Cristóbal de Sotomayor, el otro hijo

Cristóbal de Sotomayor, el otro hijo

Curbera_moreu-200x2701

Cristóbal Colón en una carta a su hijo Diego menciona que deja otros hijos de los que lamenta no haber podido ocuparse.

Tras el retorno de su primer viaje en marzo de 1493, Cristóbal Colón escribe a los Reyes:

“Ahora, serenísimos príncipes, acuerde V.A. que yo dejé mujer e hijos al inicio de este viaje del cual retorno ahora y vine de mi tierra a le servir cuando arribé a Castilla…”.

Según todos los historiadores Cristóbal Colón residió, al menos, nueve años en Portugal. Por lo tanto cuando llegó a Castilla lo hizo desde Portugal, por lo tanto llama a Portugal “su tierra”.)

El historiador Dtor. Morales y Padilla escribió una obra manuscrita e inédita fechada en 1620, “HISTORIA DE CÓRDOBA” en ella encontramos un dato curioso cuando nos describe el viaje de Colón a Barcelona para contarles los pormenores del reciente descubrimiento:

“Paso por la ciudad de Córdova; fue recevido de los cavalleros de aquella ciudad, como era razon, llevando descubiertas las cosas particulares que de las Indias traia. Con mayor contento le recibio doña Teresa Enríquez de Harana, su mujer, señora natural de Cordova, y sus hijos don Diego, don Cristóbal y don Hernando. Con ellos camino la via de Barcelona”

(Historia de Córdoba, 1620, Tomo II – Folio 434, Cap. 35)

En el segundo viaje, junto a Ponce de León viaja Cristóbal de Sotomayor hijo de Pedro Álvarez Sotomayor (Conde de Camiña), y que en Puerto Rico le llaman Cristóbal Colón de Sotomayor, fue el primer colonizador de Puerto Rico y murió a manos de los Indios junto a su sobrino y sus criados, por mantener una relación con una hija de un cacique local, a ella también la mataron. Todos los Puerto Riqueños conocen la historia de amor entre la india Taina y Sotomayor hijo del conde de Caminha.

En el diario del primer viaje (jueves 14 de febrero; extracto de Las Casas), “que también le daba gran pena dos hijos que tenía en Córdoba al estudio que los dejaba huérfanos de padre y madre en tierra extraña…,”, la madre de Fernando todavía vivía, ¿Quién era entonces, ese segundo hijo que dejaba huérfano, además de Diego?.

Es muy interesante el hecho probado que tanto Diego Colón, como Fernando Colón y Cristóbal de Sotomayor, antes de 1492 quedaron al servicio en la corte de los reyes y príncipes como pajes y bajo su protección. Esta coincidencia en la Corte como pajes, explicaría que años más tarde (1509), Cristóbal de Sotomayor obsequiease a Fernando Colón con el manuscrito “Secacius totius alchimie Guillel mi Sedacerii” con la, “Suma de Gever”.

En el segundo viaje, junto a Ponce de León viaja Cristóbal de Sotomayor hijo de Pedro Álvarez Sotomayor (Pedro Madruga), y que en Puerto Rico le llaman Cristóbal Colón de Sotomayor, fue el primer colonizador de Puerto Rico y murió a manos de los Indios junto a su sobrino y sus criados, por mantener una relación con una hija de un cacique local, a ella también la mataron. Todos los Puerto Riqueños conocen la historia de amor entre la india Taina y Sotomayor hijo del conde de Caminha. Cristóbal de Sotomayor que había sido secretario del rey Felipe, llegó junto con Diego Colon a las Indias. La relación de Diego Colón y Cristóbal Sotomayor fue muy estrecha y uno actuaba como defensor del otro. Diego Colón consideraba que al tener mayor linaje Cristóbal de Sotomayor que Ponce de León, el primero debería tener mayor rango en la expedición, no fue así por que el mismo Cristóbal de Sotomayor renunció a su rango, este dato es importante, al convertirse en el primer noble que rompe la tradición de linaje, pero aún así tenía más indios bajo su servicio que ningún otro español en Puerto Rico, cosa que Diego Colón justificaba.

Para los defensores del Colón gallego, el relato de Morales Padilla, no es un error casual que haya que pasar por alto, como hicieron hasta ahora algunos historiadores. Hay que tener en cuenta que la publicación de este libro se realiza 90 años antes que la publicada por el mayor biógrafo de Colón, su hijo Hernando, interesado tanto como su padre en mantener su origen incierto.

En una carta escrita por  Cristóbal Colón a su hijo Diego Colón, le dice:

 “De tu hermano haz mucha cuenta: él tiene buen natural, y ya deja las mocedades: diez hermanos no te serían demasiados: nunca yo fallé mayor amigo á diestro y siniestro que mis hermanos”.

No se caracterizó Cristóbal Colón por dejar pistas claras sobre su origen y cuna, motivo por el cual este asunto tanto ocupa, pero la frase no deja de ser curiosa ante la coincidencia del número de hermanos que Diego Colón tendría si le sumamos a Fernando Colón los nueve hijos del Conde de Caminha. Para desmontar esta declaración, algunos han intentado poner y quitar hijos al Conde, pero no siendo posible, se decantan por otra frase que días más tarde Cristóbal Colón escribiría a Diego Colón: “Ya dije la razon que hay para templar el gasto -A tu tio tien el acatamiento que es razon, y á tu hermano allega como debe hacer el hermano mayor al menor: tú no tienes otro, y loado nuestro Señor, este es tal que bien te es menester”. Si la primera frase puede ser interpretativa, aunque coincidente, esta todavía lo es más; si solo cogemos “tu no tienes otro” parece concluyente y explícito, pero si la declaración la interpretamos en su contexto y literalidad, “tu no tienes otro” hace alusión a un hermano menor, cosa cierta en cualquier caso.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.







Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.