Documentos falsos…, entre catalanes e italianos anda el juego

El nada insigne académico Ángel de Altolaguirre se cansó de defender el supuesto testamento de 1498 presentado a juicio en los pleitos Colombinos por Baltasar Colombo, años más tarde supimos que este nada insigne académico trabajaba y estaba a sueldo de la ciudad de Génova.

 

Altolaguirre: “Uno de los temas más discutidos en la actualidad y menos estudiados es el de si el testamento que don Cristóbal se dice otorgó el año de 1497 es apócrifo o auténtico; el asunto merece la pena de estudiarse, porque en un párrafo de él declara que nació en Génova y en otro lo confirma con la conocida frase De Génova salí y en ella nací. Durante mucho tiempo el escrito se ha tenido por auténtico; pero ahora algunos lo declaran apócrifo a fin de anular uno de los argumentos de mayor fuerza que se emplean para demostrar la nacionalidad italiana del Almirante.”

 

Estamos acostumbrados al poco rigor del Sr. Altolaguirre, pero confundir la provisión real de 1497 para constituir mayorazgo con el supuesto testamento de 1498 solo puede ser por torpeza del académico o mala intención, o por las dos a la vez. El supuesto testamento de 1498, confunde continuamente  las fechas y los textos de tres documentos atribuyendo según le interese al documento falso de 1498. Este documento es el más importante que tienen los genovistas, por ser el único donde Colón supuestamente dice ser genovés, ahora vamos a enumerar su falsedad  fragante:

  • Cuando se presentó este documento ya habían pasado 80 años desde los hechos.
  • No estaba firmado por el Almirante y mal firmado por otro que comete varios errores al colocar los puntos que Colón situaba a cada lado de las eses.
  • No estaba sellado ni elevado a escritura publica.
  • Ni siquiera era el original falsificado.
  • Aparecen caligrafías y tintas diferentes en todo el documento.
  • Nadie conocía la existencia de este documento hasta que se presentó, y el mismo tribunal lo declaró falso.
  • Los falsarios desconocían que el propio Colón negó la existencia de un mayorazgo antes de 1501 “Mucho he de menester un traslado abtorizado de escrivano público de una provisíón que alá está, porque pueda yo hacer Mayorazgo, y querría que fuese en pergamino”, obviamente si existiera este documento pediría una copia o traslado del mismo y no la provisión real que permitía hacer uno.
  • En el testamento de 1506, el único verdadero y ratificado en el testamento de su hijo Diego, Colón no menciona nada de lo que en este se dice.
  • Nombra al príncipe Don Juan, cuando este ya había muerto el 6 de octubre de 1497.
  • Se refiere al tratado de tordesillas del 7 de junio de 1494, como teniendo establecido una línea meridiana al pasar la cien léguas, cuando el propio Colón negoció y recomendó a los reyes 370 léguas.
  • Se preocupa en el documento por el porvenir de los Colombo, cuando su supuesto padre muere en la más mísera pobreza.
  • Se construye para dar a entender el enorme aprecio que Colón tenía por la ciudad de Génova, cuando Colón se cansó de atacar barcos genoveses a diestro y siniestro.
  • La fecha del documento aparecer rasurada, donde ponía 1498 se distingue debajo 1478.
  • En el documento Colón recomienda la compra de acciones al Banco de San Jorge de Génova por qué los intereses rendían al 6% cuando era al 4%, cuando el banco a partir de 1445 y hasta 1530, cerró las transaciones bancarias al público.
  • Dan a Diego Colón, hermano, como muerto cuando seguía vivo.
  • Los giros gallegos que Colón tanto usaba en su habla y escritura, aparecen correctamente en el de 1506 y reemplazados en el de 1498 : aviamiento en vez de aviamento, señalar en vez de aseñalar, sellará en vez de asellará, entienda y entiende en vez de intenda y intende, asimismo en vez de asimesmo, almirantdgo en vez de almirantado, privilegio en vez de privillejo y privillejos, muestre en vez de amostrar.
  • Aparece firmada por los Reyes Católicos y su secretario de Estado, don Fernando Alvarez, que había muerto en 1501 y que desde cuatro años antes no firmaba.
  • Aparecen varios renglones tachados y con distintas fechas.
  • Varios litigantes sacaron paulinas, eran unos despachos o cartas de excomunión que se expedían en los tribunales para el descubrimiento de algunas cosas que se sospechaba habían sido robadas u ocultas malicio samente, tomaron tal nombre por haberlas instituido el Papa Paulo III.

 

Otro de los documentos presentados por Baltasar Colombo en el juicio de 1586 y fechado en 1449, que lo italianos y genovistas usan continuamente como prueba, es del todo falso, como todo lo que este Baltasar colombo presentó para el juicio, resulta que el testamento incurre en un pequeño fallo, hace referencia a una relación de heredad de los colombo, Cristóbal, Bartolomé y Jacobo Colombo, cuando estos todavía estaban vivos y coleando.

 

Otro documento es el llamado “documento assereto”.  En 1904, Ugo Assereto descubrió, en el Archivo Notarial del Estado de Génova, entre las actas del notario Girolamo Ventimiglia, sección 2ª, años 1474 – 1504 nº266, un documento otorgado en Génova el 25 de agosto de 1479. En este documento se menciona a un Cristóforo Colombo, ciudadano de Génova, que por mandato de Paolo Di Negro fue enviado a la isla de Madera a comprar cierta cantidad de azúcar. Este documento lo único que prueba es que existió un tal Cristóforo Colombo vinatero, que nada tiene que ver con Cristóbal Colón.

 

Luego tenemos numerosas actas notariales que también tratan de vincular a este Cristóforo Colombo con Cristóbal Colón, pero todas ellas, tachadas de falsas y apócrifas, el mismo nada insigne Altolaguirre nos lo reconoce:

 

Altolaguirre: “el haberse descubierto que algunos documentos donde figura el nombre del primer Almirante de la Indias son apócrifos (falsos), y el no poder comprobarse la autenticidad de otros por haber sido destruidos o no encontrarse los originales, han motivado el que sean acogidos con cierta desconfianza los documentos notariales de Italia…el que algún documento haya resultado falso, no puede constituir prueba de que lo sean todos los demás”.

 

Otro documento gráfico de documentos falsificados:

Los catalanes quisieron sumarse y contribuir a esta marranería de documentos falsos y en la presentaron de la Exposición Iberoamericana en Barcelona el que ellos llamaron “documento Borromeo”, documento en donde supuestamente el tal Borromeo reconocía que el principal inventor de la teoría genovesa Pedro de Anglería le había confesado que Colón era de Mayorca, curiosamente el documento desapareció, y en 1931 publicaron una fotografía de un sobre donde supuestamente debemos de imaginar y creer que dentro estaba el citado documento. casi no piden nada, pero los catalanes por pedir que no sea. Vamos a ver, tienen un documento que dice que Colón era de Mayorca, ¿¿¿van y lo pierden…???, yo saliendo en su favor creo que el documento estaba tan mal falsificado que les dio sonrojo hacerlo público, entonces como tenían fotos publicaron la del sobre, y la del interior, que digo yo sacarían también, la tiraron a la basura por que se notaba mucho los borrones. Ahora bien, no se les ocurre otra cosa que andar diciendo parriba, pabajo, que mira lo que dice el documento Borromeo, pero… ¿que documento?, ¡si lo habéis perdido!.

Documento falso catalán

Sobre del documento Borromeo, está vacío.

Los documentos que presentó García de la Riega demuestran que había Colones en Pontevedra, antes, durante y después del descubrimiento, una vez muerto García de la Riega sus enemigos le encargan al fotógrafo Pintos unas fotografías de estos para poder ser estudiadas después de 15 años de haber sido presentados, el fotógrafo o Castro Sampedro reavivan donde aparecía Fontana en algunos de ellos, hecho que utilizan estos reavivadores  y sus compinches para acusar los documentos de falsos, cuando en esos mismos documentos “Colón” aparece impoluto y claro, curiosamente estos mismos censores dan por válidos e impolutos unos cuatro documentos, cuando con uno solo nos bastaba, por si fuera poco, aparecen más y más documentos, y por si fuera poco, aparecen dos inscripciones en piedra con el apellido “Colón”, en una de ellas, en el crucero de Porto Santo, el sr. Prudencio Sánchez que no se fiaba, quitó unas fotografías previniendo lo que pocos días más tarde sucedió, las inscripciones del cruceiro habían sido rasgadas por un cincel, mal sabían los rasgadores que se habían sacado unas fotos días antes. Desde entonces en Pontevedra han ido apareciendo el apellido “Colón” una y otra vez, de tal manera que podríamos empapelar la casa de cualquiera que ponga en duda tal realidad. La verdad a veces   es obstinada, basta tener un hijo bastardo del que nada quieres saber para que el condenado se parezca a ti al igual que dos gotas de agua.

 

Hágome cargo que todo este pliego es una prolija digresión. ¡Qué Importa I Con esa prevención le escribí. El que no le quisiere leer que le deje, que yo haré lo mismo con lo que ese tal pudiere escribir en contra o del asunto o de la digresión, y rogaré a Dios que le alumbre. Fray Martín Sarmiento