Luciano Rey Sánchez

(Artículo de Philippot – http://argentinauniversal.info/junio05/history0605.html)

España, Patria infalibre de Colón

España, Patria infalibre de Colón

En 1941, el notario e ilustre escritor de La Coruña Luciano Rey Sánchez, defensor de la teoría rieguista, publicó su obra “España, patria infalible de Cristóbal Colón “(refutación de las pruebas genovistas del escitor D. Luis Astrana Marín). En ella resume lo que hasta entonces se conocía sobre los orígenes del Almirante, y narra los pormenores de una visita que hizo a Porto Santo:

“En el verano de 1935 tuve ocasión de ir a Pontevedra y me personé en Porto Santo, donde existe el crucero que decía “ Juan de Colón “, teniendo la oportunidad de hablar con una señora que dijo llamarse Matilde Trevilla, viuda de Enrique Zaratiégui, antiguo archivero de Hacienda; la cual me enseñó su casa, inmediata a dicho crucero, … con una huerta que llega hasta el puerto y desde la que se domina la ciudad. Me aseguró que la construyeron ella y su marido hace más de veinte años, en el solar que ocupaba otra de planta baja, de la que utilizaron las piedras, algunas de ellas con inscripciones, y en cuyas proximidades se afirma que nació Colón. Así lo oyó, repetidas veces, a los más viejos del lugar. Respondo de cuanto me dijo ésta señora, pues nada invento, y consigno su nombre y el de su marido, para que pueda comprobarse su testimonio por otros medios”.

“España patria infalible de Colón”, onde rexeita as críticas de Astrana Marín sobre a tese pontevedresa e analiza, moi autorizadamente pola súa condición de notario, os testemuños do almirante e outros documentos civís, dubidando da súa autenticidade nuns casos, e negándollela rotundamente noutros.


«Colón era «extranjero» y tenía apellido español.’Era extranjero y solo dominaba el castellano y el gallego. Era extranjero, y no usó en los bautizos de sus descubrimientos más que nombres españoles, en gran parte iguales a otros propios y exclusivos de las rías de Galicia. Era extranjero y no necesitó carta de naturaleza para obtener los mayores títulos y privilegios de España. Era extranjero, y fue reconocido por los Reyes Católicos como su subdito y natural. Era extranjero y consideraba a España como su verdadera nación al hablar «de nuestra fabla», de «nuestros peces», nuestros árboles, etc. Era extranjero e hizo su testamento como cualquier otro español, sin insinuar que pertenecía a otra nación. Era extranjero y no dejó un céntimo ni el menor recuerdo a otra nación…». REY SÁNCHEZ.