«…me sentía igual a las dos coronas»

En principio, los Reyes Católicos no se mostraron propicios a satisfacer a Colón, por lo que este dijo:

“Pensando lo que yo era me confundía mi humildad;

pero, pensando en lo que llevaba,

me sentía igual a las dos coronas.”

 sentia-igual-dos-coronas

¿Cómo interpretar este oscuro pasaje? ¿Qué es lo que era Colón? Y ¿qué es lo que llevaba? ¿A qué dos coronas se sentía igual?…

Los catalanistas lo interpretan como que una de esas coronas dos coronas era la del reino de Aragón. Claro… Otros lo interpretan su humildad como que Colón intentaba pasar a ser noble… en fin.

Pero una vez más la moderna tesis gallega encuentra respuestas que nadie tiene, pues sabemos que las dos coronas a las que sirvió Pedro Madruga de Soutomaior -verdadera identidad de Colón- eran la castellana y la portuguesa como señor de Caminha que era (Portugal) y Vizconde de Tuy (Galicia). Es decir, el noble propietario de ambos lados de la frontera del río Miño, e involucrado por tanto con ambos reinos. Efectivamente, sabemos que Pedro Madruga fue fiel seguidor de Enrique IV de Castilla, y que sólo tras la muerte de éste se alía con el rey de Portugal Alfonso V, precisamente para eliminar del acceso al trono a Isabel la Católica.

Si pensamos entonces en lo que era, veremos que era uno de los nobles mas poderosos de su tiempo, que estuvo enfrentado a Isabel de Castilla y que tuvo que cambiar su identidad por exigencia de los reyes católicos antes de que le perdonaran, y así partir en su descubrimiento. Al someterse le concedieron la posibilidad de conquistar para ellos las tierras que había descubierto (1). Es decir,  lo que llevaba

 

Colón se sentía igual a las dos Coronas

Que Colón se debía a ambos reinos, Castilla y Portugal, es mas que obvio si repasamos su historia. Eso explica por qué Colón va a Lisboa en primer lugar tras el descubrimiento. Y probablemente, también por eso, porque Colón mantenía contacto con Portugal desde Castilla, la línea del tratado de Tordesillas se amplió  370 leguas hacia el Oeste, lo que permitió descubrir Brasil a los portugueses…

Sí, yo creo que Colón jugaba a dos bandas: Castilla y Portugal. Y por eso al llegar a Lisboa, a Colón le recibe allí, en nombre del rey, D. Martin de Noronha, causalmente sobrino de Pedro Madruga. Y luego, Colón se reúne también con el rey Juan II y con la reina portuguesa, que le hace incluso esperar hasta a su llegada, porque quiere hablar en persona con él. ¿No es extraño que el rey portugués Juan II, una vez que Colón se ha pasado al enemigo -a Castilla-, aún le siga considerando en una carta «O nosso especial amigo»?  En esa misma carta le denomina primero Colon y luego Collon (2)  Y también por eso los investigadores portugueses creen que Colón era un espía al servicio del rey Juan II…  Hay tantos y por eso que no acabaríamos…

Son muchos los datos que conocemos y que no caben ahora aquí sobre las peripecias de Madruga en Portugal. Y son tantos los datos de Madruga en Castilla, antes de desaparecer, en el mismo lugar y fecha en que aparece Colón! ¿Por qué se pasó Madruga a Castilla, tras dejar de estar escondido en Portugal?  Y todo coincide en su periplo con las fechas de Colón… Son tantas CAUSALIDADES entre estos dos hombres -Colón y Madruga- que no cabrían aquí, pero podéis seguirlas en el magnífico sitio web de Fernando Alonso Conchouso (cristobal-colon.com)

Siguiendo con la proposición inicial, sólo la tesis gallega presenta a un descubridor que servía a las dos coronas: Castilla y Portugal. La tesis gallega no sólo presenta esta prueba que menciono aquí ahora, no. Presenta docenas de otras pruebas mucho más relevantes que usted podrá leer en esta web citada y en lso numerosos libros de una tesis con 120 años de historia.  Según se va escarbando en el tema, mas coincidencias encontramos, pues conociendo LA CLAVE DE CRISTÓBAL COLÓN, observamos que todo coincide, y que todo continúa involucrando a Pedro Madruga de Soutomaior con Colón. Él es la clave. Sus vidas son como las bandas de una cremallera, que cierran una con otra a la perfección. Es tan sólo cuestión de tiempo que se sepa, pues todos los datos históricos cuadran a la perfección.

Y ahora los gallegos VAMOS A POR EL ADN.

Y no cejaremos hasta cotejarlo con los Soutomaior, porque sabemos la verdad. Tenemos la verdad y la certeza de que Colón era el noble gallego Pedro Madruga. Y las demás tesis podrán seguir especulando sin poder hallar nada nunca, porque la verdad permanece esperando en Galicia, concretamente en Poio y en Soutomaior, hasta que los historiadores se aclaren. Allí está el origen de Colón, agazapado tras la personalidad del noble galaico portugués Pedro Alvarez IV de Soutomaior más conocido por Pedro Madruga. Él era Colón.

Y con el tiempo se sabrá… ¡Colón era galego!

Carlos de Vilanova

 

(1) En las propias Capitulaciones de Santa Fe se expone por escrito: «Las cosas suplicadas e que Vuestras Altezas dan e otorgan a don Christoval de Colon, en alguna satisfacion de lo que ha descubierto en las Mares Oceanas» (Ver http://cristobal-colon.com/2012/03/las-capitulaciones-de-santa-fe/

(2) De su apellido original Coullón, o Collón, que su hijo Fernando dice que limó, proviene el extraño asunto del huevo de Colón  que nadie ha sabido explicar. Ahora está claro, pues Collón es cojón -o huevo- en gallego, algo de lo que hablaremos en otra ocasión…

3 comentarios sobre “«…me sentía igual a las dos coronas»”

  1. São esses «ovos» que vão faltando aos historiadores profissionais. Quando os tiverem…
    Belo artigo,Carlos. Relembremos também as palavras do historiador galego José Garcia Oro:
    «Así iniciaba Pedro su doble ciudadania, origen de su grandeza y también de su desventura» (La Nobleza Gallega en la Baja Edad Media, pag. 226)

  2. Entre as dúas coroas andaba o xogo, máis preferir, prefería a Portuguesa, as cousas sairon coma sairon, e en realidade o que él agochaba
    era ser rei de Galicia có protectorado de Portugal.

  3. Cerca, muy cerca; pero inexacto.

    “Pensando lo que yo era (me confundía mi humildad);

    pero, pensando en lo que llevaba,

    me sentía igual a las dos coronas.”

    Qué humildad es esa cara a la intención del mensaje? ¿Qué noble es aquel que se siente humilde?¿Soy humilde en comparación con los reyes o soy humilde ante una situación que me rebasa?¿Qué soy ahora en este proyecto como para sentirme confundido y perdido?Ya no soy en este proyecto el que era; no me he dado cuenta de lo importante que soy en realidad en este proyecto: es algo extraño saber la magnitud y no tener la capacidad de saber estar a la altura de de mi finalidad. Sé (ahora) cual es mi posición en esta empresa, es demasiado grande y el velo de la humildad mía no me permite entenderla y dominarla completamente. No he tenido nunca semejante responsabilidad; y mi humildad -mi refugio- no me daba las claves para entenderlo: hasta ahora.
    ¿Un concreto noble gallego podía pensar así despues de su experiencia vital?¿Tenía madruga algo remotamente parecido en la personalidad de un señor que escribe frases como esas? La supuesta personalidad de Madruga que se ha presentado encaja muy mal si se la atribuimos a él estas frases. Cuidado, supone todo un corte en seco lo que fue Madruga antes, durante y después de estas frases colombinas.

    «Pensando lo que yo era me confundía mi humildad»
    ————-
    «pero, pensando en lo que llevaba, me sentía igual a las dos coronas.”

    ¿Qué es lo que llevaba? ¿Un viaje?¿96 personas?¿Tres barquitos?¿Que es lo que llevaba como para que ambas coronas se interesasen tanto?¿En qué se beneficiaban ambas coronas y hacerme sentir a mí en tal alto interés?¿Qué hay detrás de eso que llevaba como para sentirme así? Despues de todo, yo fui el que aportó esa idea y ambas coronas me confiaron la batuta y esperan que se la devuelva de la misma manera a la que me fue otorgada.
    Yo llevaba mucho más que lo que la realiad amuestra; esto no es un viaje, no es una demostración de mis conclusiones pues ambas coronas necesitan más que eso y yo mismo me encuentro sólo ante la incertidumbre de esta idea ser acertada. Decisiones así, sólo los reyes las toman. Yo he descubierto algo que no se refiere a lugares, sino a intenciones futuras que ambas coronas intuyen ser beneficiosas como para aparcar diferencias, al menos en este asunto. Y esa mira regia me hace sentir en tal alto estado.

    Esa mirada regia entra en conflicto con mi humildad al verme lo que era en este negocio: no mi condición social sino mi posición en el cargo; pero soy consciente de lo que llevo.
    ———

    Colón no juega a dos bandas. Ser noble gallego de tanta importancia como dice el texto contradice el significado de ese viaje. Un noble gallego que tuviese propiedades en ambas coronas en nada beneficia a ambas coronas. A las dos coronas les es indiferente las intenciones particulares de un noble que tiene tierras en dos países. El tener propiedades en ambas coronas no aporta nada al propietario en el interés que une a las dos coronas. Por eso se confunde la territorialidad con la universalidad. EL objetivo de Colón es de mira universal, más allá de la territorialidad en la que cae la tesis gallega. Si ambas coronas entendieron el mensaje universal que Colón vendió, los reyes lo ajustaron a una territorialidad que pudiese ser limitada más allá de, y que sólo ambas coronas pudieran salir ganando.

    Por eso Colón no juega a dos bandas, ni las dos coronas están enfrentadas en el juego. Lo que se forjó ahí fue la posibilidad de UN solo juego donde TODOS GANAN.

    Ahora entenderán por qué le atajó la vista y el oído a Juan II que en 14 años no entendía lo que Colón le decía. No es que se podia o no alcanzar Las Yndias, es ¿En qué me beneficia a mí después? Porque esa información no la tengo o no la veo.

    Si la tesis gallega continúa con la rémora interpretativa del contexto histórico en que nos movemos; sólo cambiando al personaje y al lugar, se continúa sin ver lo que eso fue.
    Sólo le han cambiado el color de la manzana y no han ido a la manzana.

    La tesis gallega adolece del síndrome de lo que se quiere ver. Yo quiero ver esto y al final acabo viendo esto. Se montó toda una hipótesis para que conduzca a una tesis prefijada y a la inversa: la tesis concluye en validar a la primera la hipótesis.

    Si quieren hacer una única persona, empiecen por aquellas que piensan igual. La cáscara no sirve de nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.