… le llamaban Pedro

Cristobal_Pedro_ColonAdmitido por todos que tanto Cristóbal Colón como sus hijos y familiares más directos trataron de mantener oculto su origen y patria, y que al observar la firma jeroglífica con la que firmaba, esta debería encerrar su verdadero origen. Muchos han sido los que han tratado de descifrar el secreto de este jeroglifo, y muchos han dicho y escrito que nunca se conocería el verdadero significado, pero Philippot al ser el primero en beber de las aguas de la fuente correcta, cayó rápidamente en la coincidencia de que cada una de estas iniciales colocadas en forma pidamidal, se correspondían con el árbol genealógico de Pedro Álvarez de Sotomayor (Pedro Madruga).

Según Manuel Lago y González, Obispo de Túy, la lectura de las siglas ha de ajustarse a estas normas:

  1. Las letras se han de leer en el orden en que Colón quería que se leyeran.
  2. Estas letras son abreviaturas, como se advierte al contemplarlas y se deduce de las mismas palabras del Almirante.
  3. La frase expresada en estas abreviaturas debe acomodarse a la significación del nombre de Colón o a alguna idea predominante en el inmortal descubridor.

Mi interpretación responde a las tres normas.

He aquí la firma, tal como aparece en muchos documentos:

firma01-300x199

Y he aquí también lo que dice Colón acerca de ella:

«Don Diego, mi hijo, o cualquier otro que heredare este mayorazgo, después de haber heredado y estado en posesión de ello, firme de mi firma, la cual agora acostumbro, que es una X con una S encima, y una M con una A romana encima y encima della una S, y después una Y griega con una S encima, con sus rayas y vírgulas, como yo agora fago, y se parecerá por mis firmas, de la cuales se hallarán muchas…»(Institución del Mayorazgo, 22 de febrero de 1498.)

Al coincidir las siglas con la estirpe de Pedro Madrua, la duda recaía en la última línea  «Xpo Ferens», que en Latín significa «Portador de Cristo» siendo evidente que Colón quería hacer un Juego de Palabras con estos términos. Philippot asegura que «Ferens» representa la unión de los apellidos de sus abuelos «Fernández» y «Eannes», y en el caso de «XPO», la «X» que nadie pone en duda ser la abrebiatura que en la época se empleaba para definir «Cristobal» y que «po» se usaba también para definir «Pedro». Por tanto, para cualquier paleógrafo «Xpo» significaba «Cristobal Pedro», cosa que no podía ser y no parecía tener sentido, pero sí lo tenía, el genealogista Alfonso Enseñat de Villalonga, sin querer ayudarnos , acabó por confirmar que «Xpo» quería decir lo que en realidad decía:

En 1530, es decir cinco años antes de que el primer cronista de las Indias, Gonzalo Fernández de Oviedo diera a luz su Historia General y Natural de las Indias, Lucio Marineo Siculo, cronista del Emperador Carlos V, escribía en su crónica titulada De las cosas memorables de España, que los Reyes Católicos, después de conquistar Canaria, enviaron a Pedro Colón a descubrir otras islas mucho mayores. Al principio a nadie sorprendió la noticia de que Colón se llamara realmente Pedro, pero andando los años algunos historiadores apuntaron a un posible despiste del cronista. Sin embargo, nadie se ha dado cuenta hasta ahora de que el testimonio de Marineo es corroborado por el gran humanista portugués y sacerdote el doctor Gaspar Frutuoso (1522-1591), que en su obra manuscrita Saudades da Terra, bebiendo en fuentes exclusivamente portuguesas -y más concretamente en los archivos de la isla de La Graciosa en el Archipiélago de las Azores- descubrió que Hiscóa Perestrello, esposa del capitán de la isla de La Graciosa, era cuñada del Pedro Colombo que descubrió el Nuevo Mundo, pues estaba casado con Filippa Moniz Perestrello, hermana de aquélla. Según esto, resulta que en Madeira y las Afores el descubridor era conocido también por Pedro Colombo.

Las dos fuentes en que bebieron Marineo y Frutuoso son tan antiguas y tan puras que no pudieron estar contaminadas por escritos posteriores. De ahí la importancia que debe otorgarse a estos dos testimonios, tan insólitos como casi olvidados.
 
Sólo nos queda un misterio por aclarar ¿de dónde le viene el nombre de Cristóbal? La respuesta nos la da Fernando Colón cuando afirma que su padre se dio a sí mismo el nombre de Cristóbal porque llevaba a Cristo, al igual que «San Cristóbal tuvo aquel nombre porque pasaba a Cristo por la profundidad de las aguas con tanto peligro». Esto significa que Colón cambió el nombre de Pedro que sus padres le impusieron en la pila bautismal. Y surgen ahora otras dos preguntas ¿cuándo y por qué cambió de nombre?.

Todos los que conocemos la historia de Pedro Madruga y su participación en las guerras de sucesión en Castilla y los conflictos por este motivo entre España y Portugal, podemos responder a las dudas del Sr. Villalonga.

[ratings]

 

 

Análisis Caligráfico Comparativo

Estudio Caligráfico por la perito Mª Teresa Torres Legarreta

Firma-colon

El estudio pericial sobre la identidad gráfica entre Cristóbal Colón y Pedro Madruga, realizado por la perito calígrafa Mª Teresa Torres Legarreta, determinó un alto grado de similitud que no es casual y lleva a pensar que se trata de la misma persona que escribe en momentos diferentes de su vida. Para el estudio se comparó la grafía de documentos con referencia a Cristóbal Colón y a PedroMadruga pertenecientes en los dos casos al archivo de la Casa de Alba, siguiendo parámetros grafoanalíticos como: orden espacial, dimensión, presión, forma, rapidez, inclinación de las letras, apertura de los óvalos, continuidad y gestos tipo, además del estudio de la firma y de la rúbrica.

Este  es el único trabajo que científicamente viene a demostrar la vinculación entre los dos personajes «Pedro Álvarez de Sotomayor» y «Cristóbal Colón». Ninguna tesis puede contar con nada parecido; y apuntala la tesis gallega solamente desde un punto científico.

Es una prueba válida que se podría presentar en un juicio y sería dada por válida, solamente otros peritos calígrafos serían quien de cuestionarla en base al procedimiento empleado, procedimiento y metodología, que por cierto, se consideró  ajustado a protocolo cuando fué revisado por miembros de la Universidad de Barcelona.

Con todo el material que la Tesis gallega atesora, con todas las coincidencias demostradas, con el perfecto encastre de la cronología biográfica de los dos personajes, con la explicación de ciertos misterios de la biografía oficiosa aclarados consecuentemente por la nuestra y con un análisis caligráfico comparativo de dos identidades de una misma persona, bien podíamos llevar a los tribunales a cualquiera que  diga otra cosa.

 

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=utuYZFK27tU]


[youtube http://www.youtube.com/watch?v=P1zxP8gmTjQ]

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=5lrYvikDigk]

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=oGKO9yuWEx4]

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=vPDavknSlxI]


 

 

Tesis Gallega de Colón

Celso García de la Riega
Celso García de la Riega, iniciador de la Tesis Gallega y verdugo de la genovesa

 

Durante el IV Centenario del Descubrimiento muchos intelectuales creyeron que con la publicación de la Raccolta unos años antes, este asunto quedaba concluido en lo fundamental, pero el Christoforo Colombo lanero de la Raccolta, no se parecía en nada al Cristóbal Colón descubridor, y es que tanto Cristóbal Colón como sus familiares, hicieron todo lo posible por ocultar su origen y pasado, francamente casi lo consiguen.

En el año 1892  Celso García de la Riega encuentra el primer indicio de un origen gallego de Colón al leer el libro titulado El Río Lérez, en el que su tío Luís García de la Riega describe las bellezas de la comarca surcada por este río, menciona una escritura de aforamiento hecho a principios del siglo XVI por el monasterio de Poyo, en las inmediaciones de Pontevedra, a favor de Juan de Colón y su mujer Constanza.

Más tarde Antelo Carmelo Castiñeiras secretario de la sociedad Arqueológica de Pontevedra y abogado, encontraría otros documentos en el Ayuntamiento de Pontevedra, donde aparecen los apellidos de Colón y Fonterosa -que eran los apellidos paterno y materno de Cristóbal Colón- estos documentos los llevó a la tertulia en la que él participaba, era la tertulia de Casto Sampedro fundador del Museo Arqueológico de Pontevedra, en esta tertulia es donde C.G. de la Riega retoma el tema de Colón, animado por los tertulianos y por la aparición de nuevos documentos encontrados y aportados por D. Casto Sanpedro, continúa en solitario hasta su muerte con la idea de un Colón pontevedrés viendo ya con más claridad lo inverosímil de las fuentes oficiales.

El 20 de diciembre 1898 realiza una conferencia en la Sociedad Geográfica de Madrid. La conferencia tuvo un gran impacto por lo novedosa e innovadora, pues hasta ese momento nadie discutía que Colón era genovés, aunque se sospechaba de muchos de esos documentos por falsos, la noticia de la nueva teoría llegó hasta muchos países Americanos e incluso algunos cambiaron sus libros de texto diciendo que Colón era Gallego por Pontevedra, tuvo un gran éxito y todo el mundo esperaba la publicación del libro, el libro se publico en 1914 y D. Celso murió un mes después de la publicación a la edad de 70 años, consiguiendo dejar tocada de muerte la concepción genovesa del Almirante, sus argumentos en contra de un Colón genovés son todavía hoy en día utilizados por todos los que defienden un origen distinto al oficial.

Una vez muerto, se organiza una cruzada con el fin de impugnar los documentos encontrados en los archivos de Pontevedra, la Academia de la Historia actúa de manera sospechosa y muy torpemente argumentado, publica un informe sobre los mismos, que quedará para el fin de los tiempos como la mayor vergüenza cometida por esta institución y sus firmantes.

Al tiempo que el apellido Colón aparece documentado en Pontevedra, otras pruebas van engrosando la historia de la tesis: La toponimia, muchos de los lugares y accidentes geográficos que Colón iba encontrando los bautizaba con los nombres lugares de las rías Baixas. El idioma, Colón no hablaba ni escribía en italiano, acostumbraba a hacerlo siempre en castellano pero con giros puramente gallegos. La gallega, la carabela que  Colón escogió en su primer viaje La gallega dedicada a la Patrona de Pontevedra “Santa María” y que había sido construida en Pontevedra llevando mayoritariamente tripulación gallega.

Hoy por hoy la Tesis gallega es la más antigua después de la genovesa y la que más pruebas indiciarias acumula a su favor y en contra de todas las demás, a falta de una partida de nacimiento que nunca aparecerá, la ciencia empírica nos da la razón. La cantidad ingente de pruebas, coincidencias y testimonios que nutren la tesis gallega, son de por sí una prueba científica (empírica).

El ataque pos-mortem a las pruebas aportadas por Celso García de la Riega acometido por traidores despreciables, es rápidamente contestado por sus opuestos, a favor de la tesis gallega con multitud de libros, artículos y comentarios de personajes relevantes de nuestra cultura que quisieron apoyar públicamente su compromiso con la Tesis Gallega. Tan solo la Guerra Civil fue quien de silenciarlos.

Los libros a favor:

 

En 1977 Alfonso Philippot Abeledo publica en el Faro de Vigo su primer trabajo “Don Cristóbal Colón de Soutomaior”, con una teoría totalmente inédita, Colón y Pedro madruga el famoso noble feudal gallego y/o portugués son la misma persona. En principio parece una historia fantasiosa parecida a las teorías levantinas, pero resulta que las piezas del rompecabezas empiezan a encajar, el documental probatorio gallego crece sin parangón conocido y continúa.

Philippot nos dice: La importancia de estos hallazgos nos indujo a revisar el testimonio de Lucio Marineo Sículo, del año 1530, y de la propia Academia de la Historia, llegando a la conclusión de que su nombre de pila completo era Cristóbal Pedro, tal y como refleja la abreviatura del polémico documento de 1496: XPº de Colón. Por otra parte, la cita de Marineo, “Petrum Colonum”, viene corroborada por el reciente hallazgo de un texto del gran humanista y sacerdote portugués Gaspar Frutuoso (1522-1591) en su obra manuscrita “Saudades da Terra”, publicada hacia 1580.

Recientemente Rodrigo Cota, escribe su primer libro “COLÓN, PONTEVEDRA, CAMINHA”, donde aporta una visión esclarecedora de la verdad, pero entre todas las pruebas indiciarias que refleja en su libro hay una que todavía retumba en el oído de los sordos.

Rodrigo Cota: “Casi cinco siglos antes de que Celso García de la Riega presentara sus trabajos sobre el posible origen pontevedrés de Cristóbal Colón y Alfonso Philippot hablara de su teoría, que sostiene que el descubridor y Pedro Madruga eran una misma persona, ya circulaba en la corte un texto que mantenía exactamente la misma tesis.

A principios del siglo XVI, pocos años después de la muerte del almirante, el rey Carlos V recibió como regalo un manuscrito satírico realizado por Francesillo de Zúñiga, su bufón. Se trataba de una crónica burlesca sobre los personajes de la corte y en general de la nobleza española, se aireaban los trapos sucios de muchos de ellos y se hacían ‘afortunadas’ comparaciones entre personas y animales u objetos.

Los Bufones eran generalmente plebeyos y su trabajo consistía en entretener al rey y a sus cortesanos. Para ello contaban con licencia para decir las verdades que otros no podían, siempre que lo hicieran con gracia. Los problemas para Francesillo comenzaron a raíz de la obra que nos ocupa, pues muchos de los aludidos, lógicamente, no veían con buenos ojos saberse ridiculizados ante el rey por un bufón. Francesillo murió asesinado, según todas las fuentes, por orden de algún noble que le pudo perdonar que hubiera puesto por escrito información inconveniente.

Con el tiempo la crónica fue pasando de moda y las copias del explosivo manuscrito quedaron dormidas hasta el año 1855, en que el afamado editor Ribadeneyra incluyó el texto en un tomo recopilatorio titulado ‘Curiosidades Bibliográficas’.

Entre otras referencias a la familia Sotomayor destaca el siguiente párrafo:

«Iba también con su majestad monsieur de laxao, e contábale como don Diego de Sotomayor é el clavero de Alcántara e Rodrigo Manrique no tenían justicia para pedirle la encomienda mayor de la dicha orden, que él era aficionado a ser de ella, y más si le daban la encomienda mayor. Decíale también que don Diego de Sotomayor parecía hijo bastardo de Colón el almirante de Indias, é solicitador de la mejorada…»

Es preciso aclarar que Diego de Sotomayor de quien se dice «parece hijo bastardo de Colón» era en realidad hijo de Pedro madruga, lo que, como mínimo, demuestra que Francesillo y Philippot, con cinco siglos de diferencia sostenían que Colón y Pedro madruga eran una misma persona. También resulta sorprendente que Colón fuera el «solicitador de la mejorada», es decir, que era quien en vida había intermediado para que se le concediera a Diego de Sotomayor un ascenso, pues ¿qué hacía Colón ocupándose de un hijo de Pedro Madruga?.

Aunque los más escépticos puedan pensar que el testimonio de Francesillo puede ser resultado de una bufonada, deben tener en cuenta que toda la información que proporciona la obra sobre hechos y personas y, que hasta el momento se ha podido comprobar, se ajusta a la realidad. Así, cuando afirma en otros casos que alguien «parece hijo bastardo de alguien las genealogías confirman que realmente lo era. También los hechos que se narran son ciertos. La intención de Francesillo al escribir su obra no era la de informar al rey sobre personas o circunstancias que el rey desconocía. El rey sabía de sobra quién era cada quién y lo que había hecho cada cual. Lo que Francesillo hizo fue contar con humor la realidad pues a fin de cuentas se trata de una crónica, aunque sea burlesca. y poca gracia hubiera tenido para Carlos V leer hechos inciertos.

Pero hay más. El noble real del bufón era Francés de Navarra. El apellido Zuñíga (stuñiga) lo había tomado del duque de Béjar, Álbaro De Zúñiga y Sotomayor, a cuyo servicio había estado hasta ser reclamado por el rey. Y este sotomayor era pariente cercano de Pedro Madruga, y además ocupaba un cargo relevante en la orden de Alcántara, la misma en la que Diego de Sotomayor aspiraba a un encomienda, por lo que la información además de llegarle al bufón por su presencia constante junto a Carlos V, la obtiene de su cercanía a la familia Sotomayor.” Vuelvo a recalcar un pequeño detalle, Colón tuvo que nacer en algún sitio, de las teorías que existen solo una puede ser válida y en todo caso ninguna, habrá que conocer la verdad de un personaje de la transcendencia de Colón por encima de intereses oscuros, de momento las pruebas de adn han descartado claramente a tres teorías (genovesa, levantina y portuguesa). No se quiere cotejar el adn con muestras gallegas, a falta de una imposible partida de nacimiento (no era uso en la época) el coteje del adn será quien nos dé la razón o nos la quite como a los demás.

Nosotros, hace tiempo que superamos el debate sobre su lugar de nacimiento, nuestro convencimiento es absoluto. Nos dimos cuenta que al buscar en el lugar correcto todo encaja y resulta más fácil.

Fernando Alonso Conchouso

COLÓN quiso que su PATRIA fuese ¡INCIERTA!

El Huevo de Colón
¿Quien era ese del huevo?

COLÓN: Yo no soy el primer Almirante de mi familia. Pónganme, pues, el nombre que quisieren, que al fin David, rey sapientísimo, fue guarda de ovejas, y después fue hecho rey de Jerusalén, y yo siervo soy de aquel mesmo que le puso a él en tal estado.

SU HIJO FERNANDO: Quiso que su patria y origen fueran menos seguras y conocidas.

Sigue leyendo COLÓN quiso que su PATRIA fuese ¡INCIERTA!

¡Si!, tengo un Can de Palleiro

Tengo que deshacerme de la pareja de Can de palleiro, se me escapan continuamente y tengo problemas con los vecinos. El macho (hijo de Gipanto) está registrado por la Xunta y la perra (hija de fusco) tiene 14 meses, a los 18 meses tenía pensado hacerle el reconocimiento de raza. Los perros tienen un excelente carácter.

Interesados contactar en conchouso_arroba_gmail.com

 

Can de Palleiro
Can de Palleiro

Ya hace tiempo que trato de omitir que tengo perro, el motivo es el pánico que me produce la pregunta de rigor:

Y ¿Qué perro tienes?

¡Tengo un “can de palleiro”!

-Son los mejores, son más listos que los de raza.

No, no, es de raza ¡can de palleiro!, la Xunta de Galicia lleva un registro de aquellos ejemplares que reúnen unos criterios raciales concretos. Y si se decía de ellos que solo les faltaba hablar.

– Ya, nosotros tuvimos siempre perros palleiros y eran los más listos.

¿Y como eran?

– Pues, cada uno de su padre y de su madre.

No, no, lo que teníais entonces eran perros cruzados, que sí, que vulgarmente se le llaman en Galicia “palleiros”, se le puso este nombre en alusión al lugar donde dormía, pero yo tengo un “can de palleiro” que es el perro de pastoreo que siempre hubo en Galicia antes de la llegada de otras razas foráneas.

– Si, si, al final son los más fuertes y más listos, dan menos problemas que los de raza.

Mira…   ¡vai raña-la cona!.

Sigue leyendo ¡Si!, tengo un Can de Palleiro

COLÓN, CORSARIO GALLEGO

Su etapa corsaria

Circular del 6 de octubre de 1473, cursada por los Cónsules de la Mar de la ciudad de Barcelona a todas las villas, castillos y lugares de la costa de Levante, avisando estén alerta por haber sido avistado en la costa de Valencia a un corsario llamado Colón con una armada de siete naos el 29 de septiembre.
Fernando Colón hijo de Cristóbal Colón, nos dice en su libro “Historia del Almirante” que los corsarios gascones Guilleume Caseneuve-Collón y Juan Collón, conocidos como Colon el viejo y Colón el mozo, tío y sobrino respectivamente, eran sus parientes, y Washington Irving dice que navegó Colón con estos almirantes muchas veces y por largo tiempo. Estos corsarios eran temidos en todo el mediterráneo y tan terribles en sus hechos contra los infieles, que las madres moriscas asustaban a los niños con su nombre. Muchos otros colombistas nos dicen que Colón iba precisamente al mando de una nave en la flota del corsario Juan de Collón, cuando intentaron interceptar una flota veneciana entre Lisboa y el cabo de San Vicente.

Uno de estos almirantes al servicio de Francia lo encontramos durante las guerras antisabelinas, en las costas gallegas luchando mano a mano con nuestro Pedro Madruga, así lo testifican los reyes el 16 de Febrero de 1476: 

(Bajo el mando de Colón estaba Juan de Granada, un marino experto de Rentaría, quien ante las promesas de favores y recompensa por parte de los Reyes, deserta de la flota al mando del Corsario e intenta su captura.) 

“Por cuanto por nuestra parte vos fue mandado que, como bueno e leal subdito e natural nuestro, vos redujeses a nuestro servicio e ficiesesdes toda guerra e mal e dapno al dicho Colón, corsario, e le prendiesedes e tomasedes cualesquiera naos que toviese, las quales el habia robado a nuestros subditos e naturales, e ficiesedes sobre ello todo vuestro poder, e vos, como bueno e leal e fidelidad que nos devedes, pusistes en obra, e trabajastes por prender al dicho Colón, e peleastes con sus gentes, e feristes e matastes mucha della en el puerto de La Coruña, e le tomastes dos naos que le pudistes aver, e prenderiades se podierades al dicho Colón”. 

Durante las guerras antisabelinas (1474-1476), la nobleza gallega se divide entre los partidarios de Isabel y su tía Juana (la beltraneja), casada con el Rey de Portugal, entre los partidarios de Juana se encuentra Pedro Álvarez de Sotomayor (Pedro Madruga) quien hasta ese momento mantenía un control férreo sobre las ciudades y señoríos gallegos, y a quien las gentes de Pontevedra lo aclaman como “o noso rei”. 

Este omnipotente señor Feudal, hasta ese momento invencible por su astucia, versatilidad y pericia en la guerra, tanto fuese por tierra, como por mar, y que además había cursado estudios eclesiásticos, (carta de Enrique IV donde lo propone como arzobispo de Santiago) se encontraba en el otoño de 1476 cercado por las tropas Isabelinas en la ciudad de Pontevedra, tan solo contaba con la ayuda del temido almirante y corsario Gascón Guilleume de Caseneuve-Collón, conocido en todo el mediterráneo por Colón el viejo, quien actuaba como Almirante del Rey de Francia, y por la alianza de este con el rey de Portugal, ahora ayudaba a Pedro Madruga. 

A este corsario la piratería le aporta cuantiosos bienes en recursos y naos, obtenidos en estos años de su estancia en las costas gallegas, principalmente por el acoso que impartía con frecuencia a marineros vascos y comerciantes genoveses, los primeros habían llegado a un acuerdo con el Almirante gascón, pero al poco tiempo vuelven a ser saqueados y extorsionados. Jurando venganza estos, participan con el rey Fernando en armar una importante flota al mando de Ladrón de Guevara, quien sabiendo la situación exacta del Corsario (Pontevedra), se dirigen a su captura, y ayuda en la rendición de Pontevedra. Pedro Madruga y el corsario francés consiguen resistir en Pontevedra, pero pierden la ciudad de Baiona, de gran importancia marítima para los reyes Católicos. 

¿Que parentesco tenían entonces estos corsarios al servicio de Francia y Portugal, con Cristóbal Colón y los Colones pontevedreses? 

Durante su presencia en nuestras costas, al menos, tres años como mínimo, uno o ambos corsarios tuvieron que establecer residencia en alguna zona dominada por Pedro Madruga, su aliado. 

El apellido Colón encontrado en Pontevedra, no es común en Galicia y ciertamente no parece gallego, su otra acepción del apellido, el apellido original “Collón”, si era un apellido común en Francia, incluso hoy en día. 

Como sabrán los lectores, no somos pocos los que defendemos la galleguidad de Colón y que este y Pedro Madruga eran la misma persona, quien tenga dudas sobre el Colón gallego, debería leer el libro del Pontevedrés Rodrigo Cota, el del vigués Alfonso Philippot, o el de tantos otros; es por ello, que la presencia de este pariente de Colón en nuestras costas no deja de sorprendernos, y más si nos acercamos a la iglesia de Santa María de Pontevedra, donde aparece la siguiente inscripción: “ Os do cerco de Juan Neto e Juan de Collon feceron esta Capilla” 

 
Esculpido en piedra en la Basílica de Santa María la Mayor de Pontevedra (en la Capilla o Altar de los Neto y Colón), figura esta inscripción: “OS DO CERCO DE YOAN NETO E YOAN DE COLON FEZERON ESTA CAPILLA”

La españolización del apellido Collón, está documentada en los documentos encontrados por Don Carmelo Castiñeiro Antelo, por Don Celso García de la Riega y por el profesor Castro Sampedro, más tarde Alfonso Philippot encuentra más documentos en el monasterio de Poio, y estaremos de acuerdo, que por lo peyorativo del apellido en Galicia, no nos debería sorprender; de hecho la inscripción original fue alterada al ser limada una de las eles, seguramente por el motivo anterior. 

Nos invita a pensar por lo anteriormente expuesto, que el corsario y el benefactor de la iglesia de Santa María pudiesen ser la misma persona. 

Está documentado, también, que el hermano de Don Cristóbal, Don Bartolomé Colón, el adelantado, realizó un viaje a Pontevedra entre 1505 y 1506. 

Como dato curioso, en los documentos de Pontevedra, aparece un Colón el viejo y un Colón el mozo, y a los dos corsarios al servicio de Francia, se les conocía como Colón el viejo y Colón el mozo, respectivamente. Aparecen también defendido por varios autores, que los hijos del Colón el mozo pontevedrés, se llamaban Cristóbal, Bartolomé y Diego. 

Siempre resultó extraño como los Colón eran recibidos por nobles señores y reyes, siendo ellos hijos de un cardador de lanas, pero cuando Bartolomé Colón viaja a Francia y es recibido por Ana de Beaujeu, regente durante la minoría de edad de Carlos VIII, y ofrece el plan de Cristóbal, no lo hace como un cardador de lanas, si no, como capitán y natural de su reino, Bartolomé Colón estuvo residiendo en Francia hasta llegarle noticias de la proeza de su hermano. 

El debate de su nacionalidad debe centrarse en si Cristóbal Colón era más portugués que francés, o más gallego que portugués, pero tengan por cierto que ni italiano, ni catalán, ni cordobés. 

A partir de 1483 se produce la increíble desaparición de Pedro Madruga, no se entiende como un hombre de la importancia y relevancia en los acontecimientos de la época, desaparezca sin dejar huellas, y no se conozca el lugar de su sepultura e incluso si tuvo alguna. 

Nos dice Vasco da Ponte que hay rumores de que el señor de Sotomayor muere en 1486, justo cuando realmente se tienen las primeras noticias de la existencia de un Cristóbal Colón entrando en Castilla para reunirse con los reyes. 

Algo parecido ocurre con los Corsarios Collon, desde que Guilleume Caseneuve-Collon es encargado de llevar a Alfonso V de Portugal a tierras Francesas en el mediterráneo, para que este último solicite ayuda militar contra los isabelinos, no se vuelve a saber nada de él ni de su sobrino. 

Bartolomé Colón era por sus trabajos, reconocido como un gran cartógrafo, y fue recibido por los reyes más poderosos del momento. ¿como es posible que no sepamos nada de su existencia, antes de 1486?. 

Yo abriría la posibilidad de un cambio de identidad de estos tres personajes y no de uno solo, es decir, de Pedro Madruga, de Guillermo Collón y Juan Collón; por los colones del descubrimiento. 

Muchos me tachareis de chalado, pero recordad una cosa:de Cristóbal Colón se ha hablado muchísimo, pero se sabe de él y los suyos poquísimo, todo está abierto y nada cerrado, y si no se sabe casi nada, es por que se estuvo buscando en el sitio equivocado, desde el panorama medieval gallego están las piezas del rompecabezas. 

Abramos el debate aquí en Galicia, por que está claro que fuera, interesa dejar las cosas tal como están. 

¿Que pasaría si encontrásemos un acta de nacimiento?, yo creo que seguiríamos igual, esto es una lucha mediática, a nadie le interesa que sea gallego, aquellos que creyeron ser su paisano, y ahora tienen importantes dudas, recurren ahora a desprestigiarlo, saben que tarde o temprano nos haremos con el reconocimiento de su galleguidad. Primero fueron recurrieron a esto, los italianos, ahora empiezan los catalanes y verés como los portugueses harán lo mismo, es como aquello del perro del hortelano, si no es para mí, no es para nadie. 

Busquemos el reconocimiento internacional, pero tampoco dejemos de lado la proeza del descubrimiento, que nos llegue con el esplendor que se merece y se merece Galicia. 

Por Fernando Alonso Conchouso

Un poco de historia sobre la tesis gallega de Colón:

Galicia la cuna de Cristóbal Colón

Colón cayó en el olvido ya antes de su muerte hasta por lo menos principios del siglo XVIII, fueron sobre todo historiadores franceses los que recuperaron al personaje y le dieron la importancia que realmente tenía, prueba de ello es el nombre que se le dio al Nuevo Mundo, gracias al oportunismo de Amérigo Vespucci quien se aprovechó de esta circunstancia. Sigue leyendo Un poco de historia sobre la tesis gallega de Colón: