LA VERDADERA CUNA DE CRISTÓBAL COLÓN – Por el Dr. Constantino de Horta y Pardo

La verdadera cuna de Cristóbal Colón

 

Enlace para descargar el libro:

http://archive.org/details/laverdaderacuna00hortrich  –  La verdadera cuna de Cristóbal Colón (1912)

 

 

Publicado en NEW YORK  en 1911

Socio correspondiente del Instituto Lusitano-Americano de Portugal, Miembro vitalicio de la Real Sociedad Geográfica de España, Individuo de la Asociación de Americanistas y Colonistas de los Estados Unidos, Correspondiente de la Sociedad Española de Bibliografía, Laureado con el premio Luz Caballero por la patriótica Sociedad Económica de Amigos del País de la República de Cuba, Director de la Biblioteca hispano Americana de Ciencias Comerciales, etc. etc.

DIFUNDAN LA VERDAD HISTÓRICA

Nos dirigimos á los historiadores, eruditos, literatos, periodistas, cronistas, escritores; publicistas, personas de cultura, paz y buena voluntad; á la iglesia, al ejército, á la marina, á las academias y sociedades de cultura,  á las escuelas y colegios, á los iberistas y americanistas, para que removiendo cielo y tierra, griten ante el mundo civilizado.

¡¡Colón, nació en Galicia!!

EUROPA Y LAS VIAS DE NAVEGACION:

Después de la caída de Constantinopla en poder de los turcos, la ciudad llamada Santa, situada en las puertas de Asia, fundada por Constantino y heredera de los últimos restos del romano imperio, quedó incomunicado el occidente con el oriente y cerrado el paso al comercio directo entre Europa y el Oriente; empezando el decaimiento de las florecientes repúblicas mercantiles de Italia, como Pisa, Amalffi, Venecia y Génova, siendo ésta la que monopolizaba el comercio de Levante, sosteniendo activas relaciones con las plazas comerciales de España, Portugal y Galicia, formando estos dos pueblos la antigua Lusitania, pues los marinos de Génova tenían fama de ser los más intrépidos navegantes de aquellos tiempos.

En efecto, Europa sentía la necesidad de hallar una ruta, para poder restablecer el comercio con los pueblos de Oriente, empezando á estudiarse por los cosmógrafos, navegantes, geógrafos, físicos y matemáticos, respecto á la nueva vía marítima, que había de comunicarla con los mares de la India, siguiendo rumbo hacia el Sur, por las costas de Africa y por el Oeste; y de aquí, los viajes de exploración y circunvalación que empezaron a realizarse por los atrevidos nautas de aquellos tiempos.

Los primeros exploradores que tomaron la delantera á los demás pueblos  del Atlántico, fueron los portugueses y gallegos, saliendo las expediciones de los puertos de Portugal y Galicia, pueblos que por su posición geográfica, tenían más ventajas que Inglaterra y Francia, realizando unas serie de empresas marítimas por la costa de Africa hasta el Cabo de buena Esperanza, que remontaron, dejando expedita la vía para los mares de la India.

Así, pues, en 1420 descubrieron las Islas Terceiras ó de Madeira; en 1444 las Islas Azores; en 1460 Las Islas de Cabo Verde; en 1429 el Cabo Bojador; en 1441 el Cabo Blanco; en 1441 el Senegal y en 1486 el Cabo de Buena Esperanza por Vasco da Gama, que lo remontó penetrando en el mar de las Indias; quedando de esta manera, abierta la nueva ruta y franqueado el paso para la Indias Orientales.

Los navegantes y cosmógrafos de aquella época, eran de opinión, que podía llegarse á las Indias Orientales, navegando por el Atlántico con rumbo á Occidente, y que en ese océano, existían tierras desconocidas, que podían servirles de escalas para una larga navegación, intentándose algunas expediciones que salieron de Lisboa y que fracasaron sin éxito alguno, hasta que un joven marino, hijo de aquellas rías, que residía en Lisboa, intrépido, de gran experiencia y conocimientos cosmográficos y náuticos, alentado por el éxito que en us exploraciones acababan de obtener los navegantes portugueses, concibió el proyecto de atravesar el Atlántico y llegar á las tierras más importantes y preparando al efecto, una expedición. Este atrevido marino se CRISTÓBAL COLÓN Y FONTEROSA, de quien vamos á tratar en este trabajo, á fin de dar á conocer al comercio mundial, su verdadera patria, y destruir la falsa leyenda de que había nacido en Génova.

INVESTIGACIONES HISTÓRICAS:

Durante cuatro siglos de pesquisas inútiles, han estado los historiadores, eruditos y cronistas, revisando archivos exhumando documentos, escrutando datos y compulsando fechas, examinado papeles y cotejado escrituras, desempolvando los carcomidos estantes de las bibliotecas, haciendo estudios paleográficos, caligráficos, grafológicos y arqueológicos, hurgando libros, tomos y volúmenes, y apelando á deducciones y forzadas interpretaciones de vocablos o frases, para determinar la verdadera patria del navegante Colón, por haber éste dicho al fundar el Mayorazgo de su nombre, que había nacido en Génova.

… En este asunto de rectificación histórica, están interesados tres pueblos, que son: Italia, Portugal y Galicia …  Con la controversia sostenida para determinar la verdadera patria del intrépido Colón, ocurre algo parecido á lo que ocurrió con la de Viriato, famoso guerrillero gallego que hizo temblar á las águilas romanas, cuya cuna disputaron los portugueses durante algunos siglos; y también satures y cántabros disputaron hasta la edad moderna; sólo que, en la patria de Colón, él mismo se la calló, mientras que en la de aquellos dos célebres guerreros, se pedió en la obscura noche de los tiempos, hasta  que, las Ciencias Históricas, con su lógica deductiva y su crítica analítica, vinieron á probar que tanto Viriato como Pellayo, nacieron en Galicia.

PONTEVEDRA, LA CUNA DE COLÓN:

La tan debatida cuestión de la verdadera patria de Colón que venía envuelta en la obscura noche de los tiempos, que era una incógnita para los historiadores y eruditos, acaba de surgir nuevamente del polvo de los archivos, cabiéndole la gloria de despejar la incógnita y correr las sombras que envolvían el pueblo en que vino al mundo, al eminente historiador y polígrafo Dr. Celso García de la Riega, ilustre catedrático de Historia en el Instituto de Pontevedra y autor de varias obras de historia y Geografía antiguas.

El Sr. García de la Riega, lleva más de treinta años con paciencia benedictina, investigando é inquiriendo en el campo de la historia y desentrañando todo lo referente á tal asunto, para buscar la verdadera cuna del vidente Colón; desenterrando documentos oficiales y textos de aquellos tiempos, escritos en varios idiomas, y señalando los errores en que han incurrido todos los historiadores, cronista y críticos que de la vida de Colón se han ocupado, al tomar los datos del mismo origen, que es el dicho ó frase de Colón al constituir su mayorazgo, que había nacido en Génova.

Las pacientes y laboriosas investigaciones históricas llevadas á cabo por el bibliófilo y lexicógrafo Dr. García de la Riega, corrieron las sombras y aclararon la obscuridad que envolvía la cuna del Almirante de las Indias, que ha resultado ser Pontevedra, ciudad del antiguo Reino de Galicia, limítrofe á Portugal, semillero de marinos ilustres y patria de los famosos almirantes y osados navegantes Payo Gomes de Charino, Alfonso y Cofre Tenorio, Alvarez-Páez, Xan de Nova, Sarmiento, Gamboa, los Nodales, los hermanos Matos ramificados en Portugal, cuyos viajes y proezas había leído y admirado Colón.

Los pueblos palacio y portugués, que forman la Lusitania, están unidos por los mismos elementos naturales, formando una sola familia étnica, confundidos por un dulce y amoroso lenguaje que es común á ambos pueblos, aparte de la religión, usos, costumbres y temperamento, que se consideran un solo pueblo, llamando los portugueses ás los gallegos, sus irmáns xemelgos da outra ribeira do Miño. Es tal la fraternidad de los portugueses de la provincia de Tras os Montes y los gallegos de Pontevedra, que en una misma familia hay individuos que son unos gallegos y otros portugueses; al gallego se le considera en Portugal como lusitano, como se consideró á los Colones, hallándose innúmero de gallegos arraigados en Portugal.

Así, pues, nada de particular tiene que Colón pasara á Portugal, centro en aquellos tiempos de empresas marítimas y descubrimientos de nuevas tierras, á donde iban todos los navegantes y aventureros; en Galicia había nacido el padre de Camoens, autor del poema Os lusiadas; los marinos Matos, Lemos, Moure ramificados en Portugal y en el Brasis, y los exploradores y navegantes, contemporáneos de Colón, Bartolomé Díaz y D. Cao, que nacieron en la margen gallega del río Minho y estaban considerados como portugueses.

PRUEBA DOCUMENTAL:

En la Real Sociedad Geográfica de Madrid, y en la Academia de la Historia, dio una conferencia, el sabio descubridor de la nacionalidad de Colón, ante numeroso y selecto auditorio, en la que narró sus investigaciones y trabajos históricos llevados á cabo, exhibiendo y leyendo una serie de documentos, escrituras notariales, papeles, pergaminos, noticias, datos y detalles; y entre los documentos que prueban de una manera plena, convincente y decisiva la nacionalidad gallega de colón, tomamos los siguientes:

Documento Nº 1 – Año 1528

Escrituras de cartas de pago, dado á Inés de Mereles, por Constanza Corres, mujer de Esteban de Fonterosa. Fecha 22 de Julio de 1528.

Documento Nº2 – Año 1525

Escritura de aforamiento por el Concejo de Pontevedra, en 6 de Noviembre de 1525, á Bartolomé sueiro, el mozo, mercader, y á su mejer María Fonterosa, folio 6 vuelto de un cartulario de 58 hojas de pergamino.

Documento Nº3 – Año 1512

Ejecutoria de sentencia de pleito ante la Audiencia de la Coruña, entre el Monasterio de Poyo y D.Melchor de Figueroa y Cienfuegos vecino y Alcalde de Pontevedra, incluye por copia la escritura de aforamiento de dicha heredad, hecho por el expresado Monasterio á Juan de Colón , mercante de aquella villa, y á su mejer Constanza de Colón, en 13 de Octubre de 1512.

Documento nº4 – Año 1496

Escritura de aforamiento por el Concejo de Pontevedra, en 14 de Octubre de 1496, á María Alonso, de un terreno cercano á la puerta de Santa María, señalado como uno de sus límites, la heredad de Cristóbal de Colón. Folio 20 vuelto de dicho cartulario de 58 hojas en pergamino.

Documento Nº5 – Año de 1454

Acuerdo del Concejo de Pontevedra, año de 1454, sin señalar el día ni el mes, nombrando fieles cogedores de las rentas del mismo año, ente ellos, á Gómez de la Serra y á Jacob Fonterosa para las alcabalas de hierro. Folio 66 del libro de Concejo que empieza en 1437 y termina en 1463 con 78 hojas.

Documento Nº6- Año 1444

Folio 48 del mismo libro. Acuerdo del Concejo fecha 12 de Enero de 1444 en que se da cuenta de la carta fieldades del Arzobispo de Santiago, nombrado fieles cogedores de las rentas de la villa en dicho año, entre ellos á López Muñiz ó Méndez y á Benjamín de Fonterosa, para las alcabalas de las grasas.

Documento Nº8 –Año 1437

En el mencionado libro del Concejo, folio 26, acuerdo de pedro Falcón, juez; Lorenzo Yañez, alcalde y Fernán Pérez, jurado, en 29 de Julio de 1437, mandando á pagar á Domingo de Colón y Benjamín Fonterosa, 24 marevedí viejos por el alquiler de dos acémilas que llevaron con pescado al Arzobispo de Santiago.

Documento Nº 9 – Año 1436

Minutario notarial, 1436. Escritura de aforamiento en 31 de Marzo, hecho pro Fernán Estévez d eTuy, Alvaro Alfón, de una viña en la feligresía de Moldes en Pontevedra, señalando como uno de sus límites otra viñas del alterante que labra jacob Fonterosa, el viejo.

Documento Nº 10 – Año 1435

Minutario notarial de 1435. Escritura de 25 de Diciembre, en la que Alfón Ean Jacob, afora la mitad de una viña á Ruy Fernández y a su mujer Elvira columba.

Documento Nº 11 – Año 1434

Minutario notarial que empieza en 238 de Diciembre de 1433 y termina el 20 de Marzo de 1435, 98 hojas folio 85, vuelto. Escritura de 29 de Septiembre de 1434 de compra de casas y tereno hasta la casa de Domingo Colón, el Viejo, por Payo Gómez de Sotomayor y su mujer Doña Mayor de Mendoza.

Documento Nº 12 – Año 1431

El mismo minutario, folio 80. En 11 de Agosto de 1431, escritura de venta de la mitad de un terreno que fue casa de la Rúa de las Obejas por María Eans á Juan de Viana, el viejo, y á su mujer María de Colón, moradores en Pontevedra.

Documento Nº13 – Año 1434

Minutario notarial, de 1434. Escritura de venta de Enero, en que Gonzalo Fariña, hijo de Ñuño Mouriño y de Catalina Columba, difunta, hace donación de una casa sita en la Rua de D.Gonzalo de dicha villa.

Documento Nº 14 – Año 1434 y 1445

Minutario notarial de 1434 y 1445, folios 6 vuelta y  7. Dos escrituras correlativas, fecha 19 de Enero de 1434, en que el Abad del monasterio de Poyo se obliga á pagar, respectivamente, 274 maravedís de moneda vieja á Blanca Soutelo, heredera de Blanca Colón, difunta, mujer que fue de Alfonso Soutelo, y 550 marevedís de la misma moneda a Juan García, heredero de dicha Alfonso de Soutelo y su mujer Blanca Colón.

Documento Nº 18 – Año 1428

Minutario notarial, cuaderno de 17 hojas, folio 2. En 28 de Noviembre de 1428, escritura de censo hecho por María Gutiérrez, á favor de la cofradía de San Juan, de Pontevedra, en presencia de los procuradores y cofrades de la misma, Bartolomé de Colón y Álvaro de Nova.

Documento Nº 16 – Año 1470 á 1480

En un cuaderno de cunetas y visitas de la cofradía de marineros llamada de San Miguel en Pontevedra, entre los años de 1470 á 1480, figura un Alfonso de Colón pagando el impuesto de viajes de su barco, de Pontevedra al puerto de Aveiro en Portugal.

Documento Nº17 – Año 1489

En 1489, Pedro Gonález, hijo de Bartolomé Colón, otorga testamento en Córdova. El historiador d. Rafael Ramíres de Arellano, en un estudio referente á Dª Beatriz Enriquez de Arana, la mante de Colón, publicado en el Boletín de la Real Academia de la Historia en Diciembre de 1900, dice: que ese Colón vino a Córdova en 1425, ó tal vez sea el Bartolomé Colón que cita el Sr. De la Riega, y sin duda emigrado de Pontevedra y establecido en Córdova, dadas las activas relaciones, que en aquellos tiempos, mantenía <Pontevedra con Sevilla y otros puertos andaluces.

(Los anteriores documentos están redactados en idioma gallego, y el siguiente en romance ó castellano de aquella época.)

Documento Nº 18 – Año 1413

Cédula del Arzobispo de Santiago, Señor de Pontevedra, mandando al Concejo, en 15 de marz<o de 1413, que entregue á maese Nicolao Oderigo de Janua 15000 marevedís de moneda vieja, blanca en tres dineros.

PRUEBA INDICIARIA:

El navegante Colón, á las tierras que iba descubriendo, las bautizaba con diferentes nombres; empezando por cumplir con Dios y después con los Reyes y luego con la Patria; dando el nombre de Salvador y Concepción á las dos primeras islas que descubrió, en acción de gracias al cielo; á las siguientes, las de isabela, Fernandina y Juana como demostración de agradecimiento á la familia real española; después descubre otra en el mar Caribe á la que bautiza con el nombre de La Española, tributo de recuerdo a la nación que apoyó su coosal empresa; luego da nombres que son recuerdo y admiración á los lugars donde nació y jugó en los primeros años de su infancia.

A otra isla que encuentra delante de la proa de su nave, en el mar antillano, le da el nombre de San Salvador, que el nombre de la parroquia de San Salvador de Poio, donde probablemente fue desprendido del claustro materno y recibió las aguas del bautismo el Almirante; y á la isla que sigue, la bautiza  con el nombre de Porto Santo, que el e nombre de la ensenada de la parroquia de Santa María, y este nombre fue el segundo con que se bautizó la carabela La Gallega, en el puerto de Palos.

En su segundo viaje, dio el nombre de La Gallega á una de las islas del Mar de las Antillas, nombre, que tal vez, sea un recuerdo á la bendita carabela la Gallega, que fue construida en Pontevedra; y á la isla Quisqueya, la bautizó con el de La Española.- Hoy Santo Domingo- no ocurriéndosele dar el nombre de La Genovesa, La Portuguesa, La Corsa, La Italiana, La Latina, La Griega, La Castellana, La Andaluza, etc., á ninguna de las tierras que descubría.

En el tercer viaje, al primer pormontoriode tierra que divisa le da el raro nombre de La Galea, y el nombre de Galea, se da en Pontevedra á una plaza ó espacio comprendido entre varios-edificios, cerca del muelle ó fondeadero llamado de la Puente… La Galea linda con terrenos de Colón el viejo (documento nº 4) … En uno de sus viajes, Colón, dio el nombre de San Miguel á la punta más occidental de la isla de La Española, ó sea Santo Domingo, que viene á ser el nombre de la cofradía de marineros de Pontevedra … Colón en otro de sus viajes, dio á la parte más oriental de la Isla de Cuba el nombre de Maisí, que quiere decir, en castellano, es verdad, es cierto; frase eminentemente galiciana … La carabela Santa María ó La Gallega, fue construida en los famosos astilleros de Pontevedra, siendo la preferida por Colón para Capitana, no obstante ser un buque de carga, ya viejo y de malas condiciones marineras,  pues La Niña y La Pinta reunían mejores condiciones, y como dice el bibliófilo García de la Riega, ¿fue casual esta elección ó quiso reunir en el nombre de La Gallega los dos recuerdos, el de la nave y el de Galicia…los historiadores castellanistas, encontraron algunas frases de sap or ó léxico gallego, que no han sabido verter ó traducir al castellano; así como en la frase que Colón emplea, al describir el desembarco, en un día ardiente ó caluroso de los trópicos, en que el sol penetra en el cuerpo como si fuera un hierro enrojecido dice: EL SOL TENIA ESPETO, frases que cambiaron por esta otra: EL SOL TENIA IMPETU, ignorando que en Galicia se dice: TEN Ó SOL ESPETO, cuando los rayos del sol son ardientes; aún se podrían citar otras frases galicianas que también usa Colón en su correspondencia… Lo que no ofrece duda alguna, por estar demasiado conocido, que otro ilustre hijo de Galicia, fue el más eficaz protector de Colón para que éste realizara su gigantesca empresa, Fray Diego de Deza (Philippot demostró que era su primo), consejero de los Reyes Católicos, maestro del príncipe Juan, Obispo de Pobucia y, más tarde, Arzobispo de Sevilla; fue el principal causante del descubrimiento de la Indias, según la categórica manifestación del Almirante Colón, en las cartas dirigidas á su hijo Diego… El Obispo de Tuy, D Diego de Avellaneda, en una Pastoral de la fecha del Descubrimiento, ensalza el mérito de Galicia y hace mención de que el marino Cristóbal Colón era nativo del Reino Gallego. Esta Pastoral nos demuestra, que en Galicia, se creía que el Colón que acababa de descubrir la América, era de la familia de los Colones de Pontevedra, por más que el rumor público, decía que era extranjero.

Los argumentos que aducen para decir que el Almirante del Océano era italiano son: 1º que al constituirse su Mayorazgo en 1498, dijo, que había nacido en Génova. 2º que al decir colón que era genovés, creyeron que estaba enlazado con la familia de los Domenicos Colombo, famosos marineros italianos. 3º por la demanda establecida en Soana en 1501 contra los hermanos colón, para el cobro de 25 libras de una casa comprada en Legión por uno de los colombos de Italia. 4º por otras demanda formulada or Miguel Cuneo, que según los colombistas, acompañño á Colón en su segundo viaje, y que dice que Colón le hizo donación de una isla “La Saonaesa”. Todos estos argumentos han sido desechados por inadmisibles por la crítica histórica.

… Respecto a la vida de Colón, antes de su venida a España hacia el año 1486, muy poco o nada se sabe; la obscuridad es grande, y las diligencias más exquisitas de los escritores, no han podido disipar harta ahora, del todo, las tinieblas que la envuelven; ni biógrafos, ni cronistas ni su mujer, ni sus hijos, pudieron responder, a ciencia cierta, sobre la cuna de su padre, lo cual viene a corroborar la afirmación de su hijo Fernando en la “vida del Almirante”, que dice: que su padre quiso hacer desconocido é incierto su origen y patria.

… Al constituirse en 1498 la fundación del Mayorazgo, fueron llamados sus dos hijos Diego y Fernando, nacidos, el primero en Lisboa, y el segundo en Córdoba; y en defectos de éstos, los dos hermanos de Colón, Bartolomé y Diego, siendo Bartolomé de edad avanzada, y Diego quería entrar en el sacerdocio, según declara el Almirante, no teniendo sucesión ninguno de los dos; así pues, el mayorazgo tenía grandes probabilidades de extinguirse, y en previsión de ello, el astuto Colón, no teniendo sucesión , declara heredero en defecto de sus hijos y hermanos el pariente más cercano que estuviera en cualquier parte del mundo… De manera, que, ningún historiador, ni cronista, ni persona alguna que haya intervenido ó tomado parte en los hechos, por colón realizados, afirma ni prueba documentalmente, la verdadera patria de Colón, pues, para afirmar, es necesario ver, como dice Santo Tomás. Los dichos ó pruebas de referencia de una persona; la prueba ha de ser documental, los juicios con razonamientos fundados y las afirmaciones justificadas.

 

CONCEPTO DE HISTORIA:

La Historia no es inmutable en sus hechos y juicios, es muy variable y está expuesta a continuas mudanzas y variaciones. La historia, como decía Cicerón, ha de ser “maestra de la vida” por la sublimes enseñanzas que atesora, siendo necesario que el historiador, el critico, el erudito, el investigador, el narrador, esté adornado de especiales cualidades, como son: ciencia, veracidad, autoridad, imparcialidad y severidad en todos sus juicios y afirmaciones, si ha de llenar cumplidamente su augusta misión político-social; sucediendo, desgraciadamente, todo lo contrario, pues el patriotismo, el sectarismo, la pasión, la fantasía y la mentira, son elementos que informan las historias nacionales; las que también se encuentran influenciadas por el espíritu de secta, como sucede con la del Descubrimiento de América y los mismo la Historia de los puebles américo-latinos desde su emancipación, pues el sectarismo político-religioso se llevó a la enseñanza.

LA FALSA LEYENDA:

Urge, pues, destrir la falsa y estúpida leyenda de Colón nació en Génova, en donde fue cardador de lanas, leyenda ó novela que fue tejida por los historiadores colombistas, a la que prestaron su concurso algunos escritores españoles, italianizados, de reconocida autoridad y erudición; es necesario rectificar todas esas falsas opiniones, emitidas por eruditos de dublé; es preciso borrar esa página del Descubrimiento y de los libros para la enseñanza en las escuelas, restableciendo la verdad triunfante de la Historia, que es el fallo y juicio de la posteridad. 

 La efigie, ha hablado, se rectifica la historia y la verdad se restablece, porque si la Historia ha mentido, ha sido por culpa del mismo Colón.

REIVINDICACION DEL PUEBLO GALLEGO

Hay que reivindicar para Galicia, la venerable matrona, el honor y la gloria de ser la cuna del inmortal navegante Cristóbal Colón y Fonterosa, que con su portentoso genio cambió los límites del mundo,  haciendo surgir de entre los mares la virgen América, para honra imarcesible del Pueblo Gallego, siendo un timbre de gloria, nunca igualado en los fastos de la Historia de ningún pueblo.

En las paredes del Convento de la Rábida, hace años que existe el siguiente dístico, firmado con las iniciales F.G.F., al cual cambiamos la frase genovés, que sustituidazos por de galiciano y tendremos:

¡Al nauta GALICIANO honor y gloria bendecid españoles su memoria!

 

La vieja Galicia, patria de héroes, sabios y santos por millares, que ha llenado los diglos de superiores inteligencias, en todas las manifestaciones de la vida intelectual, cuyas proezas abrillantaron las páginas de la historia  hispano-americana, Galicia, cuna de atrevidos navegantes que asombraron al mundo, puede estar orgullosa de contar entre sus hijos al intrépido Descubridor del nuevo Mundo. Ha llegado el momento histórico de que tanto la “Real Academia de la Historia, de España, y la Real Academia de la Lengua”, de Galicia, unidas a una comisión de historiadores y eruditos, hagan un estudio-crítico-histórico, difundiendo urbe el orbi SU FALLO, para demostrar al mundo que aquel gigante, que aquel genio, que presintió y adiviNó feraces regiones a través de mares desconocidos y que completó la unidad geográfica y física del mundo , ERA GALLEGO.