El fuerte Navidad

Cristóbal Colón dejo su versión de los hechos siendo el autentico protagonista de los acontecimientos, en una bahía bien abrigada del litoral de lo que hoy es Haití, cuando el Almirante exploraba la Española, tuvo lugar un suceso que alteraría los planes de la expedición, en la noche del 25 al 26 de Diciembre de 1492, una falta de atención de Juan de la Cosa, piloto de la Nao “La Santa María” después acusado de traición, propició que la Nao encallase, no obstante las recomendaciones de Colón, confió el timón a un grumete que se durmió y al despertar con el ruido de las olas que rompían contra la costa al subir la marea, no supo dominar la nave y fue a dar contra un banco de arena, fue imposible recuperarla, pese a los esfuerzos de Colón y la tripulación que cortaron el mástil y con dos barcas trataron de tirar del casco “ La Santa María” se hundió en la arena.

 “Y díxoles el Almirante a el [maestre] y a los otros que halasen el batel que traían por la popa y tomasen un ancla y la echasen por la popa; y él con otros muchos saltaron en el batel…no viendo otro remedio, mandó cortar el mástel y alijar de la nao todo cuanto pudieron para ver si podían sacarla”.

Durante este suceso encontramos una de las aseveraciones más claras por parte del propio Colón de que era gallego, cuando en su diario dice:

 “…que si no fuera por la traición del maestre y de la gente, que eran todos o los más de su tierra, de no querer echar el ancla por la popa para sacar la nao, como el Almirante les mandaba, la nao se salvara”.

La Nao Santa María cuyo nombre original o como se conocía a la embarcación era Santa María “la Gallega”, fue construida en los astilleros de la Moureira en Pontevedra. En un contrato de flete suscrito en Pontevedra en 1489, se cita una nave llamada “Santa María, la gallega”, propiedad del pontevedrés Juan de la Cosa, dos de los testigos de este fletamento, Pedro de Foronda y García Ruiz, al igual que Juan de la Cosa, se embarcaron con Colón en el primer viaje al nuevo mundo, esta nave  realizo varios viajes, los cuales están documentados como el del día 5 de Julio que estuvo en el puerto de Bayona la carabela la “Santa María la Gallega”  llegaba cargada de sal, cuyo documento se comprueba por un contrato del siglo XV hecho ante notario, fue la nave capitana de Colón, además de ser la única aportación que hizo el Almirante al descubrimiento, Colón cuando se queja de “la traición del maestre y  de la gente que eran todos o los más de su tierra”  se refiere a la tripulación de la Santa María que procedían de las costas gallegas, la Santa María se construyo en Pontevedra, y siendo propiedad de Juan de la Cosa, es lógico pensar que la mayoría de los tripulantes fuesen de Pontevedra porque las naves no suelen cambiar de tripulantes aunque cambien de armador.

Gracias a la ayuda del cacique Guacanagarix  jefe de los nativos, los tripulantes  pudieron salvar el cargamento y los materiales de la embarcación. Colón toma la decisión de construir un fuerte con la madera de esa nave, al que llamó de la Navidad, donde hoy está la ciudad de Cabo Haitiano, la primera Colónia en tierras del Nuevo Mundo, en el “Fuerte de Navidad”, se quedaron 39 hombres al mando de Diego de Arana.

Juan de la Cosa, propietario de la Gallega, como castigo a su descuido debió de haber quedado en el fuerte pero se embarco con Colón en el viaje de regreso para cobrar su Nao, la prueba fue que los Reyes Católicos indemnizaron al maestre de la Nao con prebendas y exenciones por la pérdida de la nave.

Gracias a la alianza que había formado con el cacique Guacanagarix, le pidió que se ocupara de atender debidamente a los tripulantes que se quedaban mientras el regresaba en cuatro o cinco meses, por diversos motivos el Almirante tardo en regresar un año.

Al regreso del Almirante al Fuerte de Navidad se llevo una desagradable sorpresa al comprobar que todos los hombres que había dejado custodiando el Fuerte habían sido asesinados.

Las primeras palabras pronunciadas desde la Nao que avistó tierra en el nuevo mundo fue “emaisi”  expresión netamente gallega que significa “ciertamente”, “pues sí”.

 

Autor:  Manuel Doval