hay que destacar que Pedro Álvarez de Sotomayor, era fiel amigo del padre de Juan II, antes y después de la derrota de Toro, después de la cual se establecen pactos sobre el atlántico, Colón empieza su marcha triunfal por Castilla desde Sevilla a Barcelona, donde se encontraba los Reyes, llevando pruebas de su descubrimiento,su llegada a Barcelona, será apoteósica a la vista esta su persona y su hazaña.

 

Punta Caxinas y La Ceiba

En el cuarto viaje de descubrimiento, Cristóbal Colón llegará el domingo 14 de agosto de 1502 al extremo de una península que llamará Punta de Caxinas, Hoy se le conoce por Punta de Castilla o Cabo de Honduras. Fue la primera vez que los españoles ponían pie en suelo continental americano y oficiaban la primera misa.

En realidad Cristóbal Colón bautizó a esa costa como Caxinas por lo que a la península la llamó Punta de Caxinas. Caxinas fue sustituida por Honduras, unos dicen que se debió a una frase de Colón “Bendito día que hemos salido de estas honduras”, y otros, a Vicente Yáñez Pinzón que la rebautizó sin más.

01¿Qué le pasaría por la cabeza a Cristóbal Colón para escoger tan curioso nombre?, el supuesto genovés para algunos, tenía predilección por los topónimos atlánticos, más concretamente de las rías gallegas, pero en este caso eligió uno en la costa portuguesa, entre Póvoa de Varzim y Vila do Conde.

Las dos costas, la hondureña de Caxinas y la portuguesa de igual nombre, son alargadas y bordeadas con arenales, salvo por la punta de Caxinas en el caso de la americana.

Nuestro Pedro Madruga conde de Caminha, reconvertido en Cristóbal Colón, conocía bien estas costas portuguesas, que costeaba con sus barcos tanto para hacer el corso como para el comercio con Porto y Aveiro, en ellas se refugiaba protegido por sus aliados y amigos los duques de Brangança y de Viseu. Los pontevedreses también conocían estos parajes portugueses, los salazones de sardina se nutrían de la sal de Aveiro situado más al sur.

cuartoViajeColonVolviendo a Honduras o Caxinas, nos vamos un poco más al norte y encontramos el lugar donde Cristóbal Colón tocó por primera vez con la proa de su barco, un lugar llamado La Ceiba, que debe su nombre a un árbol ribereño del mar caribe. Este árbol está asociado a Cristóbal Colón en otros territorios como en la República Dominicana, Puerto Rico y Cuba, en ellos la tradición oral asegura que Colón ató en ellos sus carabelas. Cristóbal de Sotomayor hijo de nuestro predilecto conde de Caminha, fue enterrado bajo una Ceiba junto a su amada Guanina una india Taína, estos primeros amantes de dos mundos tuvieron un hijo llamado Pedro, los Sotomayores de Puerto Rico dicen descender de este Pedro Sotomayor, quizás tengamos aquí el ADN que necesitamos para reescribir la historia.

El nombre de este árbol es muy sugerente para un gallego, buscando en tierras americanas el origen de este nombre no he encontrado gran cosa, y haciendo gala de mi reconocida osadía, me propongo buscarle un sentido.

En los diccionarios antiguos “ceiba” aparece en castellano como “alga”, nos dicen que a la alga marina, en las costas del Océano de España la llaman ceiba”, y digo yo, que les costaría decir en las costas gallegas, a veces parece que mientras algunos territorios se quieren separar de España, España se quiere separar de Galicia, ¡Que cosas!. Tenemos que un sargazo es una ceiba, los sargazos son esas algas marrones con ampollas llenas de aire, son muy abundantes en Galicia a la que deben su nombre, así como el mar de los sargazos (portugués) y argazos (gallego) deben su nombre al Conde de Caminha nuestro Cristóbal Colón al encontrarse durante el transcurso de su primer viaje multitud de algas flotando ceibes (sueltas, libres) en el océano.

Ceiba procede de la palabra ceibo (suelto, libre), por lo que ceibar significa soltar, liberar. Pero según El P. Sarmiento recogió en el siglo XVIII que ceibar significaba: “enviar el ganado, a algún sitio fresco, ameno y húmedo para que allí pasten, después que los soltaron del arado, carro, o de otro trabajo que padecieron a la inclemencia del sol”, de ahí dicen: “Rapaz, ceiba eses boys”. Tenemos según el P. Sarmiento un uso primitivo del término. La ceiba se llamaba también cuando las algas llegan sueltas a la costa cubriéndolo todo.

Tanto se podría ceibar, soltar, enviar a alguna persona o algún animal bajo la fresca frondosidad del árbol (ceiba), o liberar aquello que estuviera amarrado al árbol.

 

La Doma y Castración de Galicia por los Reyes Católicos

Los  Reyes Católicos: Isabel y Fernando concibieron un plan sistemático para someter a Galicia. Lo llamaron la doma del reino de Galicia, posteriormente el político y escritor Castelao, lo denomino como «doma y castración del Reino de Galicia”, fueron el comienzo de unos siglos oscuros para Galicia que sólo empezaron a despertar con los albores de la conciencia nacional en el siglo XIX.

la_rendicion_de_granada--644x362[1]

Los sucesos fueron: que el Rey Enrique IV muere en 1474 dando comienzo a la guerra de sucesión entre su hermana Isabel de Castilla (Isabel la Católica)  y su hija Juana de Castilla,  la legítima heredera, conocida como Juana la Beltraneja, que estaba prometida en matrimonio con el monarca Portugués Alfonso V, la nobleza gallega se divide, algunos apoyan a Isabel de Castilla y otros a Juana la Beltraneja, siendo el reino de Galicia el principal opositor de los Reyes Católicos.

Isabel la Católica. Al margen de la historia oficial, usurpó un trono que no le correspondía. Era la cuarta en la línea sucesoria: Su sobrina Juana, fue declarada bastarda, sus hnos. Enrique y Alfonso, murieron «casualmente» envenenados, y la Isabel se alzó con el trono. Creó un estado férreamente centralista, con una policía política, la Sta. Hermandad, y una policía del pensamiento: La Sta. Inquisición. Asesinó, legalmente por supuesto, a mas de 10.000 (diez mil) judaizantes, herejes (?) y disidentes, y mas de 200.000 conocieron sus métodos represivos en todo su reino. Considerando la población total del país en la época, estas cifras son tremendas, el Sr. Castelao, pudo haberse quedado corto en lo de «doma e castración de Galicia»

Los Reyes Católicos, se propusieron derrotar a los nobles gallegos que habían apoyado la candidatura de Juana la Beltraneja , la verdadera heredera de la corona a la muerte de Enrique IV. Así, los Reyes castellanos enviaron ejércitos a Galicia para someter a los nobles opositores, eliminando toda la resistencia que encontraban a su paso, como afirma el cronista de los Reyes Católicos: «que ya parecía crueldad, y era entonces necesaria; y por eso se hacían muchas carnecerías de hombres».

Los principales opositores fueron el mariscal Pardo de Cela en el norte de Galicia y  Pedro Álvarez de Sotomayor (Pedro Madruga) en el sur, para el año de 1479 se firman las paces entre Castilla y Portugal (quien prestaba apoyo a los nobles gallegos) al tiempo que los Reyes Católicos se consolidaban  como monarcas de Castilla y Aragón.

Se firman tratados otorgando el perdón general a todos los nobles que pelearon en contra de los Reyes Católicos,  se pide que se otorgue perdón muy especialmente a Pedro Álvarez de Sotomayor, Conde de Camiña, pero Don Pedro A. de Sotomayor siguió  desobedeciendo a los monarcas castellanos.

Los Reyes Católicos para dirigir y domar al pueblo gallego, nombran a Fernando de Acuña como virrey en Galicia, su aliado A. Fonseca el arzobispo  de Santiago, rompió toda relación con Pedro A. de Sotomayor (Pedro Madruga) en 1480 reclamándole la devolución de las feligresías que tenía su feudo, D. Pedro  tuvo que refugiarse en Portugal, después de ver la suerte que corrió el mariscal Pardo de Cela, quien fue condenado a ejecución pública.

La pacificación de Galicia por los Reyes Católicos consistía en prohibir las bodas y bautizos que se acostumbraba celebrarlas durante varios días, prohibieron todas las reuniones de mas de 6 personas, so pena de muerte, se prohibió hablar en gallego, cerraron el comercio marítimo y mandaron arrancar las viñas, cuya producción se exportaba a países nórdicos, entre otros muchos atropellos, a los nobles que teñían arraigo y poder en Galicia los trasladaron a otras regiones de Castilla para que no se opusieran a sus sabias medidas, lo mismo se hizo con los eclesiásticos para evitar que reagruparan a la población, se les envió lejos de Galicia.

Los gallegos que querían seguir viviendo como siempre habían vivido se les considero como delincuentes, al no tener quien los dirigiera pues tanto la nobleza gallega como la eclesiástica estaba esparcida por los reinos de castilla, los Reyes Católicos consiguieron algo que nadie había podido conseguir en toda la historia de Galicia, habían domado y decapitado a los bravos gallegos.

El historiador Xoâo de Golmar, en su trabajo de “La doma y castración de Galicia” comenta:

    “Los demás nobles gallegos de aquella época salvaron el pellejo al replegarse a los dictados de la Corte castellana. Si la nobleza gallega del s. XV se hubiese unido contra la invasión castellana de la denominada doma de Galicia sin duda hubiera vencido y entonces la Historia de Galicia, y aun la de España, hubiera sido muy diferente. Cada uno puede sacar sus propias conclusiones.”

Pedro Álvarez de Sotomayor, fue de los pocos nobles que no acataban a los monarcas, junto al conde de Monterrey y el conde de Altamira, aunque no se hablaban por rencillas anteriores, decidieron dejarlas a un lado y tratar de concentrar las fuerzas que aun les quedaban, aunque terminarían doblegándose ante la fuerza de los Reyes Católicos.

La firma de Cristóbal Colón, mensajero de Cristo.

El Jeroglífico:

descarga11

 La firma de Cristóbal Colón, constituye un verdadero jeroglífico basado en una disposición concreta de siglas, vírgulas y enunciado. Muchos historiadores trataron de descifrar esta curiosa rúbrica, entendiendo que en ella el Almirante quiso encerrar muchos de los secretos que conforman el enigma de su vida.

La interpretación de la firma siempre será conjetural mientras no aparezca un documento del propio Almirante explicando su significado.

La mayoría de los analistas han tenido en cuenta sobremanera la disposición y conformación de las siglas que se describen en la Institución de Mayorazgo de 1498, independientemente de que la consideran falsa, consideraron que no sería apócrifo todo su contenido, que solo se había alterado aquello que interesaba. Yo no creo necesario recurrir a un documento sospechoso en el que no podemos tener seguridad de que tanto en su totalidad como en alguna de sus partes, su información no sea cierta.

FirmaColon1-300x116

Atendiendo a lo descrito en el Mayorazgo apócrifo, de cómo se debería conformar la firma con sus siglas, vírgulas y puntos, siguiendo un orden establecido, que además se obliga con carácter hereditario por el cual sus descendientes en el cargo deberían firma de igual manera, se consideró la posibilidad que la firma fuese la genealogía del propio Colón, reflejando en ella su origen y linaje anterior. De ser así, sus descendientes estarían condenados a no reflejar su propio árbol genealógico, lo que inevitablemente se tendría que ir modificando con el paso de generación en generación.

A mi entender Antonio Fernández es de todos los que han analizado la firma del Almirante, el más acertado, siguiendo su línea me pareció extraño que Cristóbal Colón utilizara una firma con la intencionalidad de resultar incomprensible para el resto, escondiendo un significado ultra secreto, tremendamente encriptado y conspiranoide. Quizás la solución sea más sencilla de lo que nos quieren hacer creer, si se escucha lo que Cristóbal Colón nos dice en sus escritos.

Colón empieza a firmar de esta forma y manera, según parece, a partir de la concesión de privilegios en las Capitulaciones firmadas en Santa Fe, este documento se extravió y puede que en él encontráramos la solución definitiva a este enigma. De los documentos que se conservan haciendo referencia a las Capitulaciones Santafesinas, existen tres, una es un testimonio autorizado y un registro cedulario, donde se transcribe únicamente los capítulos de privilegios sin preámbulo alguno.

Existe otro documento que por su configuración y contenido reúne todos los requisitos para comprender la firma. Es una carta de confirmación de las “Capitulaciones de Santa Fe”, suscrita por los Reyes Católicos en Burgos el 23 de abril de 1497, documento del que hay constancia en el Registro General del Sello de la Cancillería castellana en el Archivo General de Simancas (Valladolid), donde si aparece preámbulo. Nos dice Antonio Romeu de Armas, que Cristóbal Colón demandó la confirmación de las capitulaciones de 1492 elevándolas a rango y categoría de carta de privilegio en pergamino y con el sello grande de plomo. Para la conversión de las capitulaciones Colón tuvo que presentar el original del documento, las cartas de privilegio se revestían de particular solemnidad, se iniciaban con una invocación a la Santísima Trinidad y a la Virgen María, seguido de un preámbulo de circunstancias, rematándose el protocolo inicial con la intitulación larga de reinos, alineados unos en pos de otros. Correspondía al beneficiario la exhibición del documento a lo que se llamaba presentación. A renglón seguido se insertan, con toda puntualidad, las cláusulas de las Capitulaciones, sin que sea preciso añadir pormenor alguno.

Según Consuelo Varela la redacción de esta carta de privilegio no sigue la norma usada en Castilla, y se parece más a la empleada en Portugal, creyendo que debió ser el propio Colón quien realizó su redacción.

Antes de analizar con detalle este documento de confirmación de las Capitulaciones santafesinas , necesitamos detenernos en la fanática religiosidad de Cristóbal Colón, su obsesión por la SANTÍSIMA TRINIDAD, y en la idea de ser el elegido para emprender tal empresa por inspiración DIVINA y en ser el MENSAJERO de la Fe Católica. Sirvan estos párrafos, de tantos, donde Cristóbal Colón deja patente su predilección:

Carta de Cristóbal Colón al escribano de ración de los Reyes Católicos, D. Luis Santangel, el 15-02-1493: “Señor: Porque sé que habeis placer de la grande victoria que nuestro señor me ha dado en nuestro viaje……a la primera que fallé puse por nombre San Salvador en conmemoración de su Alta majestad… Dar gracias solemnes a la SANTÍSIMA TRINIDAD con muchas oraciones solemnes por el tanto ensalzamiento que habrán, ayuntandose tantos pueblos a NUESTRA SANTA FE…

Carta de Cristóbal Colón al escribano de ración de los Reyes Católicos, D. Luis Santangel, el 15-02-1493: “Señor: Porque sé que habeis placer de la grande victoria que nuestro señor me ha dado en nuestro viaje……a la primera que fallé puse por nombre San Salvador en conmemoración de su Alta majestad… Dar gracias solemnes a la SANTÍSIMA TRINIDAD con muchas oraciones solemnes por el tanto ensalzamiento que habrán, ayuntandose tantos pueblos a NUESTRA SANTA FE…

Historia del tercer viaje de Cristóbal Colón, como la envió a los Reyes desde la Isla Española: “Serenísimos e muy Altos e muy Poderosos Principes, Rey e Reina, nuestros señores: LA SANTA TRINIDAD movio a vuestras Altezasa esta empresa de las indias, y por su infinita bondad, hizo a mi MENSAJERO DELLO… y no la palabra de Dios, y que se cumplirá todo lo que dijo el cual tan claro habló de estas tierras por la boca de Isaías en tantos lugares de su esriptura, afirmando que de España les sería divulgado su santo nombre. E parti en nombre DE LA SANTISIMA TRINIDAD… tornaronme ea enviar Vuestras Altezas, y en poco espacio, digo no de… le descubri por VIRTUD DIVINAL 333 leguas de la tierra firme… parti en nombre de LA SANTISIMA TRINIDAD, miércoles 30 de mayo (de 1498) de la Villa de San Lucar… y como su Alta Majestad haya usado de misericordia siempre conmigo, por acertamiento subió un marinero a la gavia, y vido al poniente TRES MONTAÑAS juntas: dijimos la Salve Regina y otras prosas… a un cabo que le dije de la Galea después de haber nombrado a la Isla, DE LA TRINIDAD… y les dije la policia y nobleza de todos los cristianos, y la fe que en LA SANTA TRINIDAD tienen… y me enviarán a mandar, y se cumplira con ayuda de LA SANTA TRINIDAD con toda diligencia enmadera que Vuestras Altezas sean servidas y hayan placer, Deo gracias.”

Carta del Almirante a la que había sido Ama del Príncipe Don Juan, escrita a fines de 1500: “… La posesión de todo fui yo a tomar en su Real Nombre… Ya mucho quisiera despedir el negocio si fuese honesto con mi Reina; el esfuerzo de nuestro Señor y de su Alteza fizo que yo continuase…del nuevo cielo y tierra que decia Nuestro Señor por San Juan en el Epocalipsis, después de dicho por boca de Isaias, Me hizo dello MENSAJERO y amostro en cual parte… me consolo Nuestro Señor milagrosamente y dijo: esfuerza, no desmayes ni temas: YO PREVEERE EN TODO…

Carta de Cristóbal Colón a los Reyes Católicos del Cuarto Viaje. Isla de Jamaica a 7 de Julio de 1503: “Desque naciste, siempre el tuvo de ti muy gran cargo. Cuando te vido en edad de que él fue contento, maravillosamente hizo sonar tu nombre en la Tierra… parti en nombre de LA SANTISIMA TRINIDAD, la noche de Pascua con los navios podridos… después que yo, por VOLUNTAD DIVINA, la hube puesto debajo de su Real y Alto Señorío… Cuya vida y alto estado LA SANTISIMA TRINIDAD guarde y acreciente.”

Carta de Cristóbal Colón a Fray D. Gaspar del 11-5-1503: “… mi partida será en nombre de LA SANTA TRINIDAD, el miércoles a la mañana…”

Carta de Cristóbal Colón a Fray D. Gaspar del 20-5-1503: “…Agora será mi viaje en nombre de LA SANTA TRINIDAD y espero Della la victoria.”

Carta de Cristóbal Colón a su hijo Diego Colón del 1-12-1504:“…plega a LA SANTA TRINIDAD de dar salud a la Reina Nuestra Señora, porque con ello se asiente lo que ya va levantando…”

Institución de mayorazgo del 22-2-1498 del 22-2-1498: “… en nombre de LA SANTISIMA TRINIDAD, el cual me puso en memoria, y después llego a perfecta inteligencia que podria navegar e ir a las Indias desde España, pasando del Mar Oceano al poniente…, y así lo notifiqué al Rey D.Fernando y a la Reina Isabel, nuestros señores…”

Carta a los reyes D.Felipe y Dª Juana de abril de 1506: LA SANTA TRINIDAD guarde y acreciente el muy alto y real estado de Vuestras Altezas…”

Testamento del 22 de Febrero de 1506: “… Digo a D. Diego , mi hijo e mando que tanto que él tenga renta del dicho Mayorazgo y herencia, que pueda sostener en una Capilla que se haya de facer, TRES Capellanes que digan cada dia TRES misas, una a honra de LA SANTISIMA TRINIDAD, e otra a la concepción de Nuestra Señora, e la otra por anima de todos los fieles difuntos e por mi anima e de mi Padre e Madre e Mujer. E que si su facultad abastara que haga la dicha Capilla honrosa, y la acreciente las oraciones y preces por el honor de LA SANTA TRINIDAD, e si esto puede ser en la Isla Española que Dios me dio milagrosamente, holgaria que fuese allí donde yo la invoqué, que es en la Vega que se dice De la Concepción.”

FirmaColonDios11

Esta adoración a La Santa Trinidad por Cristóbal Colón, la continua mención a la causa divina en la consecución de sus proyectos, y la creencia de ser él escogido por Dios como su mensajero y portador del evangelio, es considerado por Antonio Fernández como parte y el todo en la resolución de su laboriosa firma.

Podríamos incluir más ejemplos referidos a la Santísima Trinidad recogidos de sus escritos, pero creo suficiente los textos escogidos. Y habría que preguntarse si fue casualidad que fueran, tres, las naves que protagonizaron el viaje de descubrimiento.

Las siglas y puntos con una “A” en medio, que en la cabeza de la firma se observan, representan a la Santísima Trinidad que Colón tanto invocaba. Padre e Hijo e Espíritu Santo, tienen la misma naturaleza divina, aunque son tres Personas realmente distintas.

3-Trinity-spanish1-280x300-280x300

La “A” que se sitúa en el medio de las “S” no puede ser la inicial de Almirante, primero por que Cristóbal Colón hasta después de 1500, firmaba en la parte inferior con “El Almirante”, lo que vendría a repetirse o a redundar, y segundo, por que sería una pretensión extralimitada posicionar su cargo en el lugar donde la tradición católica situaba a Dios. Una explicación sería que la “A” inmersa en las “S” se referiría a “Alma”. En el misterio trinitario desde el día de nuestro bautismo, si no rechazamos a Dios por el pecado mortal, está en nuestra alma Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo, pero lo cierto, es que me inclino por el significado de «Alpha»; Cristóbal Colón, personaje místico por antonomasia, se recrea en darle significado mesiánico a la «empresa de la Indias», en el preámbulo:

«…y así el ome puede entender que Dios es comienço e medio e fín de todas las cosas; e que en él se ençierran y él mantiene a cada uno en aquel estado que las ordenó…»

Alpha y Omega, representan la primera y última letra respectivamente del alfabeto griego, y como símbolo cristiano representan a Dios, que es el comienzo y el fin de todas las cosas, ya que antes de Dios no hay ninguno y no habrá ninguno después.

Cristóbal Colón en su segundo viaje bautizó al cabo más oriental de Cuba como «Alpha», muchos le llaman «Alfa y Omega» creyendo que le llamaba Colón así por creerse en tierra firme y no en una isla y que este punto era el comienzo y el fin de Asia, pero lo cierto es que no le llamó «Alfa y Omega», y quien nos da la referencia de ello es su hijo y mayor biógrafo, que nos dice:

«Habiendo el Almirante navegado 17 leguas hacia el Levante por la costa de Cuba, llegó al cabo oriental de ella que llamó «Alfa«»

A este cabo Cristóbal Colón también le llamaría «Maisí«, sin traducción en cualquier idioma salvo en gallego «es cierto«, lo cual adquiere mayor significado: Todo lo que dije a los sabios, príncipes y reyes, era cierto, y este sitio es el principio de lo que yo dije que iba a descubrir, ya que soy XPO FERENS (El mensajero de Xristo).

En el preámbulo:

“y así como el coraçón es uno, e por él reçiben todos los otros mienbros unidad para ser un cuerpo

“ca los sanctos dixeron que el Rey es puesto en la tierra en el lugar de Dios para conplir la justiçia e dar a cada uno su derecho y por ende lo llamaron coraçon y alma del pueblo, y asi como el alma está en el coraçón del ome, e por él vive el cuerpo y se mantiene, así en el Rey está la justiçia,”

Curiosidad: A la isla de Cuba, Cristóbal Colón la bautizó con el nombre de «Juana», según muchos, en honor del príncipe Juan hijo de los RRCC, a otra isla le puso Isabela en honor a la reina, y a otra «Fernandina» en honor al rey. El nombre de «Juana» puesto por Colón a la Isla resulta un poco comprometido, ya que este nombre puede malinterpretarse llegando a creer que estaba puesto en honor a Juana de Trastámara (La beltraneja), quizás Colón jugó un poco con la ambigüedad del término, lo curioso vendría más tarde cuando Fernando el Católico retira el nombre de «Juana» a la isla para ponerle «Fernandina», ¿retira el nombre en honor a su hijo fallecido para poner el suyo en honor propio». Curioso

Las tres “S” con los puntos o vírgulas que le acompañan, representan el símbolo de La Santísima Trinidad, Sanctus, Sanctus, Sanctus. Conforman en su conjunto la corte celestial de Santos y Santas.

“e así mismo a onor y reverençia de todos los otros sanctos e sanctas de la Corte Celestial.”

Tres cosas distintas e iguales al mismo tiempo, y a su vez, cada una (una S con dos puntos) es al mismo tiempo las tres cosas, delimitando su lectura, donde cada una de eses con sus puntos, es principio, medio y fin.

Justo debajo de las siglas .S.  A  .S. escribe X M Y, al no observar puntos en las siglas X, M, e Y, entendemos que juntas en su contexto adquieren el significado que se le quiso dar. Las siglas “X” y “M” fueron interpretadas con mayor Quorum como “Xristo” y como “Maria”, en el caso de la “Y” que muchos identificaron a “Yhesus” y otros a “Yhosef”, obteniendo como resultado “Cristo, María y Jesús” o “Cristo, María y José”.

Pero también podemos recurrir a su biógrafo e hijo, Fernando Colón, que nos dice que su padre «no probaba la pluma sin escribir estas palabras: «Jesús cum María, sit nobis in via:», que viene a significar «Jesún y María me acompañan en el camino», que nos llevaría a pensar que la X es abreviatura de Xristo, la M de María y la Y abreviatura de «Yo», viniendo a resultar las tres siglas la abreviatura de la frase que su propio hijo dice que siempre empleaba, esto resolvería que aparentemente no se cumpla, tal afirmación, en muchos de sus escritos, como debería suceder según Fernando Colón. También resolvería los dos puntos (:) que en ocasiones anteponía a XPO FERENS y a EL ALMIRANTE.

FirmaColonXMY1-300x116-300x116

De ser la «Y» de Yhosef, como así creo, el Almirante trata de representar con este trío de letras «La Concepción de Xristo», Jesús, María y José. En este sentido encontramos algunas pistas que refuerzan este significado:

Recurrimos a su hijo Fernando Colón, por ser de mayor garantía, el nos dice que su padre:

«Por no haber hallado en esta isla cosa de importancia, navegaron el viernes 19 de Octubre, á otra llamada «Saometo» á la cual puso por nombre la Isabela», el Almirante, para proceder con orden en la imposición de los nombres, pues á la primera que llamaban o Guanahani los indios la llamó «Gloria de Dios,» que se la había mostrado librándole de muchos peligros; «San Salvador» á la segnnda por la devoción que tenía á la Concepción de María Santísima, y por el principal favor que en ella tienen los cristianos, llamó, Santa María dé la Concepción; á la tercera, llamó «Fernandína,» en memoria del Rey Católico y á la cuarta Isabela, por respeto á la serenísima Reina doña Isabel y después á la que halló primero que Cuba,la llamó «Juana», en memoria del Príncipe D. Juan, heredero de Castilla, teniendo cuidado de satisfacer, con estos nombres a la memoria espiritual y temporal.»

No se refiere a la Inmaculada Concepción de María, lo hace a la Concepción de Cristo-Jesús, del que dice era devoto. Este es otro aspecto del franciscanismo de Colón, los Franciscanos creían en la Concepción de Cristo por los tres actores (Jesús, María y José) gracias a la intervención de Dios. Recordar que Colón no solo era devoto de la Orden de San Francisco, sino que en repetidas ocasiones vestía sus hábitos.

Fernando Colón se referiría a esta isla en otras ocasiones como isla «De la Concepción» e isla «Concepción». De este modo tal como nos dice su hijo y biógrafo, Colón quiso satisfacer primero a la memoria espiritual, y así puso a la primera isla descubierta «Sant Salvador» en honor a San Salvador «Gloria de Dios», que en la firma representan las tres «S» con sus vírgulas y la «A» en el medio; y a la segunda le puso «Santa maría de la Concepción», representándose en la firma con las siglas «X,M,Y»; luego quiso satisfacer la memoria temporal y así pueso «Fernandina» a la tercera, «Isabela» a la cuarta y «Juana» a la Quinta.

Cristóbal olón:«A la primera que yo hallé puse nombre San Salvador [isla Watling] a comemoración de Su Alta Majestad, el cual maravillosamente todo esto ha dado; los Indios la llaman Guanahaní; a la segunda puse nombre la isla de Santa María de Concepción [Cayo Rum]; a la tercera Fernandina [Isla Long]; a la cuarta la Isabela [Isla Crooked]; a la quinta la isla Juana [Cuba], y así a cada una nombre nuevo.»

Fernando Colón: «el Almirante, para proceder con orden en la imposición de los nombres, pues á la primera que llamaban o Guanahani los indios la llamó «Gloria de Dios,» que se la había mostrado librándole de muchos peligros; «San Salvador» á la segunda por la devoción que tenía á la Concepción de María Santísima, y por el principal favor que en ella nen los cristianos, llamó, Santa María de la Concepción; á la tercera, llamó «Fernandína,» en memoria del Rey Católico y á la cuarta Isabela, por respeto á la serenísima Reina doña Isabel y después á la que halló primero que Cuba,la llamó «Juana», en memoria del Príncipe D. Juan, heredero de Castilla, teniendo cuidado de satisfacer, con estos nombres a la memoria espiritual y temporal.

Al terminar su Tercer Viaje, comienza su carta a los Reyes diciendo: «La santa Trinidad movió a Vuestras Altezas a esta empresa de las Indias y por su infinita bondad hizo a mí mensajero de ello».

FirmaColonalmirante1-300x116

En el preámbulo de la carta de privilegios:

“porque el Rey deve ser y es uno, y por eso deven ser todos unos con él para lo seguir y ayudar en las cosas que ha de hazer; y naturalmente dixeron los sabios que los reyes son cabeça del Reyno, porque como de la cabeça naçen los sentidos porque se mandan todos los mienbros del cuerpo, bien así por el mandamiento que naçe del Rey, que es señor y cabeça de todos los del Reyno, se deve mandar y guiar y lo obedesçer; y tan grande es dicho del poder de los Reyes que todas las leyes y los derechos tiénenlo so su poderío, porque aquel no lo han de los omes mas de Dios, cuyo lugar tiene en las cosas tenporales; al qual entre las otras cosas prinçipalmente perteneçe amar e honrrar e guardar sus pueblos, y entre los otros señaladamente, deve tomar e honrrar a los que lo meresçen por serviçios que les aya fecho; y por ende el Rey o el Prínçipe, entre los otros poderes que ha, non tan solamente puede, mas deve fazer graçias a los que las meresçen por serviçios que le ayan fecho y por bondad que falle en ellos.”

“él (Dios) es dicho rey sobre todos los reyes, porque de él han ellos nonbre y por él reynan y él los govierna y mantiene; los quales son vicarios cada uno en su reyno puesto por él sobre las gentes para los mantener en justiçia y en virtud tenporalmente;”

Colón firmará debajo de las siglas primero con “El Almirante”, luego con “Xpo FERENS”, este cambio sucede cuando los reyes le niegan su favor, siendo despojado de su rango es encarcelado y esposado, y es enviado a Castilla en tales condiciones por el nuevo Gobernador Bobadilla con el beneplácito de los reyes.

FirmaColonxpoFerens-300x116-300x116

En el preámbulo de la carta de privilegios se dedica una extensa parrafada a resaltar los derechos de los que es acreedor por sus méritos y servicios:

“Y porque entre las otras virtudes anexas a los Reyes, segund dixeron los sabios, es la justiçia , la qual es virtud e verdad de las cosas, por la qual mejor e más endereçadamente se mantiene el mundo, y es así como fuente donde manan todos los derechos, e dura por sienpre en las voluntades de los omes justos e nunca desfalleçe, e da e reparte a cada uno ygualmente su derecho, e conprehende en sí todas las virtudes prinçipales, y naçe de ellas muy grande utilidad, porque haze bivir cuerdamente y en paz a cada uno segund su estado, sin culpa e sin yerro, e los buenos se hazen por ella mejores, reçibiendo galardones por los bienes que fizieron, e los otros por ella se endereçan e emiendan. La qual justiçia tiene en sí dos partes prinçipales: la una [9 recto] es comutativa, que es entre un ome e otro; la otra es distributiva, en la qual consisten los galardones e remuneraçiones de los buenos e virtuosos trabajos e serviçios que los omes fazen a los Reyes e Prínçipes y a la cosa pública de sus reynos; y porque, segund dizen las leyes, dar galardón a los que bien e lealmente sirven es cosa que conviene mucho a todos los omes, mayormente a los Reyes e Prínçipes e Grandes Señores que tienen poder de lo hazer; e a ellos es cosa propia honrrar e sublimar a aquellos que bíen e lealmente les sirven, e sus virtudes e serviçios lo mereçen en galardonar los buenos fechos, los Reyes que lo fazen muestran ser conosçedores de la virtud, e otrosí, justiçieros; ca la justiçia no es tan solamente en escarmentar los malos, más aun es galardonar los buenos; e demás de esto naçe de ella otra muy grande utilidad, porque da voluntad a los buenos para ser más virtuosos e a los malos para emendarse, e quando así no se faze podría acaeçer por contrario. E porque entre los otros galardones e remuneraçiones que los Reyes pueden fazer a los que bien e lealmente les sirven, es honrrarlos e sublimarlos entre los otros de su linage, e los ennobleçer e decorar e honrrar, e les fazer otros muchos bienes e graçias e merçedes;”

Cristóbal Colón, escoge un modo de reivindicar la empresa de las indias como algo propio, que le fue entregado por un acto divino. Se considera el elegido por Dios como apóstol para llevar a Cristo (Cristoferens, Cristóforo) a un Mundo Nuevo, así lo dice en su carta de 1500 a Juana de la Torre, diría: «del nuevo cielo y tierra que decía Nuestro Señor por San Juan en el Apocalipsis…, me hizo a mí mensajero y amostró aquella parte».

En La Historia de Cristóbal Colón escrita por su hijo Fernando Colón, la mejor y más completa biografía realizada hasta el momento, a pesar de muchos; su hijo nos deleita con interesante información sobre la atribución de su padre en considerarse “el elegido”. El siguiente extracto de su libro lo incluyo quizás un poco generoso en su extensión, no dejando escapar la oportunidad para observar otros detalles que ahora no nos ocupan pero que pueden hacer pensar a quienes sepan leer entre líneas.

“…bien que el Almirante, conforme a la patria, donde fue a vivir y a empezar su nuevo estado, limó el vocablo para conformarle con el anti­guo, y distinguir los que procedieron de él, de los demás que eran parientes colaterales, y así se llamó Colón: esta consideración me mueve a creer que así como la mayor parte de sus cosas fueron obradas por algún misterio, así en lo que toca a la variedad de semejante nombre y sobre­nombre, no deja de haber algún misterio. Po­dríamos traer para ejemplo muchos nombres que fueron puestos como indicios de los efec­tos que habían de suceder por causas ocultas, como en lo que pertenece al Almirante, de quien fue pronosticada la maravilla y novedad de lo que hizo; porque si atendemos al sobrenombre común de sus ascendientes, diremos que verdaderamente fue Colombo, o Paloma, en cuanto llevó la gracia del Espíritu Santo al Nue­vo Mundo, que descubrió; mostrándose como en el bautismo de San Juan Bautista el Espíritu Santo, en figura de Paloma, manifestando que era el hijo amado de Dios, que no era allí cono­cido, porque sobre las aguas del Océano, llevó como lo paloma de Noé, el ramo de oliva, y el aceite del bautismo; por la unión, y paz, que debían tener aquellas gentes con la Iglesia, que estaban encerradas en el arca de las tinieblas, y la confusión, y consiguientemente, son muy apropósito al sobrenombre de Colón, que volvió a renovar, que en griego significa miem­bro, para que siendo el propio suyo Cristóbal, se supiese de quien era miembro; esto es, de Cristo, de quien había de ser enviado para sa­lud de aquellas gentes, y si queremos reducirle a la pronunciación latina, es Christophorus Colonus, y diremos que como se dice que San Cris­tóbal tuvo aquel nombre por qué pasaba a Cris­to por la profundidad de las aguas, con tanto peligro, de que fue llamado Cristóbal, que así como llevaba y conducía las gentes, quo ningu­no se atrevía a pasar, del mismo modo el Almi­rante que fue Chistophorus Colonus, pidiendo a Cristo su ayuda, y que le favoreciese en aquel peligro de su viaje, pasó él y sus ministros para que hiciesen a las gentes indias, colonos y habitadores de la Iglesia triunfante de los cie­los; pues es de creer que muchas almas, de que imaginaba Satanás apoderarse, faltando quien las pasase por el agua del bautismo, fueron he­chas por él colonas del cielo, y habitadores de la gloria eterna del Paraíso.”

El significado de “FERENS” se traduce del latín en “mensajero” o “portador”, y “Xpo” es la abreviatura de “Xristobal” o “Xhristophorus”.  “Xristóbal” significa el que porta a Cristo, y “Colon”, tanto en la forma francesa “Culon”o “Cullon”, en la italiana “Colombo”, como en latín “Columbus”, significan todas ellas «paloma».

De todo ello resulta que, tanto su firma como su nombre vienen a significar lo mismo. En las treinta y dos firmas que Colón trazó de su puño y letra, siempre se resistió a poner el nombre y apellido por el que fue conocido «Cristóbal Colón», y no existe documento con contenido autógrafo que no ocurra lo mismo. No me extraña que alguien pudiera pensar en la posibilidad de que su propio nombre fue tomado para que reuniese el significado buscado.

De todo anteriormente expuesto, podemos significar tres partes diferenciadas en el preámbulo y asociar cada una de ellas a una de las tres partes de la firma:

  • FirmaColonDios11Texto que hace referencia a las tres «S», con sus vírgulas y la «A» en el centro: «En el nonbre de la Sancta Trenidad y eterna unidad, Padre e Fijo Espíritu Sancto tres personas realmente distintas en una esençia divina, que bive e reyna por sienpre sin fin, e de la bien aventurada virgen gloriosa Sancta María, nuestra Señora, su madre, a quien nos tenemos por señora e por abogada en todos los nuestros fechos, e a honrra e reverençia suya, e del bien aventurado apóstol Señor Santiago, luz e espejo de las Españas, patrón e guiador de los reyes de Castilla e de León, e así mismo a onor y reverençia de todos los otros sanctos e sanctas de la Corte Celestial. Porque, aunque segúnd natura non puede el ome conplidamente conosçer qué cosa es Dios, por el mayor conosçimiento que del mundo puede aver, puédelo conoçer, viendo e contenplando sus maravillosas obras e fechos que fizo e faze de cada día, pues que todas las obras por su poder son fechas e por su saber governadas e por su bondad mantenidas, y así el ome puede entender que Dios es comienço e medio e fín de todas las cosas; e que en él se ençierran [8 verso] y él mantiene a cada uno en aquel estado que las ordenó, y todas le han menester y él non ha menester a ellas, y él las puede mudar cada que quisiere segund su voluntad, y non puede caber en él que se mude nin se canbie en alguna manera; él es dicho rey sobre todos los reyes, porque de él han ellos nonbre y por él reynan y él los govierna y mantiene;…»
  • FirmaColon-XMY11Texto que referencia a las letras «X,M,Y»:«…los quales son vicarios cada uno en su reyno puesto por él sobre las gentes para los mantener en justiçia y en virtud tenporalmente; lo qual se muestra conplidamente en dos maneras: la una de ellas es espiritual segúnd lo mostraron los profetas y los sanctos, a quien dio nuestro Señor graçia de saber todas las cosas çiertamente e las fazer entender; la otra manera es segund natura, así como lo mostraron los omes sabios que fueron conozçedores de las cosas naturalmente, ca los sanctos dixeron que el Rey es puesto en la tierra en el lugar de Dios para conplir la justiçia e dar a cada uno su derecho y por ende lo llamaron coraçon y alma del pueblo, y asi como el alma está en el coraçón del ome, e por él vive el cuerpo y se mantiene, así en el Rey está la justiçia, que es vida y mantenimiento del pueblo de su señorío; y así como el coraçón es uno, e por él reçiben todos los otros mienbros unidad para ser un cuerpo, bien así todos los del Reyno, maguer sean muchos, son uno; porque el Rey deve ser y es uno, y por eso deven ser todos unos con él para lo seguir y ayudar en las cosas que ha de hazer; y naturalmente dixeron los sabios que los reyes son cabeça del Reyno, porque como de la cabeça naçen los sentidos porque se mandan todos los mienbros del cuerpo, bien así por el mandamiento que naçe del Rey, que es señor y cabeça de todos los del Reyno, se deve mandar y guiar y lo obedesçer; y tan grande es dicho del poder de los Reyes que todas las leyes y los derechos tiénenlo so su poderío, porque aquel no lo han de los omes mas de Dios, cuyo lugar tiene en las cosas tenporales; al qual entre las otras cosas prinçipalmente perteneçe amar e honrrar e guardar sus pueblos, y entre los otros señaladamente, deve tomar e honrrar a los que lo meresçen por serviçios que les aya fecho; y por ende el Rey o el Prínçipe, entre los otros poderes que ha, non tan solamente puede, mas deve fazer graçias a los que las meresçen por serviçios que le ayan fecho y por bondad que falle en ellos. …»
  • FirmaColon-xpo-ferens11Texto que hace referencia a su persona, labor y méritos: «…Y porque entre las otras virtudes anexas a los Reyes, segund dixeron los sabios, es la justiçia , la qual es virtud e verdad de las cosas, por la qual mejor e más endereçadamente se mantiene el mundo, y es así como fuente donde manan todos los derechos, e dura por sienpre en las voluntades de los omes justos e nunca desfalleçe, e da e reparte a cada uno ygualmente su derecho, e conprehende en sí todas las virtudes prinçipales, y naçe de ellas muy grande utilidad, porque haze bivir cuerdamente y en paz a cada uno segund su estado, sin culpa e sin yerro, e los buenos se hazen por ella mejores, reçibiendo galardones por los bienes que fizieron, e los otros por ella se endereçan e emiendan. La qual justiçia tiene en sí dos partes prinçipales: la una [9 recto] es comutativa, que es entre un ome e otro; la otra es distributiva, en la qual consisten los galardones e remuneraçiones de los buenos e virtuosos trabajos e serviçios que los omes fazen a los Reyes e Prínçipes y a la cosa pública de sus reynos; y porque, segund dizen las leyes, dar galardón a los que bien e lealmente sirven es cosa que conviene mucho a todos los omes, mayormente a los Reyes e Prínçipes e Grandes Señores que tienen poder de lo hazer; e a ellos es cosa propia honrrar e sublimar a aquellos que bíen e lealmente les sirven, e sus virtudes e serviçios lo mereçen en galardonar los buenos fechos, los Reyes que lo fazen muestran ser conosçedores de la virtud, e otrosí, justiçieros; ca la justiçia no es tan solamente en escarmentar los malos, más aun es galardonar los buenos; e demás de esto naçe de ella otra muy grande utilidad, porque da voluntad a los buenos para ser más virtuosos e a los malos para emendarse, e quando así no se faze podría acaeçer por contrario. E porque entre los otros galardones e remuneraçiones que los Reyes pueden fazer a los que bien e lealmente les sirven, es honrrarlos e sublimarlos entre los otros de su linage, e los ennobleçer e decorar e honrrar, e les fazer otros muchos bienes e graçias e merçedes;…»

Otros cometidos y curiosidades:

Se observa en los documentos donde aparece su firma autógrafa, que cuando la carta es destinada a personas de poca confianza, o personas que claramente fueron contrarias o enemigas de sus intereses y de su persona, firmaba “El almirante”. En este grupo aparecen en los escritos dirigidos a Luis Santangel, D. Juan de Fonseca y Francisco Roldán, después de 1500 cuando cambia “El Almirante” por “Xpo FERENES”, utilizará la misma forma escueta en tres cartas de libramientos de pago por servicios prestados a favor de Rodrigo Vizcaino, Francisco Niño, y Diego Salcedo, libramientos que su receptor y cumplidor forzoso del pago, le era contrario.

Por el contrario, las cartas destinadas a sus personas de confianza como, los reyes, fray Gaspar Gorricio, su hijo Diego, Miguel Ballester y Nicoló Oderigo, Colón firmaba con su forma completa reivindicativa de su misión mesiánica y de sus derechos sobre la empresa de las indias. Pero aquí también hacia diferenciaciones, en aquellas cartas que su destinatario último eran los reyes, Gaspar Gorricio, Oderigo o su hijo Diego, incluía al final de “Xpo FERENS” un punto (.), un punto y una barra (./), o un punto y dos barras (.//).

Será muy difícil descifrar el significado de estos signos, todo parece apuntar a un código secreto que estas personas conocían; puede que su finalidad sea la de demostrar la titularidad de la firma y su contenido, el grado de confidencialidad o a quien deberían redestinarla.

Cuando la firma con sus siglas, puntos, vírgulas y enunciado Xpo FERENS, aparece en cartas anteriores a 1500, serán falsas o apócrifas, como también, cuando los puntos sobre las «S» faltan, o aparecen en las siglas X,M, e Y, también hay que considerar  la autenticidad falsa o apócrifa. Es el caso de la carta a Rodrigo Escobedo de 1493 y de la Ordenanza de Colón de febrero de 1493.

 Relación y tipos de firmas:

Apócrifo.- Carta a Rodrigo de Escobedo. La Española, 4 de enero de 1493.

.S.

.S.  A  .S.

X    M   Y

Xpo FERENS

No autógrafo ¿?.- Carta a Luis Santángel. 15 de febrero de 1493

El Almirante

Apócrifo.- Ordenanza a Colón. Cádiz, 20 de febrero de 1493

.S.

.S.  A  .S.

X    M   Y

Xpo FERENS

Firma autógrafa.- Memorial a Antonio de Torres, para entregarla a los Reyes. Isabela a 30 de enero de 1494.

.S.

.S.  A  .S.

X    M   Y

El Almirante

No autógrafo.- Instrucción a Mosén Pedro Margarite. A 9 de abril de 1494

El Almirante

No autógrafo.- Carta a D. Juan de Fonseca. Obispo de Badajoz. Sin fecha.

El Almirante

No autógrafo.- Deuda con Centurión. A 17 de febrero de 1498.

El Almirante

Apócrifo.- Institución de Mayorazgo. A 22 de febrero de 1498.

Sin firma

Autógrafo.- Carta a don Diego Colón. Sevilla, 29 de abril de 1498.

.S.

.S.  A  .S.

X    M   Y

El Almirante

No autógrafo.- Carta a fray Gaspar Gorricio. Sanlucar de Barrameda, 12 de mayo de 1498.

.S.

.S.  A  .S.

X    M   Y

El Almirante

Autógrafo.- Carta a fray Gaspar Gorricio. Sanlucar de Barrameda, 28 de mayo de 1498.

.S.

.S.  A  .S.

X    M   Y

El Almirante

No autógrafo.- Salvoconducto a Francisco Roldán. Santo Domingo, 26 de octubre de 1498.

El Almirante

Autógrafo.- Relación de gente en el primer viaje. A 26 de noviembre de 1498.

Jhesus cum Maria sit nobis in via

No autógrafo.- Carta a Miguel Ballester. La Concepción, 21 de mayo de 1499.

Jhesus cum Maria sit nobis in via

.S.

.S.  A  .S.

X    M   Y

El Almirante

No autógrafo.- Provisión a Pedro de Salcedo. Santo Domingo, 3 de agosto de 1499

.S.

.S.  A  .S.

X    M   Y

VIRREY

Autógrafo.- Carta a fray Gaspar Gorricio. Granada, 26 de enero de 1501.

.S.

.S.  A  .S.

X    M   Y

El Almirante

Autógrafo.- Probablemente a Gaspar Gorricio. Granada, 24 de mayo de 1501.

Autógrafo.- Probablemente a Gaspar Gorricio. Granada, 9 de junio de 1501.

Autógrafo.- Probablemente a Gaspar Gorricio. Granada, 13 de septiembre de 1501.

Autógrafo.- Probablemente a Gaspar Gorricio. Sin fecha.

.S.

.S.  A  .S.

X    M   Y

El Almirante

Autógrafo.- Conocimiento de cien castellanos de oro a Alonso de Morales. A 22 de octubre de 1501.

.S.

.S.  A  .S.

X    M   Y

El Almirante

Autógrafo.- Memorial a los Reyes, sobre la población de las Indias. ¿? Agosto

.S.

.S.  A  .S.

X    M   Y

Xpo FERENS./

Autógrafo.- Memorial a los Reyes. Fecha aproximada 1502.

.S.

.S.  A  .S.

X    M   Y

:Xpo FERENS./

Autógrafo.- Carta a los reyes. Granada, 6 de febrero de 1502.

.S.

.S.  A  .S.

X    M   Y

:Xpo FERENS.

Autógrafo.- Carta a Nicoló Odérigo. Sevilla, 21 de marzo de 1502.

.S.

.S.  A  .S.

X    M   Y

Xpo FERENS

¿?.- Carta a la banca de Sanjorge. Sevilla, 2 de abril de 1502.

.S.

.S.  A  .S.

X    M   Y

Xpo FERENS

Autógrafo.- Carta a fray Gaspar Gorricio. Sanlucar de Barrameda, 4 de abril de 1502.

.S.

.S.  A  .S.

X    M   Y

Xpo FERENS.

Autógrafo.- Carta a fray Gaspar Gorricio. Gran Canaria, 20-25 mayo de 1502.

.S.

.S.  A  .S.

X    M   Y

Xpo FERENS./

Autógrafo.- Carta a fray Gaspar Gorricio. Jamaica, 7 de julio de 1503.

.S.

.S.  A  .S.

X    M   Y

:Xpo FERENS.//

Firma autógrafa.- Libramiento a favor de Diego Rodríguez. A 7 de septiembre de 1504.

Xpo FERENS

Firma autógrafa.- Libramiento a favor de Rodrigo Vizcaino y Francisco Niño. A 8 de septiembre de 1504.

Xpo FERENS

Firma autógrafa.- Libramiento a favor de Diego Salcedo. A 9 de septiembre de 1504.

Xpo FERENS

Autógrafo.- Cartas a Diego Colón.

Sevilla, 21 de noviembre de 1504.

Sevilla, 28 de noviembre de 1504.

Sevilla, 1 de diciembre de 1504.

Sevilla, 3 de diciembre de 1504.

.S.

.S.  A  .S.

X    M   Y

Xpo FERENS.

Autógrafo.- Carta a Nicoló Oderigo. Sevilla, a 27 de diciembre de 1504.

.S.

.S.  A  .S.

X    M   Y

Xpo FERENS./

 Autógrafo.- Carta a Juan Luis de Mayo. Sevilla, 27 de diciembre de 1504.

.S.

.S.  A  .S.

X    M   Y

Xpo FERENS

Autógrafo.- Carta a Diego Colón. Sevilla, 29 diciembre de 1504.

.S.

.S.  A  .S.

X    M   Y

Xpo FERENS.

Autógrafo.- Carta a Diego Colón. A 28 de enero de 1505.

.S.

.S.  A  .S.

X    M   Y

Xpo FERENS./

Autógrafo.- Carta a Diego Colón. Sevilla, 5 de febrero de 1505.

.S.

.S.  A  .S.

X    M   Y

Xpo FERENS

Firma autógrafa.- Carta a Diego Colón. A 25 de febrero de 1505.

.S.

.S.  A  .S.

X    M   Y

Xpo FERENS.//

 

Texto completo del documento:

Privilegio de los Reyes Católicos …

… en el que confirman las capitulaciones concertadas con Cristóbal Colón en Santa Fe el 17 de abril de 1492.

Traslado realizado sobre los originales de Colón, en Sevilla, el 15 de marzo de 1498, incluido en el Libro de los Privilegios de Veragua de Cristóbal Colón.

Archivo General de Indias. Patronato,295, N.98, folios 8 recto – 10 verso

 

[8 recto]

En el nonbre de la Sancta Trenidad y eterna unidad, Padre e Fijo Espíritu Sancto tres personas realmente distintas en una esençia divina, que bive e reyna por sienpre sin fin, e de la bien aventurada virgen gloriosa Sancta María, nuestra Señora, su madre, a quien nos tenemos por señora e por abogada en todos los nuestros fechos, e a honrra e reverençia suya, e del bien aventurado apóstol Señor Santiago, luz e espejo de las Españas, patrón e guiador de los reyes de Castilla e de León, e así mismo a onor y reverençia de todos los otros sanctos e sanctas de la Corte Celestial. Porque, aunque segúnd natura non puede el ome conplidamente conosçer qué cosa es Dios, por el mayor conosçimiento que del mundo puede aver, puédelo conoçer, viendo e contenplando sus maravillosas obras e fechos que fizo e faze de cada día, pues que todas las obras por su poder son fechas e por su saber governadas e por su bondad mantenidas, y así el ome puede entender que Dios es comienço e medio e fín de todas las cosas; e que en él se ençierran [8 verso] y él mantiene a cada uno en aquel estado que las ordenó, y todas le han menester y él non ha menester a ellas, y él las puede mudar cada que quisiere segund su voluntad, y non puede caber en él que se mude nin se canbie en alguna manera; él es dicho rey sobre todos los reyes, porque de él han ellos nonbre y por él reynan y él los govierna y mantiene; los quales son vicarios cada uno en su reyno puesto por él sobre las gentes para los mantener en justiçia y en virtud tenporalmente; lo qual se muestra conplidamente en dos maneras: la una de ellas es espiritual segúnd lo mostraron los profetas y los sanctos, a quien dio nuestro Señor graçia de saber todas las cosas çiertamente e las fazer entender; la otra manera es segund natura, así como lo mostraron los omes sabios que fueron conozçedores de las cosas naturalmente, ca los sanctos dixeron que el Rey es puesto en la tierra en el lugar de Dios para conplir la justiçia e dar a cada uno su derecho y por ende lo llamaron coraçon y alma del pueblo, y asi como el alma está en el coraçón del ome, e por él vive el cuerpo y se mantiene, así en el Rey está la justiçia, que es vida y mantenimiento del pueblo de su señorío; y así como el coraçón es uno, e por él reçiben todos los otros mienbros unidad para ser un cuerpo, bien así todos los del Reyno, maguer sean muchos, son uno; porque el Rey deve ser y es uno, y por eso deven ser todos unos con él para lo seguir y ayudar en las cosas que ha de hazer; y naturalmente dixeron los sabios que los reyes son cabeça del Reyno, porque como de la cabeça naçen los sentidos porque se mandan todos los mienbros del cuerpo, bien así por el mandamiento que naçe del Rey, que es señor y cabeça de todos los del Reyno, se deve mandar y guiar y lo obedesçer; y tan grande es dicho del poder de los Reyes que todas las leyes y los derechos tiénenlo so su poderío, porque aquel no lo han de los omes mas de Dios, cuyo lugar tiene en las cosas tenporales; al qual entre las otras cosas prinçipalmente perteneçe amar e honrrar e guardar sus pueblos, y entre los otros señaladamente, deve tomar e honrrar a los que lo meresçen por serviçios que les aya fecho; y por ende el Rey o el Prínçipe, entre los otros poderes que ha, non tan solamente puede, mas deve fazer graçias a los que las meresçen por serviçios que le ayan fecho y por bondad que falle en ellos. Y porque entre las otras virtudes anexas a los Reyes, segund dixeron los sabios, es la justiçia , la qual es virtud e verdad de las cosas, por la qual mejor e más endereçadamente se mantiene el mundo, y es así como fuente donde manan todos los derechos, e dura por sienpre en las voluntades de los omes justos e nunca desfalleçe, e da e reparte a cada uno ygualmente su derecho, e conprehende en sí todas las virtudes prinçipales, y naçe de ellas muy grande utilidad, porque haze bivir cuerdamente y en paz a cada uno segund su estado, sin culpa e sin yerro, e los buenos se hazen por ella mejores, reçibiendo galardones por los bienes que fizieron, e los otros por ella se endereçan e emiendan. La qual justiçia tiene en sí dos partes prinçipales: la una [9 recto] es comutativa, que es entre un ome e otro; la otra es distributiva, en la qual consisten los galardones e remuneraçiones de los buenos e virtuosos trabajos e serviçios que los omes fazen a los Reyes e Prínçipes y a la cosa pública de sus reynos; y porque, segund dizen las leyes, dar galardón a los que bien e lealmente sirven es cosa que conviene mucho a todos los omes, mayormente a los Reyes e Prínçipes e Grandes Señores que tienen poder de lo hazer; e a ellos es cosa propia honrrar e sublimar a aquellos que bíen e lealmente les sirven, e sus virtudes e serviçios lo mereçen en galardonar los buenos fechos, los Reyes que lo fazen muestran ser conosçedores de la virtud, e otrosí, justiçieros; ca la justiçia no es tan solamente en escarmentar los malos, más aun es galardonar los buenos; e demás de esto naçe de ella otra muy grande utilidad, porque da voluntad a los buenos para ser más virtuosos e a los malos para emendarse, e quando así no se faze podría acaeçer por contrario. E porque entre los otros galardones e remuneraçiones que los Reyes pueden fazer a los que bien e lealmente les sirven, es honrrarlos e sublimarlos entre los otros de su linage, e los ennobleçer e decorar e honrrar, e les fazer otros muchos bienes e graçias e merçedes; por ende, considerando e acatando todo lo susodicho, queremos que sepan por esta nuestra carta de previlegio, o por su traslado signado de escrivano público, todos los que agora son e serán de aquí adelante como Nos don Fernando e doña Ysabel, por la graçia de Dios, Rey e Reyna de Castilla, de León, de Aragón, de Seçilia, de Granada, de Toledo, de Valençia, de Galizia, de Mallorcas, de Sevilla, de Çerdeña, de Córdova, de Córçega, de Murçia, de Iahén, de los Algarbes, de Algezira, de Gibraltar e de las Yslas de Canaria, Conde e Condesa de Barçelona, Señores de Viscaya e de Molina, Duques de Athenas e de Neopatria, Condes de Rosellón e de Çerdania, Marqueses de Oristán e de Goçiano: vimos unos capítulos firmados de nuestros nonbres e sellados con nuestro sello, fechos en esta guisa:

 

Las cosas suplicadas e que vuestras Altezas dan e otorgan a don Christóval Colón en alguna satisfaçión de lo que ha descubierto en las mares oçéanas e del viage que agora, con la ayuda de Dios, ha de fazer por ellas en serviçio de Vuestras Altezas, son las que se siguen:

[Margen] Aquí

 

Primeramente, que Vuestras Altezas, como Señores que son de las dichas mares oçéanas, fazen dende agora al dicho don Christóval Colón su almirante en todas aquellas yslas e tierras firmes que por su mano e yndustria se descubrirán o ganarán en las dichas mares oçéanas para durante su vida, y, después de él muerto, a sus herederos e subçesores de uno en otro, perpetuamente, con todas aquellas preheminençias e perrogativas pertenesçientes al tal ofiçio e segund que don Alonso Enrríques vuestro [sic] almirante mayor de Castilla e los otros predeçesores en el dicho ofiçio lo tenían en sus distritos. Plaze a Sus Altezas: Iohan de Coloma.

[Margen]:

Empieça la capitulaçión.

Capítulo en que le haçe almirante de todo lo que se descubriere en el mar oçéano.

[9 verso] Otrosy, que Vuestras Altezas fazen al dicho don Christóval su visorrey e governador general en todas las dichas yslas e tierras firmes e yslas que, como dicho es, él descubriere o ganare en las dichas mares; e que para el regimiento de cada una e qualquier de ellas faga eleçión de tres personas para cada ofiçio; e que Vuestras Altezas tomen e escojan uno, el que más fuere su serviçio, e así serán mejor regidas las tierras que Nuestro Señor le dexará fallar e ganar a serviçio de Vuestras Altezas. Plaze a Sus Altezas: Iohan de Coloma.

[Margen]:

Que sea visorey y governador general Yten, que todas e qualesquier mercadurías, siquier sean perlas, piedras presçiosas, oro, plata, espeçiería y otras qualesquier cosas y mercadurías de qualquier especie, nonbre e manera que sean, que se conpraren, trocaren, fallaren, ganaren e ovieren dentro de los límites del dicho almirantadgo, que dende agora Vuestras Altezas fazen merçed al dicho don Christóval y quieren que aya e lleve para sí la dezena parte de todo ello, quitadas las costas todas que se fizieren en ello por manera que, de lo que quedare linpio e libre, aya e tome la déçima parte para si mismo e faga de ella a su voluntad, quedando las otras nueve partes para Vuestras Altezas. Plaze a Sus Altezas: Iohan de Coloma.

[Margen]:

Que de todas las mercadurías que se compraren o se ganaren tenga la déçima parte quitadas las costas.

Otrosy, que, si a cabsa de las mercadurías que él traerá de las dichas yslas e tierras que, así como dicho es, se ganaren e descubrieren, o de las que en troque de aquellas se tomaren acá de otros mercadores, naçiere pleito alguno en el lugar donde el dicho comerçio e trato se terná e fará, que si por la preheminençia de su ofiçio de almirante le perteneçerá conosçer de tal pleito, plega a Vuestras Altezas que él o su teniente e no otro juez conosca del tal pleito, e así lo provean dende agora. Plaze a sus Altezas, si pertenesçe al dicho ofiçio de Almirante segund que lo tenía el almirante don Alonso Enríquez y los otros sus anteçesores en sus distriptos, e seyendo justo: Juan de Coloma.

[Margen]:

Que conosca de todos los pleitos de mercaderes él solamente.

Yten, que en todos los navíos que se armaren para el dicho trato e negoçiaçión, cada e quando e quantas vezes se armaren, que pueda el dicho don Christóval Colón, si quisiere, contribuyr e pagar la ochena parte de todo lo que se gastare en el armazón; e que tanbién aya e lieve del provecho la ochena parte de lo que resultare de la tal armada. Plaze a Sus Altezas: Iohan de Coloma.

[Margen]:

Que si quisiere tener parte en la armaçón de los navíos, la tenga para la ganançia.

Son otorgados e despachados con las respuestas de Vuestras Altezas en fin de cada un capítulo, en la villa de Santa Fee de la Vega de Granada, a diez e siete días de abril del año del nasçimiento de Nuestro Salvador Ihesuchristo de mil e quatroçientos e noventa e dos años.Yo, el Rey. Yo, la Reyna. Por mandado del Rey e de la Reyna: Iohan de Coloma. Registrada: Talcena [sic].

[Margen]:

Secretario Juan de Coloma

17 de abril 1492

E agora, por quanto vos el dicho don Christóval Colón, nuestro almirante de la mar Oçéano e nuestro visorrey e governador de la tierra firme e yslas, nos [10 recto] suplicastes e pedistes por merçed que porque mejor e más conplidamente vos fuese guardada la dicha carta de merçed a vos e a vuestros fijos e desçendientes, que vos la confirmásemos e aprovásemos e vos mandásemos dar nuestra carta de previlegio de ella o como nuestra merçed fuese; e nos, acatando lo susodicho e los muchos e buenos e leales e grandes e continuos serviçios que vos el dicho don Christóval Colón, nuestro almirante e visorrey e governador de las yslas e tierra firme descubiertas e por descobrir en el Mar Oçéano en la parte de las Yndias, nos avedes fecho e esperamos que nos fareys, espeçialmente en descobrir e traer a nuestro poder e so nuestro señorío a las dichas yslas e tierra firme, mayormente porque esperamos que, con ayuda de Dios nuestro Señor, redundará en mucho serviçio suyo e honrra nuestra, e pro e utilidad de nuestros reynos e señoríos [entre renglones] porque esperamos con ayuda de Dios que los pobladores yndios de las dichas Yndias se converterán a nuestra Sancta Fee Católica, tovímoslo por bien. E por esta dicha nuestra carta de previlegio o por el dicho su traslado signado como dicho es, de nuestro propio motivo e çierta çiençia e poderío real absoluto de que en esta parte queremos usar, e usamos, confirmamos e aprovamos para agora e para sienpre jamás a vos el dicho don Christóval Colón e a los dichos vuestros fijos, nietos e desçendientes de vos e de ellos, e a vuestros herederos la sobredicha nuestra carta suso encorporada, e la merçed en ella contenida; e queremos e mandamos e es nuestra merçed e voluntad que vos vala e sea guardada a vos e a vuestros fijos e deçendientes agora e de aquí adelante ynviolablemente para agora e para sienpre jamás en todo e por todo bien e conplidamente, segund e por la forma e manera que en ella se contiene; y si neçesario es, agora de nuevo vos fazemos la dicha merçed, e defendemos firmemente que ninguna ni algunas personas non sean osadas de vos yr nin venir contra ella ni contra parte de ella, por vos la quebrantar nin menguar en tienpo alguno nin por alguna manera; sobre lo qual mandamos al Prínçipe don Iohan, nuestro muy caro e muy amado fijo, e a los ynfantes, duques, perlados, marqueses, condes, ricosomes, maestres de las Órdenes, priores, comendadores e subcomendadores, e a los del nuestro Consejo oydores de la nuestra Abdiençia, alcaldes, alguaçiles, e otras justiçias qualesquier de nuestra Casa e Corte, e Chancillería, e alcaydes de los castillos e casas fuertes e llanas, e a todos los conçejos, asistentes, corregidores, alcaldes, alguaziles, merinos, prevostes, e otras justiçias de todas las çibdades e villas e lugares de los nuestros Reynos e Señoríos, e a cada uno de ellos, que vos guarden e fagan guardar esta dicha nuestra carta de previlegio e confirmaçión, e la carta de merçed en ella contenida; e contra el thenor e forma de ella non vos vayan nin pasen, nin consientan yr nin pasar en tienpo alguno nin por alguna manera, so las penas en ella contenidas; de lo qual vos mandamos dar esta dicha nuestra carta de previlegio e confirmaçión escripta en pargamino de cuero, e firmada de nuestros nonbres, e sellada con nuestro sello de plomo pendiente en filos de seda a colores; la qual mandamos al nuestro chançiller mayordomo e notario e a los otros [10 verso] ofiçiales que están a la tabla de los nuestros sellos, que sellen e libren e pasen; lo qual todo que dicho es en los dichos capítulos suso encorporados y en esta nuestra confirmaçión contenidos queremos y es nuestra merçed y voluntad que se guarde y cunpla así segund que en ellos se contiene; e los unos nin los otros non fagades nin fagan ende al por alguna manera, so pena de la nuestra merçed e de diez mill maravedís para la nuestra cámara a cada uno que lo contrario fiziere. E demás, mandamos al ome que vos esta nuestra carta mostrare, que vos enplaze que parescades ante Nos en la nuestra Corte, doquier que Nos seamos, del día que vos enplazare fasta quinze días primeros siguientes so la dicha pena, so la qual mandamos a qualquier escrivano público, que para esto fuere llamado, que de ende al que ge la mostrare testimonio signado con su signo, porque Nos sepamos en cómo se cunple nuestro mandado. Dada en la çibdad de Burgos a veynte e tres del mes de abril, año del nasçimiento de nuestro Señor Ihesuchristo de mill e quatroçientos e noventa e syete años. Yo, el Rey. Yo, la Reyna. Yo, Fernand Álvares de Toledo, secretario del Rey e de la Reyna, nuestros Señores, la fis escrevir por su mandado. Antonius, doctor / Registrada doctor. Rodericus, doctor. Antonius, doctor. Fernand Alvares. Iohan Velázquez. E en las espaldas de la dicha carta de previlegio estava escripto lo siguiente: sin chançillería e sin derechos por mandado de sus Altesas.

[Margen inicio folio 10 recto]:

Privilegio de todo lo capitulado.

 

Según Alfonso Philippot:

Alfonso Philippot, concluye que este extraño anagrama compuesto por siete letras configura y delimita el perfil de una casa, o lo que es lo mismo, Cristóbal Colón firma con su árbol genealógico.

Debajo de las siglas, Cristóbal Colón  escribe la primera mitad con letras griegas, Xpo (Cristo), y la segunda, Ferens (Portador), en latín; por tanto, “Portador de Cristo”.

Resulta que la expresión Xpo en griego es irregular (en griego se escribe Xp), a esto, y defendiendo la dualidad de Cristóbal Colón y Pedro Álvarez de Sotomayor (Pedro Madruga), Alfonso Philippot nos dice:

“La segunda parte de la firma, corresponde a la expresión Xpo FERENS, que algunos traducen por Cristóbal. Pero sería aberrante pensar que si alguien quisiera decir Cristóbal, separase las primeras sílabas (Xpo) de las restantes, escribiéndolas en caracteres griegos, y pusiera a continuación las dos últimas (FERENS) en mayúsculas romanas. Sin embargo, Xpo FERENS se acomoda, perfectamente con la abreviatura de Xpobo y el patronímico FERNANDEANES, o Fernásndez Eans, cuyo exacto significado sería: “Critóbal, hijo de Fernán Yáñez”.

Aclara Alfonso Philippot, que el apellido Yáñez, en Galicia se escribía también Eanes, con variantes como Eans, Ans y Annes. Además:

Alonso Philippot: “La prueba evidente de la dualidad de su nombre nos la proporciona uno de los más notables historiadores de su tiempo, el siciliano Lucio Marineo Sículo, capellán y confesor de los Reyes Católicos; quien en una de sus obras, al hablar de la epopeya americana, le llama “Pedro Colón”; “Petrum Colonum cun triginta navibus queas caravellas apellant et hominum magno numero misere…”

Xpo, por tanto, sería la conjunción de dos nombres, Cristóbal y Pedro. Aclarado esto y siguiendo el mismo orden establecido por Cristóbal Colón, la firma tendría la siguiente traducción:

 

.Soutomaior.

.Soutomaior.        Alvarez        .Soutomaior.

Xuárez              Mendez            Yannes

Yo: Xpvo Fernández Eanes

 

Que corresponde con el árbol familiar de Pedro Álvarez de Sotomayor, conde de Camiña, más conocido por Pedro Madruga:

Alvaro Páez de Soutomaior (bisabuelo), casado con, Mayor Xuárez de Deza.

Pedro Alvarez de Soutomaior (abuelo), casado con, Elvira Méndez de Benavides.

Fernán Yannes (Eanes) de Soutomaior (padre)

 

Según Antonio Fernández y Fernández:

S25C-113061914580
Enlace al artículo publicado en 1957 en la revista «El Faro a Colón»

 

Según Manuel Lago y González:

Obispo de Tui: (RandufeTui25 de octubre de 1865 – Santiago de Compostela18 de marzo de 1925). Eclesiástico y escritor español en lengua gallega. Fue obispo de Osma, de Tui y finalmente arzobispo de Santiago de Compostela.

Paréceme haber descubierto la verdadera lectura de las siglas que Colón usaba en su firma, y quiero ofrecer las primicias de mi descubrimiento a la Real Academia de la Historia, que hace ya no pocos años se dignó honrarme con el título de Académico Correspondiente.

Omito preámbulos y disquisiciones, que tal vez exponga en ocasión oportuna, y paso a tratar de la lectura de las siglas, la cual ha de ajustarse a estas normas:

  1. Las letras se han de leer en el orden en que Colón quería que se leyeran.
  2. Estas letras son abreviaturas, como se advierte al contemplarlas y se deduce de las mismas palabras del Almirante.
  3. La frase expresada en estas abreviaturas debe acomodarse a la significación del nombre de Colón o a alguna idea predominante en el inmortal descubridor.

Mi interpretación responde a las tres normas.

He aquí la firma, tal como aparece en muchos documentos:

Y he aquí también lo que dice Colón acerca de ella:

«Don Diego, mi hijo, o cualquier otro que heredare este mayorazgo, después de haber heredado y estado en posesión de ello, firme de mi firma, la cual agora acostumbro, que es una X con una S encima, y una M con una A romana encima y encima della una S, y después una Y griega con una S encima, con sus rayas y vírgulas, como yo agora fago, y se parecerá por mis firmas, de la cuales se hallarán muchas…»
(Institución del Mayorazgo, 22 de febrero de 1498.)

Las siglas, por tanto, se han de leer de abajo arriba (X con S encima, M con A encima y S encima de la A, y finalmente Y griega con S encima también), es decir, como abreviaturas,   —298→   pues sólo en abreviaturas se usan en los manuscritos las letras superpuestas. Así resultará:

Y teniendo en cuenta que en griego, con ortografía antigua) es la abreviatura de la de y, por tanto, la de , y las dos letras del último grupo, por natural exigencia de la frase, la de la palabra , la lectura de todas las siglas resulta (Cristo, hijo de María).

Indicio suficientemente claro de que la inscripción se ha de leer en griego es el cuidado con que exige el Almirante que la Y del tercer grupo sea griega. Y esta letra es precisamente la que en el transcurso de cuatro siglos ha desconcertado a los intérpretes, que se han empeñado en ver en ella la inicial de «Iesus» o de «Ioseph», sin reparar en que ambas palabras se escribían entonces constantemente con I latina hasta en sus abreviaturas (Ihūs, Ios.) y debía ser rarísima la fórmula Christus, Maria, Ioseph, si acaso se usaba alguna vez.

Colón, que conocía la significación de su nombre de Cristóbal (Christophorus, , el que lleva a Cristo), hasta el punto de traducir al latín la segunda parte de él firmando XPOFERENS, que amaba con fervorosa devoción a la Santísima Virgen y veía en ella la primera , y que creía haber recibido de Dios la misión de llevar a Cristo a las Indias reunió estas ideas en las siglas que eligió para su firma y las enlazó con su nombre, que escribió debajo en forma que a todos les fuese asequible su significado.

Sólo una dificultad podría oponerse a la lectura de las siglas en griego: la de que Colón no conociese esta lengua. Pero ¿quién puede asegurar que el marino que había recorrido todos los mares y visitado los puertos de Grecia y otros del Oriente no conocía lo poco de griego que se necesita para entender y adoptar una frase de tres palabras, de las cuales sólo una es puramente griega, pues las otras dos son hebreas y han pasado al latín y al castellano? ¿No entendía también, como ha demostrado,   —299→   la palabra ? ¿Y no podía haber aprendido esa frase de alguno que supiese griego, si él no lo sabía?

Como esta interpretación satisface cumplidamente a todas las condiciones del problema, creo que debemos leer las siglas de la firma del descubridor del Nuevo Mundo:

«Cristo, hijo de María», dando por resuelta la cuestión que ha preocupado hasta ahora a los investigadores de asuntos históricos.

 

 

Las edades del nombre – Cristóbal Colón de Sotomayor

Trataremos de demostrar que Cristóbal Colón de Sotomayor murió el 20 de mayo de 1506 en Valladolid sobre los setenta años de edad, tal como afirma Andrés Bernáldez  “Cura de los Palacios” amigo personal del descubridor, y que cambió de nombre en varias ocasiones.

Los nombres

Las-edades

Salvo por la extravagante teoría genovista de un tal Cristóforo Colombo Fontanarrosa, de Cristóbal Colón se desconoce su segundo apellido y no existe documento alguno donde Cristóbal Colón haya firmado o escrito “Cristóbal Colón” de puño y letra, en cambio empleaba la forma en Latín “Yo: Xpo Ferens”, que viene a significar “Yo: portador de Cristo”, que casualmente es lo mismo que “Cristóbal Colón”.

Los corsarios familiares de Colón usaban el sobrenombre de Colon, Coullon, Collon, Cullon; en la capilla de Santa María de Pontevedra aparece “Juan collon” y en la Cruz de Porto Santo “Colon”, Juan II de Portugal a Cristóbal Colón le llama primero “Collon” y luego “Colon”. En los documentos de Pontevedra de Juan y Constanza Colón, aparecen también como “Colon” y como “Culon”, lo que nos inclina a pensar que el apellido usado en Pontevedra tiene su origen en otro con el fonema “Culon” y de su grafema francés “Cullon” o “Coullon” como el de los Corsarios sus parientes.

Las dos formas aparecen en los documentos de Pontevedra, en la inscripción de la capilla de Santa María de Pontevedra “OS DO CERCO DE JUAN NETO E DE JUAN COLLON FIXERON ESTA CAPELLA. La doble ele no se pronunciaba en Galicia como elle, como se puede observar en “capella”. Se observa en los documentos pontevedreses que cuando los protagonistas escribían su apellido lo hacían con doble ele, y que cuando lo hacían otros, en su lugar ponían una ele sola ya que fonéticamente se pronunciaba igual.

En Portugal sucedía lo mismo, en la carta del rey Juan II a Cristóbal Colón “Nos Dom Joham per graca de Deus Rey de PORTUGALL…”; “A Chistovao COLLON noso especial amigo en Sevilla”. En Portugal al igual que en Galicia, la ele doble sonaba como una sola y la ele doble no existía, usando “LH” para el sonido elle; Ruiz de Pina: “descubrimiento das ILHAS de CASTELLA per COLLOMBO”.

En España durante los años 1484 y 1492, entre la llegada de Colón a España y la firma de las capitulaciones, se le llama “COLOMO”, es a partir de las Capitulaciones de Santa Fé cuando se le empieza a llamar “Colón”. Todo hace pensar que “Cristóbal Colón” es un nombre inventado por el interesado, lo que explicaría que Cristóbal Colón dijera: Pónganme, pues, el nombre que quisieren, que al fin David, rey sapientísimo, fue guarda de ovejas, y después fue hecho rey de Jerusalén, y yo siervo soy de aquel mesmo que le puso a él en tal estado”. Que su hijo Fernando Colón, dijera: …bien que el Almirante, conforme a la patria, donde fue a vivir y a empezar su nuevo estado, limó el vocablo para conformarle con el anti­guo, y distinguir los que procedieron de él, de los demás que eran parientes colaterales, y así se llamó Colón: esta consideración me mueve a creer que así como la mayor parte de sus cosas fueron obradas por algún misterio, así en lo que toca a la variedad de semejante nombre y sobre­nombre, no deja de haber algún misterio. Po­dríamos traer para ejemplo muchos nombres que fueron puestos como indicios de los efec­tos que habían de suceder por causas ocultas, como en lo que pertenece al Almirante, de quien fue pronosticada la maravilla y novedad de lo que hizo; porque si atendemos al sobrenombre común de sus ascendientes, diremos que verdaderamente fue Colombo, o Paloma, en cuanto llevó la gracia del Espíritu Santo al Nue­vo Mundo, que descubrió; mostrándose como en el bautismo de San Juan Bautista el Espíritu Santo, en figura de Paloma, manifestando que era el hijo amado de Dios, que no era allí cono­cido, porque sobre las aguas del Océano, llevó como lo paloma de Noé, el ramo de oliva, y el aceite del bautismo.” Y dijera también: “El principio y causa de la venida del Almi­rante a España, y ser tan dado a las cosas del mar, fue un hombre muy señalado de su apelli­do y familia, llamado Colombo, muy nombra­do por mar, por la armada que gobernaba con­tra los infieles, y también la de su patria: tal era su fama, que espantaban con su nombre hasta los niños en la cuna”

Explica, que tanto Lucio Marineo Siculo, (capellán y confesor de los reyes ) y Gaspar Fructuoso, contemporáneo de Colón, le llamaran Pedro Colón.

Pedro Madruga, empezó a llamarse Pedro Álvarez en honor a su hermano Álvaro Paez de Sotomayor desde el momento en que este lo legitimó y prohijó, confirmado por Real Cédula del Rey Enrique IV de fecha 6 de agosto de 1468, por tanto, se apellidó Álvarez por Álvaro y puede que Pedro por el apellido Paez patronímico de Paio (Pedro).

De Pedro Madruga / Cristóbal Colón se desconoce, como se llamaba antes de 1468. Este es el motivo por el cual antes de esta fecha, no se encuentra ningún dato sobre Cristóbal Colón o sobre Pedro Álvarez de Sotomayor con uno u otro nombre. Le llamaremos pues, Cristóbal Colón de Sotomayor, mientras no tengamos certeza absoluta del antiguo.

 

Edades:

La fecha de su nacimiento es otro asunto enormemente debatido y las disparidad de fechas es tan amplia que se llega a un intervalo de 20 años. Cristóbal Colón fue dando pistas de cual podría ser su año de nacimiento, pero uno de los problemas muy común en los biógrafos, es el no hacer caso de lo que Colón dice, o de lo que dice su mejor biógrafo, su hijo Fernando Colón, que además de conocerlo bien acompañó a su padre en el Cuarto Viaje. Se tiende a decir que bien se equivocó, bien se mal transcribió, bien mintió, etc. siempre que el dato no interesa se recurre a cuestionarlo y/o apartarlo. Puede parecer que llego demasiado rápido a esclarecer la fecha de su nacimiento, pero no hace falta que me enrolle más de lo necesario, otros emplean fórmulas complejas y enrevesadas precisamente por no interesarles lo que el propio Colón dice. Como me va a sobrar tiempo y espacio lo emplearé en aclarar otras fechas.

1430 .- Ramusio
1432 .- Alfonso Philippot y los acólitos madruguistas.
1441 .- El Padre Charlevoix.
1445 .- Bossi
1446 .- Muñoz; Antonio Fernández, J.R. Fontán, …
1447 .- Robertson y Spotorno.
1449 .- Willard.
1451 .- Tesis Genovista

 

Cristóbal Colón de Sotomayor es legitimado en 1968, pero no es hasta 1969 cuando realmente se hace cargo de la casa principal a la muerte de su medio hermano Álvaro.

En diciembre de 1492, Cristóbal Colón nos dice: Veintitrés años he andado por el mar sin salir de él, por tiempo que deba descontarse; vi todo el Levante; y el Poniente, y al Norte, Inglaterra…”

Y Antonio López Ferreiro: “una vez liberado de la tutela de Fray Esteban de Soutelo, en 1446 “cambió los libros por la espada”, y en 1469 regresó a Galicia después de veintitrés años de ausencia

1469 – 23 = 1446

(año en que empezó a navegar)

Fernando Colón nos dice que su padre afirma que empezó a navegar con 14 años.

1446 – 14 = 1432

(año de su nacimiento)

Tenemos que 1932 sería el año de su nacimiento, que concuerda con lo expresado por Andrés Bernáldez  “Cura de los Palacios”, amigo personal del descubridor quien afirma que Cristóbal Colón murió sobre los 70 años y con la cédula del rey Fernando: “Por cuanto soy informado que vos el Almirante don Cristóbal Colón estáis indispuesto de vuestra persona a causa de ciertas enfermedades que habéis tenido e tenéis, e que no podéis andar a caballo sin mucho daño de vuestra salud: por ende, acatando lo susodicho e vuestra ancianidad, por la presente vos doy licencia para que podáis andar en mula ensillada e enfrenada (entrenada a que obedezca) por cualquier partes de estos reinos e señoríos que vos quisiéredes y por bien toviéredes […] Fecha en la ciudad de Toro a veinte y tres de febrero de mil quinientos y cinco”.

En la carta de 7 de julio de 1503 llamada “carta rarísima” que Cristóbal Colón dirigió a los reyes, dice: “yo vine a servir de veinte i ocho años, i agora no tengo cavello, en mi persona, que no sea cano, i el cuerpo enfermo, i gastado quanto me quedo de aquellos, i me fue tomado y hendido, i amis hermanos fasta el saio, sin ser oido, ni uisto con gran deshonor mio”

Cristóbal Colón no dice a quien vino a servir con 28 años, a los reyes Católicos no fue, ya que más adelante diremos por sus escritos en que año ocurrió, se refiere a cuando servía al Renato de Anjou en compañía de sus dos parientes corsarios llamados Colón el viejo y Colón el joven, con los que luchó en la batalla de Cabo San Vicente contra Genoveses.

Fernando Colón: «Teniendo el Almirante conocimiento de es­tas ciencias, empezó a atender al mar y hacer algunos viajes a Levante y a Poniente, de los cuales, y otras muchas cosas de sus primeros años, no tengo bastante noticia, porque murió cuando yo no tenía atrevimiento o práctica para preguntárselo, por el respeto de hijo, o para ha­blar con más verdad, porque entonces, como muchacho, me hallaba yo muy lejos del pensa­miento de escribirlo; pero en una carta que es­cribió a los Reyes Católicos el año de 1501, a los cuales no podría contar sino aquello que fuese verdad, dice las palabras siguientes: Serenísimos Príncipes: Entré a navegar en el mar de muy tierna edad y lo he continuado hasta hoy, pues el mismo arte inclina a quien le sigue a desear saber los secretos de este mundo, y ya pasan de cuarenta los años que le estoy usando;»

Fernando Colón: “…y en otra carta que escribió a los Reyes Católicos en el mes de Enero del año 1495 desde la Española, contan­do las variedades y errores que suelen hallarse en las derrotas y los pilotages, dice: A mí me sucedió, que el Rey Reinel (que ya le llevó Dios) me envió a Túnez para tomar la galeota Fernandina, y habiendo llegado cerca de la isla de San Pedro, en Cerdeña, me dijeron que había dos navíos y una carraca con la referida galeaza, por lo cual se turbó mi gente y determinó no pasar adelante, sino de volverse atrás, a Mar­sella por otro navío y más gente; yo, que con ningún arte podía forzar su voluntad, convine en lo que querían, y mudando la punta de la brújula hice desplegar las velas, siendo por la tarde, y el día siguiente, al salir el sol, nos ha­blamos dentro del cabo de Cartagena, estando todos en concepto firme de que íbamos a Mar­sella.”

Fernando Colón: “digo que en tanto que el Almirante navegaba en compañía de Colón el Mozo, lo cual duró mu­cho tiempo, sucedió que entendiendo que las dichas cuatro galeras gruesas venecianas vol­vían de Flandes, fueron a buscarle y le halla­ron entre Lisboa y el Cabo de San Vicente, que es en Portugal”

Fernando Colón: “El principio y causa de la venida del Almi­rante a España, y ser tan dado a las cosas del mar, fue un hombre muy señalado de su apelli­do y familia, llamado Colombo, muy nombra­do por mar, por la armada que gobernaba con­tra los infieles, y también la de su patria: tal era su fama, que espantaban con su nombre hasta los niños en la cuna. Es creíble que este sujeto y su armada fuesen muy grandes, pues una vez apresó con ella cuatro galeras venecianas gruesas, cuya grandeza y fortaleza no será creída sino de quien las hubiese visto armadas.”

Fernando Colón: “y querían también que hiciese una larga relación de aquellos dos Co­lones, sus parientes, cuya gran victoria alcanza­da contra los venecianos”.

1432 + 28 = 1460

(año en que vino a servir a Renato de Anjou en compañía de su parientes, los corsarios Colón)

 

En una carta enviada a Cristóbal Colón en 1488 por Juan II de Portugal, este le invita a que regrese a su país, le trata de “especial amigo” y le perdona hechos pasados, en otra carta Cristóbal Colón, dice: “…Fui a aportar a Portugal…que en 14 años no le pude hacer entender lo que yo dije”

1488 – 14 = 1474

(año en que le ofrece a Juan II la empresa de las Indias)

Coincide este año de 1474 con la muerte de Enrique IV que dio comienzo a la Guerra de sucesión castellana.

En 1500 dice: “… ya son diecisiete años que yo vine a servir a estos Príncipes con la Empresa de las Indias…”

1500 (inclusive) – 17 = 1484

En la misma carta: “… los ocho (años) traído en disputas”

1492 – 8 = 1484

(año en que Cristóbal Colón vino a servir a la Empresa de las Indias)

En el Diario de Navegación, en el día 14 de enero de 1493, dice: “…después que yo vine a servir, que son siete años agora, a veinte de enero de 1493

1493 – 7 = 1486

(año en que vino a servir a los reyes Católicos)

En la historia del tercer viaje: “… puse en esto seis o siete años, mostrando, lo mejor que se podía hacer, a nuestro señor”

En la carta de 7 de julio de 1503: “… siete años estuve en su Real Corte…”. Si incluimos el año del descubrimiento nos da también  el año 1486

En la carta al Ama de Don Juan: “…siete años se pasaron en estas pláticas…”, si incluimos todo el año 1492, nos da también el año 1486

1492 – 6 = 1486

(año en que vino a servir a los reyes Católicos)

En la carta del Duque de Medinaceli a los reyes: “…y por yo detenerlo (a Colón) en mi casa dos años…”

1486 – 2 = 1484

(año en que vino a servir a la Empresa de las Indias)

 

En otra frase fechada en 1501 Cristóbal Colón dice: “Entré a navegar en el mar de muy tierna edad y lo he continuado hasta hoy, pues el mismo arte inclina a quien le sigue a desear saber los secretos de este mundo, y ya pasan de cuarenta los años que le estoy usando;”

Si contamos todos los años que estuvo haciendo uso de la navegación, tenemos que de 1446 en que entró a navegar hasta 1501 fecha de la carta, habría que descontarle los años de 1484 a 1492 y los periodos de tiempo que no navegaba en las costas gallegas, tenemos más de cuarenta años en ese uso.

Fernando Colón atribuye estas palabras a su padre: El año de 1477, por Febrero, navegué más allá de Tile cien leguas. Unos dicen que Tile o Thule, es una isla, otros que se refiere a Islandia, o quizás lo aclare el propio Colón en otro escrito al decir: Veintitrés años he andado por el mar sin salir de él, por tiempo que deba descontarse; vi todo el Levante; y el Poniente, y al Norte, Inglaterra…”; sea como fuese, todo candidato a ser Colón de cualquier Teoría que se precie, debe poder justificar este dato.

Siguiendo la premisa que cuando Cristóbal Colón dice haber estado en un sitio, Pedro Madruga no aparece en otro distinto o se desconoce su paradero; y por ende, cuando Pedro Madruga está allí o aquí, Colón también, o en todo caso se desconoce que esté en distinto lugar; cuando Cristóbal Colón se dirige a Alba de Tormes, Pedro Madruga también; cuando Cristóbal Colón se entrevista con los reyes, Pedro Madruga también; cuando Cristóbal Colón aparece como tal, Pedro Madruga desaparece.

La mayoría de los historiadores mal interpretaron las palabras de Vasco de Aponte copiándose unos a otros. Vasco de Aponte nos relata las vivencias y peripecias del señor feudal más sobresaliente de Galicia, pero no data los hechos y sucesos. Careciendo de cronología sigue siendo su relato uno de los legados más importantes de nuestra historia en el medievo. Aun así, la información parece muy acertada y debió obtenerla del entorno cercano a Pedro Madruga, o del él mismo.

Vasco de Aponte relata el intento de toma de la ciudad de A Coruña por parte de Pimentel (conde de Benavente) con la ayuda de Pedro Madruga, y acto seguido cuenta el apresamiento de este por aquel, quien lo llegó a tener preso en Benavente por periodo de un año más o menos. Durante este apresamiento nos cuenta como el Obispo Fonseca aprovecha su ausencia para tomar Pontevedra y otras plazas (en agosto de 1477), defendida esta por Teresa de Távora esposa de Pedro Madruga, termina por entregarla a los isabelinos. ¿Dónde estaba Pedro Madruga?. Los historiadores concatenaron un hecho con el otro y asunto resuelto, Pedro Madruga no estaba defendiendo Pontevedra por estar preso en Benavente, pero existen varios documentos que demuestran lo contrario, que Pedro Madruga no fue liberado hasta después de agosto de 1479, si como dice Vasco de Aponte, estuvo prisionero cerca de un año más o menos, su apresamiento fue posterior a la toma de Pontevedra defendida por su esposa, lo que confirma que Pedro Madruga no estaba en Galicia por esas fechas.

Si Pedro Madruga no estaba en Galicia a finales de 1477 es por qué viajaba con Alfonso V.

Un  intento anterior (segundo) por parte de los isabelinos en tomar Pontevedra terminó a principios de 1477 donde ambos bandos concertaron una tregua, en febrero el conde de Benavente pretende tomar A Coruña, y antes envía a su ahora aliado Pedro Madruga a Portugal para que este ataque por mar la ciudad con la ayuda de la armada Portuguesa. Sucede que habiendo conseguido Alfonso V de Portugal también otra tregua con los reyes Católicos, quizás sea la misma, decide partir en febrero de 1477 con ayuda del corsario Francés, Casanove Colón, solicitar ayuda a Francia de donde no regresará hasta últimos de noviembre de 1477.

Al mismo tiempo, la armada que Pedro Madruga acompañaba hacia A Coruña nunca llegará a intervenir y seguirán rumbo Francia e Inglaterra, esto coincide con el viaje de Alfonso V y con el que Colón dice haber hecho.

Poco podía hacer Pedro Madruga en Galicia si Portugal perdía la guerra con Castilla, en 1477 todo se decidía en las alianzas que se pudieran conseguir, más conseguía acompañando a Alfonso V que quedándose en Galicia.

 

Resumen:

1432 .- Año de su nacimiento.

1446 .- Empieza a navegar.

1460 .- Está al servicio de Renato de Anjou en compañía de sus parientes corsarios.

1474 .- Ofrece a Juan II la Empresa de las Indias.

1477 .- Viaja a Francia e Inglaterra.

1484 .- Lleva a España la Empresa de las Indias.

1486 .- Empieza a servir a los reyes Católicos.

No rasto matricial do conde D. Pedro de Caminha (IV) – Constança Gonçalves, «vil» filha de alfaiate; e João Gonçalves, o outro irmão do conde de Caminha

 

João Gonçalves de Miranda Soutomaior
João Gonçalves de Miranda Soutomaior

Constança Gonçalves – “vil” filha de alfaiate, pilar da tese Pedro Madruga – Cristóbal Colón

A súmula dos factos anteriores, por demasiado incertos, permite a formulação da seguinte hipótese: sendo eventualmente a mãe de Pedro Madruga de condição social inferior, a linhagem socorreu-se da proximidade mantida com os Zúñiga, para forjar um parentesco pouco esclarecido, quiçá aceite tacitamente por ambas as partes por se não poder comprovar, dada a extensão no tempo e a morte dos protagonistas. Esse logro “garantiu” a nobreza de quatro costados aos seus descendentes, assim como identificou a política de alianças dos Soutomaior de Tui e Pontevedra, com os seus congéneres de Puebla de Alcocer e Belalcázar.

Com base neste pressuposto, e não se cumprindo o mesmo em D. Constanza de Zúñiga, ou D. Maria Vidal, merece ponderosa análise a proposta de Alfonso Philippot Abeledo, enunciada em “La Identidad de Cristóbal Colón”. Nessa tese – originalmente publicada em 1991, e derivada dos fundamentos de Celso García de la Riega sobre a origem galega do almirante das Índias -, o autor documenta na Pontevedra de 1435, uma Constança Gonçalves, que mediante cruzamento com outras actas notariais contemporâneas, seria filha do casal Afonso de Soutelo e Branca Colón. Teria como irmãos um João Gonçalves, pintor, e uma Branca Soutelo, casada com um marinheiro, todos residentes naquela vila costeira.[1] Atendendo às informações constantes dos referidos documentos, Constança Gonçalves seria filha de homem-livre que exercia o ofício de alfaiate, considerado “vil” (porque manual), segundo os conceitos sociais da época e na óptica privilegiada do clero e da nobreza. O próprio almirante Colón comprova o preconceito, quando em 1503, num desabafo escrito aos Reis Católicos na ilha de Jamaica, se lamenta que “(…) agora fasta los sastres suplican por descubrir[2].

A ponte com D. Pedro Álvares de Soutomaior estabelece-a Alfonso Philippot, não só pelo óbvio do nome próprio – igual ao mencionado nas fontes primárias, e o mesmo com que foi baptizada a filha mais nova do conde de Caminha, ao arrepio de qualquer tradição na linhagem -, como também através do apelido “Soutelo”, dado que Fernan Yañez de Soutomaior entregou em testamento a guarda e criação do filho bastardo, ao dominicano frei Esteban de Soutelo. Apoia-se o autor na opinião de José Maria Font, extraída do Diccionario de Historia de España, na qual se regista ser “bastante general en los fueros municipales la atribución de ésta guarda a los parientes más próximos del menor”.[3]

Assim sendo e respeitando cronologias, é possível deduzir um estreito parentesco entre o alfaiate Afonso e o mendicante Esteban – eventualmente irmãos -, ambos apelidados “de Soutelo”. E com este referente geográfico ocorrem dois únicos lugares na Galiza meridional, em territórios que no século XV foram dominados pela casa de Soutomaior: São Vicente de Soutelo (entre Tui e Salvaterra) e Soutelo de Montes (a Nordeste de Pontevedra, na chamada “Terra de Montes”). Ditando a lógica que deste último sobressaísse maioritariamente o topónimo “de Montes” (frei Pedro de Montes, prior em São Domingos de Pontevedra, a título de exemplo), é de apontar com maior probabilidade o primeiro, como origem destes “Soutelo”, até porque Santo Estevão é orago do vizinho lugar de Budiño, e poderá ter servido de inspiração na escolha do nome de baptismo do futuro dominicano. Pela proximidade, o convento de Tui foi o destino de Esteban. Já Afonso poderá ter trilhado o caminho da concorrida Pontevedra, quiçá ao abrigo dos Soutomaior, e ali casado dentro do seu estrato social.

De facto na primeira metade do século XV, a família de Branca Colón aparece associada à confraria de São João que agrupava carpinteiros, tanoeiros e pedreiros, ofícios de cariz acentuadamente manual. Atendendo aos casamentos de certos elementos femininos do clã – com mareantes e marinheiros da vila -, pode intuir-se a prática das artes de mar por algum dos varões. Contudo na metade final da centúria já é possível documentar mareantes e pequenos armadores de apelido “Colón”, o que não evita que a família pertencesse ao vasto grupo que via negado o acesso à oligarquia do concelho.[4]

Definindo-se então “Soutelo” como indicador de progénie, estima-se “Gonçalves” como patronímico, pois foi usado por João e Constança, dois dos filhos referenciados do casal Soutelo-Colón. Atreveu-se Philippot neste particular, ao relacioná-los com os “Gonçalves Soutelo”, uma linhagem de pequena nobreza terra-tenente que proliferava na região a sul de Ourense. Esticou um pouco mais a corda, na ânsia de invocar o parentesco destes com a condessa de Santa Marta[5], procurando cumprir as premissas do já referido texto de Vasco da Ponte[6]. No entanto o bom senso é, neste caso, demolidor, não se podendo aceitar, à luz da época, que o modesto alfaiate Soutelo fosse oriundo da mesma cepa de Nuno, “senhor da terra de Molgas e regedor de Allariz”, ou de D. Sancha, “senhora de Sandim, Xocin e Vilariño”.

João Gonçalves – o outro irmão do conde de Caminha

Estará porventura eivada de atrevimento semelhante – ou não -, a introdução neste ponto de um outro João Gonçalves, há séculos referenciado em Portugal, como familiar próximo de D. Pedro Álvares, conde de Caminha. O mais antigo documento em que é citado, acrescido dos apelidos “de Miranda” e “Soutomaior”, remonta ao ano de 1561. Trata-se de uma carta de brasão de armas concedida a Diogo de Sá, filho de Fernão de Sá Soutomaior, morador em Coimbra, e neto daquele primeiro e de sua legítima esposa D. Filipa de Sá “das geracõns e linhagens dos soutomaiores e saas que nestes Reinos sam fidalguos de cota darmas”.[7]

Carta de Brasão de Diogo de Sá (1561)
Carta de Brasão de Diogo de Sá (1561)

Sigue leyendo No rasto matricial do conde D. Pedro de Caminha (IV) – Constança Gonçalves, «vil» filha de alfaiate; e João Gonçalves, o outro irmão do conde de Caminha

No rasto matricial do conde D. Pedro de Caminha (III) – Dom Diego de Soutomaior, comendador na Ordem de Alcántara. Interessado propalador de uma nobreza de quatro costados

Sede conventual da Ordem de Alcántara (Alcántara)

A idade – rondaria os 65 anos – e o desgaste de duas décadas na vanguarda dos destinos da família, levariam a condessa velha de Caminha D. Teresa de Távora, em Fevereiro de 1506[1], a passar o testemunho ao filho D. Diego, que desde então e até 1543, será o pilar da casa de Soutomaior. O primogénito D. Álvaro fora morto numa rixa em Valladolid[2]; D. Fernando sucumbira em Santiago, no seguimento de uma curta estadia nas Índias ocidentais ao tempo de D. Cristóbal Colón[3]; D. Alfonso duelara ingloriamente a honra contra o “chevalier Bayard”, durante as guerras de Itália[4]. Todos morreram novos, entre os 25 e os 28 anos. Apenas D. Cristóbal ultrapassaria em pouco os 30 anos de idade, quando foi assassinado pelos “Tainos”, na ilha de San Juan (actualmente Puerto Rico), para onde partira em 1509 acompanhando D. Diego Colón[5]. Com excepção de D. Álvaro – pai de um varão e três raparigas, todos menores, que ficaram a cargo da mãe, D. Inés de Monroy -, nenhum outro deixou geração conhecida, legítima ou ilegítima. D. Constança a mais nova das duas irmãs, casada com o alcaide da fortaleza de Monte de Boi (Baiona), morrera também com pouco mais de 25 anos, ao que parece sem geração[6]. D. Maior pelo contrário, lograra descendência tanto do primeiro casamento com o porteiro-mor do rei D. João II[7] – que a deixara viúva nos primeiros anos do século XVI -, como do segundo, com Diego Reynoso[8]. Será mesmo este cunhado quem acudirá a D. Diego, com um empréstimo de 250 000 maravedis para uma viagem à Flandres, denotando uma estreita ligação entre aqueles irmãos, bem diferente das tensões que existiam com a cunhada D. Inés de Monroy, contra quem se juntara a família na disputa pela titularidade da casa.

Esta proximidade é relevante, atendendo ao facto de que alguns dos ramos descendentes de D. Maior e Diego Reynoso, ostentaram as armas e o apelido de Zúñiga, o que poderia indiciar positivamente a genealogia materna do conde de Caminha, fosse ela conhecida por tradição, informada por Pedro Madruga, ou até arranjada por D. Diego de Soutomaior. Note-se que para o seu ingresso na Ordem de Alcántara em 1510, D. Diego foi inevitavelmente obrigado a provar “(…) ser fidalgo de sangue a foro de España (…), com escudo de armas, de creditação fidedigna, também pelas quatro linhas, e ser descendente de casa solar, tanto ele, como seu pai, mãe e avós, sem que nenhum deles tivesse praticado ofícios vis, mecânicos ou industriais”, conforme atesta Fernando Gonzalez-Doria, tratando da Ordem Militar de Alcántara, no seu Diccionario Heráldico y Nobiliario de los Reinos de España.[9] E neste particular, duas hipóteses teria: ou sua avó paterna era nobre e o caso se resolvia com facilidade, ou não o sendo haveria que ultrapassar o problema…

Zúñiga e Reynoso (A Guarda-Tui)
Zúñiga e Reynoso (A Guarda-Tui)

Acontece que o próprio Diego Reynoso era um Zúñiga! Chamava-se a mãe Leonor de Zúñiga y Avellaneda e casara com o senhor de Autillo de Campos, Juan de Reynoso y Herrera[10]. Prova-o uma pedra de armas existente no mosteiro beneditino d’A Guarda (Tui) – fundado pelos netos do casal Diego-Maior – exibindo um escudo partido de Zúñiga e Reynoso[11]

Ozores, Soutomaior, Zúñiga e Reynoso (A Guarda-Tui)
Ozores, Soutomaior, Zúñiga e Reynoso (A Guarda-Tui)

Desses netos, todos filhos de D. Ana Páez de Soutomaior, e do senhor de Teanes (Salvaterra de Miño), Vasco Ozores, cumpre destacar o sucessor, García Ozores de Soutomaior – pelo facto de ter casado em 1540 com D. Aldonza, filha natural daquele D. Diego de Soutomaior[12] -, e D. Maria Ozores de Soutomaior – casada com o senhor de Goián e da torre d’A Guarda (Tui), Gomes Correa, progenitores da casa de Priegue, cuja expressão máxima se ergue ainda hoje, no monumental exemplo do Pazo de La Pastora, em Vigo. É precisamente nos apelidos e brasões deste ramo que mais exemplos se encontram da composição “Zúñiga / Soutomaior”.

Sequeiros, Soutomaior, Zúñiga e Silva. Sobre o todo, Ozores.
Sequeiros, Soutomaior, Zúñiga e Silva. Sobre o todo, Ozores.
(Pazo de La Pastora – Vigo)

Recebido o Hábito de Alcántara, D. Diego de Soutomaior passou a residir no convento-sede da Ordem, onde em 1514 assina uma escritura de doação em favor do cunhado Reynoso e da irmã D. Maior[13]. Em Dezembro de 1523[14], Carlos V nomeou-o comendador da Batundeira, cuja jurisdição se situava na região de Ourense, na Galiza, mas as rendas em Badajoz. Nesse meio tempo viajou à Flandres e eventualmente às Índias ocidentais, neste último caso para reaver os bens deixados por D. Cristóbal de Soutomaior na ilha de San Juan[15]. No ano seguinte foi testemunha num pedido de D. Diego Colón para resgatar o testamento do primeiro Almirante das Índias, visando questões de herança[16]. Simultaneamente procurava concertar as nefastas consequências do acto matricida do sobrinho D. Pedro, insistindo junto de Carlos V para que os bens da casa – entretanto confiscados – fossem restituídos, conseguindo-o finalmente em Agosto de 1525[17]. Entre 1526 e 1531 governou o Partido de la Serena (Badajoz), e desde então sucedeu a D. Martin Rol[18] no patronato do hospital de Santa Elena – que aquele fundara – e na comenda do castelo de Almorchón e vila de Cabeza del Buey (Badajoz)[19].

A meia distância na estrada que ligava Puebla de Alcocer a Belalcázar, ficava Cabeza del Buey. Constituíam aquelas vilas, as jurisdições fundamentais do condado que desde 1518 tinha como titulares D. Francisco de Sotomayor y Portugal e sua mulher D. Teresa de Zúñiga Guzmán y Manrique. O comendador de Almorchón terá sido visita frequente, no palácio de Belalcázar, durante largos anos. Por sua instância ali residiram a tempos, alguns dos seus familiares próximos, como o “matricida” D. Pedro de Soutomaior, ou a filha deste, D. Maria, na qual nomeia, em 1543, a fundação do morgadio de Soutomaior, por escritura feita precisamente em Belalcázar[20]. Talvez o acto decorresse na sala mourisca (“Cámara Morisca”) – feita ao tempo de D. Elvira de Zúñiga, bisavó do conde -, em cujos estuques mudéjares sobressaíam escudos de armas de contornos semelhantes aos da entrada do castelo galego da linhagem. Mero acaso, coincidência na época de fabrico, ou eventual inspiração de um no outro?

Castelo de Soutomaior
Castelo de Soutomaior
Castelo de Belalcázar
Castelo de Belalcázar

Em 1533 a condessa D. Teresa tornou-se herdeira do tio, D. Álvaro de Zúñiga y Guzmán, duque de Béjar – protector de Francesillo de Zúñiga, o célebre bufão de Carlos V que fez mofa de certa inconfidência cortesã, afirmando sinuosamente que “(…) D. Diego de Soutomaior parecia hijo bastardo de Colón el almirante de Indias (…)”[21]. Aproximavam os estados de Béjar e Miranda del Castañar, não só a vizinhança geográfica, como também a genealogia comum dos Zúñiga. A vaga memória de uma tia-avó do conde de Miranda que casara e vivera na Galiza[22], aliada à história próxima dos Soutomaior galegos com a casa de Santa Marta, de que aquela foi senhora, poderá ter influenciado – natural ou intencionalmente – a já referida afirmação de D. Diego de Soutomaior[23].

Dona Maria Vidal – a hipótese do século XVII

Se ao tempo do comendador de Almorchón (primeiro terço do século XVI), nem ele nem o cronista Vasco da Ponte conheciam com rigor a verdade dos factos, o que dizer da divergente opinião de frei Felipe de la Gándara, cronista geral da Galiza, autor de “Armas i Triunfos Hechos Heroicos de los hijos de Galicia? Nessa obra magna datada de 1662, tratando da genealogia dos Soutomaior, o padre agostinho questionou implicitamente a existência de D. Constanza de Zúñiga, escrevendo que D. Pedro Álvares, conde de Caminha, fora “(…) un hijo natural de Hernando Yañez de Sotomaior, avido en Doña Maria Vidal, hija de Juan Vidal de Santiago (…)”[24]. E nesse autêntico tratado de genealogia galega com quase setecentas páginas, só menciona um outro “Vidal de Santiago”, de nome Pedro – já referenciado no “Livro de Linhagens do Conde D. Pedro” -, que viveu em finais do século XIII e foi o progenitor dos Moscoso da casa de Altamira![25] Não citando a fonte, desconhece-se onde o cronista buscou tal informação; assim como se não conhece qualquer outro pormenor acerca de Juan Vidal.

No entanto e por estranho que pareça, Felipe de la Gándara pode ter sido o primeiro a insinuar – conscientemente ou não -, a origem materna de Pedro Madruga, entre as famílias das “Rias Baixas” que retiravam do mar o sustento, comerciando na rota levantina. Baseando-se em Elisa Ferreira Priegue, investigadora especializada no comércio marítimo medieval na Galiza, José Armas Castro publicou em “Pontevedra en los siglos XII a XV”, um quadro com movimentos documentados de barcos pontevedreses, entre a Galiza e o Mediterrâneo. Encabeça a listagem diacrónica um Domingo Vidal, que entre 1393 e 1397 era patrão da nau “Santiago”, viajando com frequência para Valencia. Alguns anos mais tarde, entre 1410 e 1414, é um Pedro Vidal que predomina na documentação, desaparecendo em seguida a família, em detrimento dos Falcón e Cruu, dominantes nas décadas de vinte e trinta[26].

Pode assim conjecturar-se que – a ter existido -, Juan Vidal pudesse ter pertencido a esta família, activa em Pontevedra ou Santiago na transição dos séculos XIV-XV, o que também sustenta uma Maria Vidal, nascida à volta de 1415, como hipotética mãe de Pedro Madruga.


[1] Data de 6 de Fevereiro de 1506 o último documento que se conhece, assinado presencialmente por D. Teresa de Távora, em Salamanca, fazendo prova dos filhos que teve com o conde de Caminha, no âmbito do processo de cedência e transmissão de bens na pessoa de seu filho D. Diego de Soutomaior.

[2] Ponte, V. (2008), pp. 150.

[3] Requejo, Á. C. (24 de Novembro de 2011). Carta de Teresa de Távora a Juana la Loca. Obtido em 6 de Agosto de 2013, de Colonianos: http://www.cristobal-colon.org/carta-de-teresa-de-tavora-a-juana-la-loca-por-angel-de-requejo/

[4] Identificação de D. Alfonso de Soutomaior: https://fr.wikipedia.org/wiki/Alonzo_de_Soto_Mayor; Reconto do duelo e morte de D. Alfonso de Soutomaior: http://www.gutenberg.org/files/28455/28455-h/28455-h.htm#page145

[5] Cota González, R. (2008). Cristóbal Colón, Pontevedra, Caminha. Pontevedra, Galicia: PMMNexc, pp. 63-75. Texto integral em http://www.cristobal-colon.org/biografia-de-cristobal-de-sotomayor/

[6] Na escritura de cedência de bens, feita por D. Constança a seu irmão D. Fernando de Soutomaior, com data de 1495, é expressamente referido “(…) Garci Méndez de Sotomayor, alcaide de la dicha fortaleza de Monte de Boy por el rey y la reina (…)”, como seu marido. Em 1506 (vidé, No rasto matricial do conde D. Pedro de Caminha (II), nota 28), D. Teresa de Távora indica aquela filha como já falecida. Muitas genealogias fazem-na casada apenas, ou também, com Diego Sarmiento de Soutomaior, sr. de Vale de Achas e Petán, o que é erro, uma vez que Diego Sarmiento casou com Maria Xuárez da Ponte.

[7] São Payo, L. M. (1999). Sottomayor Mui Nobre. (L. M. São Payo, Ed.) Vila Real, Portugal, pp. 86-88.

[8] Sottomayor, D. N. (2000). Os Sottomayor na História de Portugal. (D. N. Sottomayor, Ed.) Lisboa, Portugal, pp. 50-52; Enciclopédia Galega, Casa de Sotomayor.

[9] Gonzalez-Doria, F. (1994). Diccionario Heráldico y Nobiliario de los Reinos de España. Madrid, España: Editorial Bitacora, pp. 840.

[10] Informações retiradas de http://autillodecampos.blogspot.pt/

[11] Gonzalez-Doria, F. (1994), pp. 716. Armas de Reinoso: Em campo de prata, uma cruz florenciada de vermelho; bordadura de quinze peças enxaquetadas de prata e vermelho. Imagens retiradas de http://www.galiciasuroeste.info/varios/benedictinas.htm; http://www.galiciasuroeste.info/varios/calle_do_medio.htm

[12] Pericacho, J. G., Acevedo, F. N., & Salazar, M. V. (1794), pp. 28 verso.

[13] Ibidem, pp. 32.

[14] Aguilera, M. F. (1914). Carlos de Gante. Los viajes del emperador (A. M. Carabias Torres & C. Möller, Edits.). Obtido em 20 de Junho de 2013, de Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes: http://www.cervantesvirtual.com/bib/historia/CarlosV/1523.shtml

[15] Cota González, R. (2008), pp. 72-73.

[16] Conchouso, F. A. (13 de Dezembro de 2012). Una família y dos linajes. Obtido em 14 de Dezembro de 2012, de Colonianos: http://www.cristobal-colon.org/una-familia-dos-linajes/

[17] Pericacho, J. G., Acevedo, F. N., & Salazar, M. V. (1794), pp. 43 verso.

[18] Molinero Merchán, J. A. (2011). Palacio renacentista de Belalcázar: humanismo del tercer Duque de Béjar. Córdoba, España: Servicio de Publicaciones Universidad de Córdoba, pp. 66, 72. D. Martin Rol – cuja pedra de armas em Almorchón denuncia origem Zúñiga (Rol, Zúñiga, Zúñiga e Hurtado de Mendoza) – foi tutor dos filhos do conde de Belalcázar, D. Alfonso de Sotomayor, tendo sido quem concretizou o casamento do primogénito D. Francisco com D. Teresa de Zúñiga, futuros duques de Béjar.

[19] Aguilera, M. F. (1914), http://www.cervantesvirtual.com/bib/historia/CarlosV/1526.shtml; (…) /1527.shtml; (…) /1528.shtml.

Naharro, V. S. & González de Murillo, J. L. (1992) História de Cabeza del Buey. Obtido em 12 de Julho de 2013, de Cabeza del Buey: cuna de Muñoz Torrero: http://alcazaba.unex.es/~ajtorgar/#dieciseis

[20] Pericacho, J. G., Acevedo, F. N., & Salazar, M. V. (1794), pp. 4-19 verso.

[21] Cota González, R. (2008), pp. 117-118.

[22] Excepção feita à linha de Monterrei, não se conhece entre os Zúñiga outro caso de um membro da linhagem se ter passado à Galiza.

[23] Vide, No rasto matricial do conde D. Pedro de Caminha (II), nota 6.

[24] Gándara, F. d. (1662). Armas y Triunfos. Hechos Heróicos de los hijos de Galicia. (P. d. Val, Ed.) Madrid, España: Fac-simile; Editorial Orbigo, A Coruña, pp. 411.

[25] Ibidem, pp. 478-479.

Pro-ADN del Colón gallego ¡YA!

Es cosa evidente que tanto Cristóbal Colón como su entorno, no quisieron aclarar el asunto de su origen y nacionalidad, motivo por el cual, hoy nos encontramos desconocedores de ello.

Si su nacionalidad es importante para recomponer la biografía de un personaje tan relevante para la historia, tanto más lo es, el motivo por el cual dedicaron tantos esfuerzos en mantener embrollada esta cuestión.

La incerteza de su origen y la causa que motivó tal enigma, es causa de innumerables debates, teorías y conjeturas desde hace más de cinco siglos. Miles de libros y escritos se han acometido ocupándose de esto, dándose la paradoja que cuanto más lee uno sobre sus muchas biografías e historias, menos conocimiento y certeza cree tener de ninguna de ellas.

Demasiados intereses y demasiadas lucubraciones han embrollado este asunto haciéndolo casi irresoluble, salvo por un suceso científico reciente: La obtención completa del ADN de su hijo Fernando y de su hermano Diego.

descargaValiéndose del ADN para comprobar si los restos depositados en la Catedral de Sevilla son los auténticos y no los de Santo Domingo, se exhumaron los restos de Cristóbal Colón, de Fernando y de Diego. Siguiendo la tradición Coloniana, los resultados de estos análisis se volvieron a embrollar, y en los medios se vertieron distintas versiones de los resultados. En realidad, lo único claro y demostrado que se consiguió, es relacionar el parentesco entre Fernando Colón y Diego Colón.  El ADN de los restos de Cristóbal Colón solo se pudo recomponer hasta un 80 %, insuficiente para defender la autenticidad de los mismos. Poco importaba teniendo los resultados completos de su hermano e hijo, en realidad, todo ello se acometió y diseñó con otro fin, muy distinto de la búsqueda de una autentificación de los restos de Sevilla; prueba de ello es que quien financió el proyecto fue un lobby catalán, que inmediatamente después de obtener los resultados de Fernando y Diego, se acometió el coteje del ADN, único fin verdadero, con el de los candidatos catalanes. Los resultados no fueron satisfactorios y los portugueses aprovecharon la ocasión para hacer lo mismo con sus candidatos, el resultado tampoco fue el esperado. Le tocó el turno a los italianos,  con idéntico resultado negativo, estos cometieron el tremendo error de realizar las pruebas sin estar necesitados de ello, cuando el solo hecho del fracaso de catalanes y portugueses les beneficiaba.

Primero se buscó la identificación de parentesco entre restos fósiles, luego entre personas vivas con apellido Colom, Colombo, etc. Solo quedaba una posibilidad de éxito, la identificación geográfica, es decir, identificar estadísticamente los marcadores del ADN con una población determinada, mejor dicho, con la población del levante español, la población italiana y la portuguesa. El silencio mediático, es prueba del rotundo fracaso.

Es la teoría gallega, por tanto, la única con una mínima solvencia que continúa sin descartar. En 1898 el pontevedrés Celso García de la Riega realizó una conferencia en la Sociedad Geográfica de Madrid y que luego sería publicada, donde de manera magistral, convenció a los presentes demostrando la imposibilidad de que un Cristóforo Colombo pudiera ser el mismo que aquel que descubrió las Indias Occidentales, además, dio a conocer la existencia del apellido “Colón” en Pontevedra, apellido que no se encuentra en ninguna otra parte del mundo; además, observó que los nombres con los que Cristóbal Colón iba bautizando las costas y sus accidentes geográficos, eran nombres existentes en las costas gallegas y sus rías; además, observó que Cristóbal Colón nunca escribió en dialecto italiano alguno, ni tan siquiera con italianos con los que mantuvo correspondencia; que escribía correctamente en castellano salvo expresiones y giros puramente galaicos. La teoría fue incrementándose en datos y argumentos gracias a la continuación en su estudio de numerosos seguidores de la teoría esparcidos por todo el mundo.

Podríamos resumir la Teoría presentada por Celso García de la Riega en cuatro Pilares:

  • Cristóforo Colombo no puede ser Cristóbal Colón.
  • La Toponimia coincidente entre las costas gallegas y las bautizadas por Colón en el caribe.
  • La lengua, está plagada de giros netamente gallegos inmersos en sus autógrafos.
  • El apellido Colón existía en Pontevedra, antes, durante y después del descubrimiento.

Sin embargo la extraordinaria teoría iniciada por Don Celso, le faltaba el personaje y carecía de una genealogía suficiente que pudiera identificar la familia pontevedresa de Cristóbal Colón, también dejó caer la posibilidad de ser su familia de origen judío en cuanto al motivo por el cual Cristóbal Colón, hermanos e hijos, mantuvieron su origen en secreto. La opción de un Colón judío fue presentada también por otras teorías. Según Fernando Colón, su padre era de linaje cristiano muy antiguo y noble.

En los años 80 el vigués Alfonso Philippot Abeledo, marino mercante y presidente de la Asociación Colón gallego, publicó una copiosa y trabajada teoría sobre la verdadera identidad de Cristóbal Colón, la sorpresa sobre todo radicaba en el personaje, “Pedro Álvarez de Sotomayor” conocido por “Pedro Madruga”, señor feudal gallego que protagonizó una lucha encarnizada contra las Irmandades en Galicia y contra los reyes Católicos después. Luchó este noble señorial contra la alianza entre la Corona de Aragón e Isabel Trastámara, que pretendían arrebatar los derechos al trono de Castilla a su sobrina, la legítima y verdadera heredera al trono, Juana de Trastámara, casada con su tío Alfonso V de Portugal. Una unión con Portugal que preocupaba sobremanera a la corona de Aragón. Pedro Madruga se posicionó del bando portugués hasta su rendición en Acasovas.

Alfonso Philippot, aportaba sobremanera el motivo buscado por tantas teorías, aquel que debería justificar que Cristóbal Colón y sus coetáneos más cercanos trabajaran por ocultar su origen y cuna.

Llegados a este punto, trataremos de demostrar que el candidato aportado por Alfonso Phlippot, además de ser el único que queda sin descartar, a falta de otros nuevos, reúne sobradamente todos los condicionantes para ser incluido en un proyecto de autentificación utilizando los últimos avances en la ciencia genómica.

Algunos Indicios y vidas paralelas que llevaron al sr. Philippot a formular su Tesis:

  • Además de la aseveración de Fernando Colón y el padre Las Casas sobre la nobleza de linaje del Almirante, y que los dos tenían almirantes en su familia, los reyes siempre le dieron tratamiento de Noble tanto en las maneras como en las formas. ¡Colón era noble!
  • Tanto en un caso como en el otro empiezan a navegar a la edad de 14 años por un periodo continuado de 23 años.
  • Tanto en un caso como en el otro, tenían conocimientos de latín y de las sagradas escrituras.
  • Los familiares de uno fueron los mejores aliados del otro, así como los enemigos de uno lo fueron también del otro.
  • Los dos fueron corsarios
  • Colón manifiesta tener diez hijos además de Diego, Pedro Madruga tenía 10 hijos.
  • Cuando unas fuentes aseguran que Pedro Madruga se refugia en Portugal, otras aseguran que Colón llega a este reino.
  • Cuando unas fuentes relatan como Colón abandona Portugal para irse a España, otras nos dicen que Pedro Madruga alberga la misma idea.
  • Cuando unas fuentes sitúan en la misma fecha a uno y a otro de camino a España, llevando el mismo cometido de reunirse con los reyes, entre Valladolid y Alba de Tormes uno aparecerá ya para siempre, mientras el otro desaparecerá sin dejar rastro.
  • Cristóbal Colón se negó siempre a firmar como “Cristóbal Colón”, recurriendo a la forma “xpo. Ferens”, el capellán y confesor de los reyes que trató en persona a Colón, le llama en uno de sus escritos “Petrum Colonum”. Cristóbal Colón dijo: Pónganme, pues, el nombre que quisieren, que al fin David, rey sapientísimo, fue guarda de ovejas, y después fue hecho rey de Jerusalén, y yo siervo soy de aquel mesmo que le puso a él en tal estado.”

 

Además, en los últimos años nuevos datos se vienen a sumar en defensa de la Tesis Colón/Madruga:

Rodrigo Cota rescata de una crónica del siglo XVI, escrita por “Francesillo de Zúñiga” un texto revelador donde aparece Diego de Sotomayor como hijo de Cristóbal Colón y a este además como protector del primero:

«Iba también con su majestad monsieur de Laxao, e contábale como don Diego de Sotomayor é el clavero de Alcántara e Rodrigo Manrique no tenían justicia para pedirle la encomienda mayor de la dicha Orden, que él era aficionado a ser de ella, y más si le daban la encomienda mayor. Decíale también que don Diego de Sotomayor parecía hijo bastardo de Colón el almirante de Indias, é solicitador de la mejorada (…)»

Se recupera otro texto olvidado del siglo XVII, donde Cristóbal Colón hace el camino a Barcelona con tres hijos para reunirse con los reyes para comunicarle la “gran noticia”:

“Paso por la ciudad de Córdova; fue recevido de los cavalleros de aquella ciudad, como era razon, llevando descubiertas las cosas particulares que de las Indias traia. Con mayor contento le recibio doña Teresa Enríquez de Harana, su mujer, señora natural de Cordova, y sus hijos don Diego, don Cristóbal y don Hernando. Con ellos camino la via de Barcelona”.

Diego Colón, Fernando Colón y Cristóbal de Sotomayor, antes de 1492 coincidieron al servicio de los reyes y príncipes como pajes y bajo su protección.

En otro documento Diego Colón solicita un traslado del testamento de su padre donde figura como principal testigo Diego de Sotomayor hijo mayor de Pedro Madruga, el mismo para el que Cristóbal Colón solicitó la mejorada, el mismo que parecía hijo bastardo del Almirante de Indias según la crónica del Francesillo de Zúñiga.

El genealogista Antonio Pedro documenta la existencia de un hermano de Pedro Madruga llamado Juan González, que coincide con el perfil de Bartolomé Colón, hijo de la misma madre y del mismo padre. Este apellido González, concuerda con la supuesta madre de Colón según Alfonso Philipot: “Constanza González Colón”.

Manuel Doval a finales de 2013, encontró en las murallas del castillo de Sotomayor, lo que parecen las armas que según los reyes Católicos, Cristóbal Colón solía traer. Hallazgo que se suma a otro trabajo de Antonio Pedro Sottomayor sobre la supuesta madre de Pedro Madruga y Cristóbal Colón.

Un estudio pericial realizado por la perito calígrafa Mª Teresa Torres Legarreta, determinó un alto grado de similitud que no es casual y lleva a pensar que se trata de la misma persona que escribe en momentos diferentes de su vida. Para el estudio se comparó la grafía de documentos con referencia a Cristóbal Colón y a PedroMadruga pertenecientes en los dos casos al archivo de la Casa de Alba, siguiendo parámetros grafoanalíticos como: orden espacial, dimensión, presión, forma, rapidez, inclinación de las letras, apertura de los óvalos, continuidad y gestos tipo, además del estudio de la firma y de la rúbrica.

michelote_colon

Fernando Colón y el padre Las Casas nos dicen que los corsarios “Colón” eran del mismo linaje y familia que Cristóbal Colón, que Cristóbal Colón navegó con ellos por mucho tiempo y que coincidieron, desde el mismo bando, en la batalla contra barcos genoveses del cavo San Vicente en 1476. Pedro Madruga, que según Alfonso Philippot su madre era “Constanza González Colón” vecina de Pontevedra, luchó junto a estos corsarios durante las guerras de sucesión. Esta relación entre Pedro Madruga y la familia de corsarios “Colón” está de sobra documentada, y más ahora con otro suceso:

El 9 de agosto de 1477 en Medina del Campo el rey Fernando de Aragón firma una real Provisión contra Michel de Nicola, conocido como Michelote y sobrino del la mujer del corsario Guillermo Casanova Colón, por el asesinato de la tripulación de un buque inglés y posteriores tratos con Pedro Madruga en la venta del botín.

Resumido y concretado los motivos que justifican el realizar un coteje de ADN  con  miembros de la Casa de Sotomayor, se hace imperativo que las instituciones y organismos reconduzcan su anquilosada postura. Todavía están a tiempo.  ¡Pro-ADN Colón gallego, YA!