Otros orígenes atribuidos a Cristóbal Colón

Otros orígenes

COLÓN CONQUENSE

La Voz de Cuenca .- 14 de octubre de 1929

Cada vez se complica y oscurece m´s la cuestión de cuál fué la patria de aquel famoso nauta a quien el honorable gramio de traperos del Rstro -según dice López Silva en su chispeante libro “Los Madriles”- atribuía el descubrimiento de las Grandiosas Américas, a uno y otro lado del la Ronda de Embajadores. Como quien dice: tanto de América Septentrional como de la América Meridional.

Sus biógrafos, sin discrepancia aparente, lo consideraron durante siglos nacido en la República de Génova, hasta que en 1898, se les ocurre a los gallegos disputar esa gloria al suelo italiano, diciendo que Cristóbal Colón -alque ellos llaman Cristóbal de Fonterosa- vió la luz primera en la costa de Pontevedra.

Muy extraño era el caso de aquel genovés que no conocía ni palabra del italiano, y en cambio, hablaba y escribía con gran perfección el español. Y aumenta la sospecha acerca de su origen, saber que sus presuntos compatriotas Gallo y Giustiniani y el florentino Toscanelli, lo tenían por nacido en Portugal. Si el milanés pedro Mártir de Anglería y otros cronistas de su época, le llaman “el hombre de la Liguria” no es porque tengan noticia cierta de la patria y del abolengo de Colón, sino que le oyeran decir a él que era de Génova.

Pero el misterio que Critóbal, sus hermanos y descendientes guardaron cuidadosamente acerca de esos interesantes promenores, con la excusa de que la razón dello, non es lícito de escribir aquí -como dice elcobdicilo de 1506- no llega a desvanecerse nunca.

Las ifructuosas investigaciones del hijo del almirante en Génova, Plasencia y Saona, para averiguar quientes fueron sus abuelos -terminando por afirmar qeu ignora la procedencia de su padre-y la misma ortograía del apellido italianizado durante algún tiempo “volvió a renovar” Columbus, según el hijo y a llamarse Colón como antes, tdo contribuyó a dar gran fuerza en 1914 a la opinión de don Celso García de la Riega acerca de su Colón gallego, hijo de Domingo Colón de Susana Fonterosa, ¿Que razones se deben para explicar esta ocultación de su cuna y parentesco?. Cualquiera de las que se aducen, es igualmente seria y verosímil.

¿Era de humilde origen, según insinua el propio hijo de Colón en su “historia del Almirante”, circunstancia desfavorable pra medra en una época en que tanta importancia se daba al abolengo?. Por eso comienza a lamarse colombo, buscando la sombra del árbol familiar de un linaje patricio de la ligura, que nada tenía que ver con nuestro Colón, Pedro Mártir de Anglería -amigo y corresponsal del conquense Alonso de Valdés- que tuvo gran trato con colón, lo nombra siempre Colonus y on columbus en su epistolario.

Tampoco es extraño omita siempre del apellido materno tachado de procedencia judía, aparte de desfigurar el cognomen de su padre, también con nota en los Archivos de la Inquisición. Toda precaución sería poca cuando tan exaltada estaba la piedad de Fernando el Católico, que sobre sus regios hombres -según los panegiristas del monarca- llegó a pagar leña para quemar a los herejes o sospechosos de herejía.

No sería tampoco difícil se finquiera genovés como mayor garantía de su calidad de piloto, por la fama que gozaban los navegantes italianos; otros espñoles hicieron lo minso, entre ellos el burgalés bonifaz, al mediar el siglo XIII. En distintas épocas encontraron fácil empleo en España los extranjeros Bocanegra, Doria y Cabette.

Por último, se supone que a Colón le convenía ocultar que era gallego al presentarse ante los REyes Católicos, cuyo partido había sido tan combatido por sus coterráneos, capitaneados por aquel famoso mariscal Pardo de Cela y el indomable “Madruga” conde de Camiña, hasta el punto que aun estremecía el recuerdo de aquellos días de ferocidad y de anarquía.

como decíamos, fué debilitándose la creencia del origen genovés de Colón, pero nada ganó el problema en claridad; pues frente a la opinión de la Riega, Horta, Beltrán y Rózpide, Ramírez de Arellano, Arribas Turull y Anton de Olmet, surge la rivalidad de otras regiones españolas atribuyéndose la gloria de haber sido la verdadera cuna de Colón.

En relación de un auto de fé, celebrado en Tarragona el años de 1489 -entre cuyos condenados por judaizantes figura un Andrés Colón, su mujer… y su suegra se basa la tesis de un Colón agaronés o catalán, patrocinado poe el peruano Luis Ulloa (Cristofer Colom feu catalá, Barcelona 1920); y recientemente se vuelve a la idea de un “Colón extremeño” (Vicente Paredes y Guillén, Revista de Extremadura 1903) por el hallazgo de un cipo funerario en la Oliva, patido de jeréz de los Caballeros.

Cosa de película, parece la obtención de una impreta por la comisión de Monumentos Históricos de la provincia de Badajoz: se refier que el presbítero D.Andrés Sánchez logra esconder el cipo y otros documentos y parte coultamente para Roma.

Ante tan encontradas opiniones no ha de parecer muy descabellada la nuestra, ¿por qué no un colón conquense?. Paso a demostra que también nosotros somos o podemos ser parte en este pleito.

Para ello guiaremos al lector al corazón de la Sierra -por donde serpea el naciente Jucar- junto a la escondida calle del Río, en Tragacete, cuyo nombre parece indicio seguro de la hidrofilia de Cristóbal Colón.

¿Como no repararía en ello D. Enrique Arribas y Turull antes de tomar partido por el Colón gallego? Pues bien, de allí hace algunos años que partió otro Colón para ocupar un puesto subaltyerno en la Diputación Porvincial -del cual tenemos las más excelentes referencias- que no es un colón esporádico y sin arraigo en la provincia. Don mariano Clón, conserje de la Escuela de Artes y Oficios cuenta entres sus ascendientes con personas conocidísimas en la comarca, boticarios, secretaris de ayuntamiento, etcétera -del apellido colón recuerdo entre otros nombres a Vicente y Marcelino Colón Usón y a los hermanos Juan, Iólito y Mariano…, solo nos falta hallar su entronque con Bartolomé Colón, procurador de la cobradía de San Juan Bautista en 1428, hijo de Domingo coón el Viejo y según grandes porbabilidades tío de Cristóbal, Diego y Bartolomé Colón. El mayorazgo fundado por el Amirante en 1498, dice que podría heredar el vínculo algún varón que “aquí o en el otro cabo del mundo” se lamase Colón que reconoce ser el linaje “verdadero” para distinguirlo de los Colombos italianos que litigarían su herencia con menos títulos que éstos.

Juan Giménez de Aguilar

Francés. La idea es que Colón sirvió a las órdenes de un pirata llamado Guillaume Casenove Coulon, y ¿qué mejor manera de ocultar su pasado pirata que tomando el apellido de su antiguo jefe? Conclusión: ni Picasso era francés, ni tampoco lo era Colón.

Vasco. Esta teoría sostiene que Colón habría nacido en Soraluze, cerca de Vergara, en Vizcaya, y Colono sería la traducción al castellano de su verdadero apellido, que era Maiztegi. Según los padrinos de este sensacional descubrimiento, Cristóbal Colón hablaría de una manera muy similar al Salvatore de “El nombre de la rosa”, es decir, chapurreando varias lenguas a la vez. Hay una carta en la que recomiendan a un marino vizcaíno que se llama Cristóbal Colón, y también, esta teoría entronca con la (4) en la que se afirma que sirvió a las órdenes de Coulon. Me gustaría ver la carta en la que se recomienda a Colón, y mientras tanto, quedamos a la espera de más datos del Almirante Maiztegi.

Corso, de Calvi. Córcega estaba en esa época bajo control genovés, y Colón decidió ocultar su origen porque no tenían buena fama los habitantes de esta isla (supongo que por temas de contrabando y piratería). No hay evidencias documentales que prueben esta teoría.

Griego, de la isla de Quíos que en ésa época estaba bajo control genovés. Allí no se hablaba mucho italiano, pero Colón -en una ocasión- se denominó a sí mismo como “Columbus el de la Tierra Roja” y Quíos es famosa por el color rojo de su tierra. Me parece una prueba totalmente circunstancial, además de no explicar porqué Colón no quería reconocer que su origen era este.

Noruego. Un historiador noruego ha comparado el escudo de armas de una familia noruega (los Bonde) que emigró a Italia en el siglo XV con el escudo de Colón y los ha encontrado parecidos. Parece que le da lo mismo que los indicios se acaben ahí: había unos noruegos en Italia y un italiano famoso en la misma época y con escudos parecidos. Conclusión: tienen que ser los mismos.

Judío. Parece ser que los análisis de ADN que realizaron hace unos pocos años descartan la posibilidad de que fuera judío. Por supuesto, habrá quien niegue que el gentil enterrado en Sevilla sea Colón, pero cada vez hay menos dudas a este respecto. En otro post contaré la abracadabrante historia de los restos de Colón, uno de los pocos hombres que viajó (casi) tanto después de muerto como estando vivo.

Prusiano (de Dantzig). La hoy polaca ciudad de Gdansk contaba entre sus habitantes con una familia de navegantes llamada Colno, e incluso puede que alguno de sus miembros estuviera en la famosa expedición a Groenlandia en 1472. ¿Era Colón de allí? Si no aportan más pruebas que ésas, antes creeremos que era un indio Semínola que llegó nadando a Portugal que esto. Ya avisé de que la mayoría de las teorías que había eran bastante esperpénticas.

Extremeño (judío). Vicente Paredes afirma que Colón era miembro de una conocida familia de conversos judíos extremeños, de Santa María, para ser más exactos. Se desconocen las pruebas que aportó para sustentar dicha teoría.

Suizo, de Ginebra. Hubo (y hay) una familia Colomb allí, pero nada avala su parentesco con el Descubridor.

Castellano. Tres historiadores (Ricardo Sanz, Margarita del Olmo y Emilio Cuenca) sostienen que Colón era pariente de los Medinaceli e hijo de Aldonza de Mendoza, duquesa de Arjona, y de Diego Gómez de Manrique, conde de Treviño. La pega que yo le encuentro a esta teoría es que -al igual que la ibicenca- sitúa la fecha del nacimiento en 1435.

Inglés. Un libro editado en Londres en 1682 (dos siglos después del Descubrimiento) afirma que Colón era “nacido en Inglaterra pero residente en Génova”. No sabemos nada del libro ni de las fuentes que éste utiliza.