SALVATIERRA

          

        En este articulo nos centraremos en una de las villas de la isla La Española ( isla de Santo Domingo , actualmente República Dominicana y Haití ) , descubierta por el Almirante Cristóbal Colon en su primer viaje.                                                                       
       Nos referimos a Salvatierra de la Sabana ( actualmente Les Cayes , Haití ), donde vamos a mostrar si es una toponimía más que asignó el propio Almirante Colón.                                                                                                                                              

Pero antes , vamos a generalizar un poco sobre las fundaciones realizadas en La Española.

la española                                                      mapa La Española s. XVI


Cristóbal Colón cuando arriba a La Española , funda una serie de fortalezas ( Natividad , Santo Tomás , San Cristóbal ,etc..) y ciertas villas ( Concepción , Bonao , Puerto Plata , etc..) mayoritariamente en la etapa de su segundo viaje (1493-1496) .                                                                                                                             

Cuando Cristóbal regresó de su segundo viaje dejó en La Española a Bartolomé como gobernador civil y capitán general (1496 – 1498 ).                                                            
Ya en el último año del tercer viaje (1498-1500) , nos encontramos con el inesperado desenlace y desencuentro de Cristóbal Colón y sus hermanos con Francisco de Bobadilla el cual les despojó de sus bienes y poderes con gran injusticia y llevados presos a España.                                                                                                                              

Una vez en España , los Reyes Católicos , enterados de la grave suceso y situación de Cristobal y sus hermanos , organizaron en el próximo viaje ( 1502 – 1504 ) enviar a Colón a descubrir nuevas tierras y a Fray Nicolás de Ovando como gobernador de La Española en sustitución de Bobadilla.        

Hizo de Ovando el siguiente retrato moral y político el padre dominico fray Bartolomé de las Casas:                                                                                                                               
«…En tiempo y año de 500, por las grandes quejas que el Almirante a los 
Reyes daba de los agravios que decía haber rescebido del comendador Bobadilla, pidiendo justicia y cosas que, para imputarle culpas delante los Reyes alegaba, y por otras razones que a los Reyes movieron,determinaron Sus Altezas de proveer y enviar nuevo gobernador, a esta Isla Española y,por consiguiente,lo era entonces gobernándola de todas las Indias,porque hasta entonces ,y después algunos años,ninguno otro en isla ni tierra firme, ni parte otra de todas ellas.Este fue don fray Nicolás de Ovando,de la Orden de Alcántara que a la sazón era Comendador de Lares..»                                                                                                    
Hemos de recalcar que durante la gobernación de Francisco de Bobadilla (1500 – 1502 ) , se encargó , entre otras cosas , de la desaparicion de documentos y escrituras del Almirante , con lo cual nos encontramos con un gran vacio de información entre otras cosas , en el tema de las fundaciones u orígenes de otras villas.                                                                                                                                              
Precisamente Colón , en una de sus cartas , dirigida a Doña Juana de Torres , Ama de llaves del principe Don Juan fechada en La Jamaica  del año 1500 , exponía , entre otras cosas, el tema de la desaparicion de sus escrituras por Bobadilla:

«El  Comendador [Bobadilla] en todo lo que le pareció que me dañaria,luego fue puesto en obra….  

El Comendador en llegando a Santo Domingo se aposentó en mi casa; así como la falló así dió todo por suyo:vaya en buena hora,quizá lo habia menester: cosario nunca tal usó con mercader.

De mis escripturas tengo yo mayor queja que así me las haya tomado,que jamás se le pudo sacar una,y aquellas que mas me habían de aprovechar en mi disculpa esas tenia mas ocultas…»

Así pues , una vez , arribado a La Española , Fray Nicolás de Ovando, y sustituyendo la gobernación a Francisco de Bobadilla llevaba consigo una Orden Real de fundar de manera oficial las villas que habían en dicha Isla Española , asignándolas funciones , organizacion , población , etc.. Aunque en la historia oficial sobre las villas tengamos la información de estar fundadas durante los primeros años de gobernación de Nicolás de Ovando , realmente muchas lo eran ya de años atrás. Era una manera de organizar mas oficialmente a dichas villas con sus nuevas funciones administrativas y organizativas , etc.. coincidente , en ese mismo año , de 1503 , con la creación de La Casa de Contratación de Indias , en Sevilla..                                                                             
En esta etapa misma al Almirante Colon , aparte realizar sus nuevos descubrimientos en otras tierras , lo tenemos ubicado de nuevo en La Española en los dos últimos meses ( agosto – septiembre 1504 ) junto el gobernador Fray Nicolás de Ovando.  

Centrándonos en la villa de Salvatierra , cuando Ovando formaliza de manera oficial la fundacion de esta villa (1503 ó 1504) , la ordena en nombre de Diego Velazquez , llamándola Salvatierra «de la Sabana». De éste mismo Diego, que más tarde serviría a Diego Colón tenemos que:                                                                                                          
«..Diego Velazquez con era uno de los antiguos colonos de la Española; habia tenido en ella los primeros cargos,y sido criado del Adelantado Bartolome Colón: habíase portado en dichos empleos con mucha conducta y se habia adquirido la estimacion de los antiguos españoles dela isla,era rico,dotado de prendas,muy amable,y pasaba por un hombre rectísimo y muy honrado..».                                                                                       

                                              CARTA GEOGRAFICA                                                               
Como ya comentábamos anteriormente ,algunas de esas villas ( villas , fortalezas , haciendas y/o caserios,) ya tenÍan su existencia en la época de gobernación del Almirante , por mucho que por parte de Ovando las fundara años mas tarde de manera oficial.                                                                                                                                                                                                                                                                                  
Fijándonos en una de las cartas geográficas de Colón,vamos a intentar descifrar que villas en su época tenia de alguna manera ya asentadas y con ello las siguientes observaciones:

lejos

      De este mapa desprendemos lo siguiente en su ampliación:


  Aquí tenemos las villas deSanto Domingo ( Santo Dominico según en el mapa ) ( fundada  segundo viaje por Colón) Buenaventura ( un poco ilegible en el mapa ) ( fundada segundo viaje por Colón) Bonao (fundada segundo viaje  por Colón) Concepción (fundada segundo viaje por Colón) Santiago (fundada segundo viaje por Colón)

5 villas

 Puerto de Plata  (fundada segundo viaje por Colón)

puertode plata

aquí Puerto Real  (fundada segundo viaje por Colón)

puerto real

y en ésta , San Juan de la Maguana («de la Maguana»,para distinguir de la isla «San Juan» de Puerto Rico)    (Maguana fué gobernada por el cacique Caonabo,el responsable de la muerte de los españoles que se quedaron en el fuerte Navidad en el primer viaje , y  fué preso por Colón segundo viaje)

san juan de la maguana

y ésta otra , Villanueva (denominada posteriormente Villanueva de Aquino , por Ovando)

villanueva

y en ésta Isabela ( «Chabela» según parece escrito en este mapa) ( fundada segundo viaje por Colon )

isabela

también tenemos a Salva (denominada después como Salva-león de Higuey o Gibraleón , por Ovando)

salvaleon

y otra villa y/o hacienda y/o caserio, aparecida en esta carta, sin nombre,que estaría en sus inicios , por su posición geográfica correspondería a la villa que posteriormente Ovando la  fundó como Compostela de Azua

azua

Y por último , tenemos aquí , y lo que nos interesa,es la la localización , en esta misma carta geográfica de Colón , de la villa de..   
                                                             SALVATIERRA

salvatierra
Concluímos, pues, que parte de las villas fundadas por Nicolás de Ovando en 1503 ya existían previamente.

                                                     COLON Y SALVATIERRA

Una vez vinculada la villa de Salvatierra con el propio Almirante,vamos a intentar poder relacionar dicha toponimía con algunas de la geografía española , tal como suceden en sus otras toponimías , en la que pudo inspirarse el Almirante:


¿sería por Salvatierra , de Álava?, ¿sería por Salvatierra de Santiago , de Cáceres?, ¿sería por Salvatierra de los Barros , de Badajoz?, ¿sería por Salvatierra , de Salamanca?


Si nos fijamos , en otras toponimias asignadas por el propio Almirante en Las Indias,y la gran coincidencia de muchas de ellas localizadas en un mismo área geográfico de Pontevedra ,como lo que exponemos a continuación:

CARTA NAUTICA

Observamos  lo siguiente:                                                                                                             
¿Podría haber otro Salvatierra en la geografía española aparte de los mencionados anteriormente en Pontevedra? .La respuesta es : Sí.                                                          
La tenemos en el área del Miño , Pontevedra ,que corresponde a Salvatierra del Miño (la asignación «del Miño»  fué a principios del siglo XX , para evitar la confusión de otros «Salvatierras«).                                                                                                            
Así pues, exponemos , como ejemplo , la ubicación de Salvatierra en uno de los mapas medievales como aquí se muestra, en el mismo área geográfico de Pontevedra:   

SALVATIERRA MAPA

                                               SALVATIERRA (del Miño)                                                         
Ya tenemos pues , Salvatierra fundada por el gobernador Cristóbal Colón , relacionada  a su vez como otra toponimía más en el mismo área geográfico de Pontevedra.                                                                                                                                                                                                                                                               De Salvatierra (del Miño) sabemos que en el año 1389 Juan I de Castilla donó Salvatierra a Payo Sorred de Soutomaior.El rey Juan II realizó una nueva cesión del señorío de Salvatierra al conde de Ribadeo. Éste la vendió en 1446 a Diego Pérez Sarmiento.                                                                                                                                                                                                                                                                                     Diez años más tarde el título pertenece a Álvaro Páez de Soutomaior.           
Heredó el señorío su hermano bastardo, Pedro Álvarez de Soutomaior, conocido con el sobrenombre de Pedro Madruga.
                                                                                      
José López Requejo , en su relato sobre  Salvatierra ( revista Mondariz año 1915) nos informa:

«..De la fortaleza de guerra que alzaba sus espesos muros y altanería de sus torres frente a la plaza portuguesa de Monçao, sólo separada por las claras aguas del Miño, quedan únicamente cimientos de torreones y lienzos de pared que la hiedra escala y los musgos barnizan. 

El castillo de Salvatierra aparece en las crónicas al mismo tiempo que el Conde de Camiña Pedro Madruga. En la novelesca historia de este magnífico aventurero, hay una fecha en que tiene precisión de pasarse a Portugal, porque el arzobispo de Compostela, D. Alonso de Fonseca, y el Conde de Monterrey con numerosa y lucida hueste, deciden correrle la tierra. 

Y entonces, cuenta Aponte, el Conde de Camiña guarneció sus ocho o nueve fortalezas y pasó la frontera «con todo lo que tenia». «Pero sus enemigos—sigue Aponte—fuéronse a más andar derechos a Salvatierra, y mirándola muy bien en derredor, parecióles muy forte, con buenas cercas, con sus torres, y en cerco y barreira y ponte lebadizo, vieron que no la podían combatir, porque estaban dentro buenos sesenta hombres bien armados, con buenos tiros de fogo, espingardas y ballestas fuertes.»    ..»                                                                

Para los que defendemos la teoría de Cristobal Colon identificado como Pedro Madruga ,esta ubicación de Salvatierra , posesión del noble Pedro Madruga ,como toponimía asignada por el Almirante Colón , nos aporta no sólo una toponimía más en Pontevedra para la teoría del Colón gallego , sino la relación a su vez también con una de las posesiones de Pedro Madruga.

                                              ARMAS ISLA LA ESPAÑOLA                                                              
Ahora fijémonos en otro apunte. En el año 1508 a la isla La Española se le conceden armas tanto a la isla como a sus villas:

Doña Johana, etc. 

Por quanto por vos los conçejos, justiçias e regidores, caualleros, ofiçialesomes  buenos  de la ysla Española por Diego de Nicuesa e el bachiller Antonio Serrano, vuestros procuradores, me hesystes relaçión que después que la dicha ysla fue por my e por la serenysyma Reyna doña Ysabel, que aya santa gloria, mi muy  e muy amada muger, fallada e ganada se auian fecho muchas poblaçiones e christianos e no se les auia dado armas e diuisas que truxesen en suspendones e pusyesen en otras partes donde las dichas çibdades e villas las suelen  traer e poner. 

Suplicandome mandase dar e diese armas a la dicha ysla para que truxiesedes en vuestros pendones e sellos e en otras partes necesarias, e asymismo  me suplicastes diese armas a cada vna de las villas que ay en la dicha ysla e yo, acatando como la dicha ysla fue por mi e por la Reyna doña Ysabel, que aya santa gloria, ganada, e como aueys seydo los primeros pobladores d’ella, de que Nuestro Señor es muy seruido e nuestra santa fee católica muy ensalçada e avmentada,e considerando los buenos e leales seruiçios que los vesynos e moradores d’esta a me aveys fecho e los grandes trabajos e peligros [q]ue aueys sufrido en 

 poblar esa dicha ysla e conquistarla e ganarla e traer a nuestra obidiençia a los yndios naturales pobladores d’ella, e porque es cosa convenible que los que bien o lealmente syruen que sean onrrados e remunerados e la dicha ysla sea mas   honrrada e ennobleçida, touelo por bien, e por la presente vos señalo e doy para que la dicha ysla tenga por  armas vn escudo colorado con las armas syguientes:

Vna vanda atravesada blanca con dos cabeças de dragones dorados en   canpo colorado de la misma / [forma] e manera que las traygo en mi guion real, e por orla castillos e leones e yugos e frechas e vna F e vna Y segund e de la  forma que aquí están señaladas e debuxados.

E otrosy a la villa de Santo Domingo señalo e doy por armas vn escudo en que están dos leones dorados e tyenen en lo alto vna corona de oro entre ambos leones e en medio d’ellos vna llaue azul en canpo colorado e en derredor çirculado el escudo con vna cruz blanca e prieta en el mismo canpo del bienauenturado Señor Santo Domingo;           

E a la villa de la Concepçión vn escudo de sangre con vn castillo de plata ençima d’el vn sobre escudo asul con vna corona de Nuestra Señora con dose estrellas de oro; 

A la villa de Santyago con vn escudo colorado con çinco veneras blancas con vna orla blanca e en ella syete veneras coloradas;

A la villa del Bonao vn escudo blanco de espigas de oro en canpo verde,e debaxo del escudo dorado; 

A la villa de la Buenaventura vn escudo e en él el sol que sale de vna nuve con algunos granos de oro todo en canpo verde; 

A la villa de Puerto de Plata vn escudo e en él vn monte verde de plata e en las puntas de lo alto vna F e vna Y de oro coronadas e en lo baxo vnas ondas blancas e asules:

E en la villa de San Juan vn escudo blanco e en él vn aguila negra con vn libro en la mano con vna orla dorada e en ella çinco estrellas de sangre;

E [a] la villa de Conpostela vn escudo asul e en él vn estrella blanca e en lo baxo  vnas ondas azules e blancas; 

A la villa de Villanueva de Aquino (sic) vn escudo colorado e en él vn castillo dorado sobre vnas ondas; 

A la villa de Verapaz vn escudo con vna paloma ençima que tiene vn ramo verde en el pico asentada sobrel / arco del çielo de diuersos  colores e en lo baxo vna paz; 

A la villa de Salualeon vn escudo e en él vn leon morado el canpo blanco e el asyento de sangre e en lo baxo dos cabeças de onbres;

E en (sic) la villa de Santa Cruz vn escudo e en él vna cruz blanca en canpo colorado con vnos fuegos blancos alderedor; 

A la villa de Saluatierra vn escudo e en él vn grifo de oro sobre sangre; 

A la villa de Puerto Real vn escudo e en él vna nao dorada sobre vnas ondas e canpo asul; 

A la villa de Lares de la Guahaua vn escudo verde e en él vna syerpe de oro en canpo verde con vna orla blanca, 

segund e en la manera que aquí pareçen todos debuxados los dichos escudos con los mismos colores e metales que son estos que están figurados enderedor del  escudo e armas de la ysla. Las quales dichas armas doy a la dicha ysla e a cada vna de las dichas villas segúnd e de la manera que arriba va declarado por sus armas conosçidas para que las podades thener e poner en vuestros pendones e sellos e otras partes donde  quisyeredes e fuere menester;

e otrosy es mi merçed e voluntad que todas las partes donde ovieredes de poner e pusyeredes las mis armas reales podays poner en el escudo la figura de la dicha ysla Española de la misma forma e manera que esta puesto en las armas reales que aqui van figuradas; e por esta mi carta mando a la Reyna doña  Juana, mi muy cara e muy amada fija, e al prinçipe don Carlos, mi  muy amado nieto, a los ynfantes, duques, prelados, condes, marqueses, ricos omes, maestros de las hordenes e a los del mi con / sejo e oydores de las mis abdiencias e alcaldes e alguasyles de la mi corte e chançilleria, e a los priores, comendadores e     subcomendadores, alcaides de los castillos e casas fuertes e llanas e a todos los conçejos, asystentes, corregidores, alcaldes, alguasyles, regidores, caualleros, escuderos, ofiçiales e omes buenos de todas las çibdades e villas e logares de todos los mis reynos e señorios e a todas e qualesquier personas a quien lo contenido en esta mi carta toda e atañe e atañer puede e a cualquier d’ellos que vos guarden e cunplan esta dicha mi carta, e contra el thenor e forma d’ella vos no vayan ni pasen ni consyentan yr ni pasar en tiempo alguno ni por alguna manera, e los vnos ni los otros no fagades ni fagan ende al por alguna manera, so pena de la mi merçed e dé cada* diez mill maravedís para la mi camara a* cada vno que lo qontrario hisyere; e demas  mando al ome que vos esta mi carta mostrare que vos enplase que parescades ante mi en la mi corte doquier que yo sea del dia que vos enplasare fasta quinze dias primeros syguientes no la dicha pena, so la qual mando a qualquier escriuano publico que para esto fuere llamado que dé ende al que vos la mostrare testimonio sygnado con su sygno,porque yo sepa como se cumple mi mandado.  

Dada en la muy noble e muy leal çibdad de Seuilla, a syete días del mes de sisyembre año del Nasçimiento de Nuestro Salvador Jhesuchristo de mill e quinientos e ocho años.                                                

                                                           YO EL REY.      

        Observando , pues ,  las armas concedidas a la villa de Salvatierra de la Sabana  tenemos:                                                                                                                         
    «..A la villa de Saluatierra vn escudo e en él vn grifo de oro sobre sangre..»

grifosalvatierra
          El símbolo «Grifo» es una invocación de diversos animales  , pudiendo ser dragones , representaciones y/o combinaciónes  de varios animales , p.ej, león y águila ,etc..

                                    escudosalvatioerra escudo

   

Por la parte que pudiéramos analizar en lo que respecta a Pedro Madruga , hoy en día tenemos el sepulcro de su hermanastro  Alvar Paez de Sotomayor , fallecido en 1468 , en la capilla de San Andrés de la Catedral de Tuy . En esta capilla se encuentra también el sacórfago del Obispo de Tuy , Juan Fernandez de Sotomayor , tio-abuelo de Alvar y Pedro , fallecido en 1423.

Remontándonos a los orígenes de la capilla de San Andrés , tenemos que fué mandada construir por el dicho Obispo Juan Fernandez de Sotomayor en 1422, y poco después de su muerte fué sepultado en ella. Años mas tarde  también fué sepultada en dicha capilla otro familiar , tia del Obispo , Doña Ines de Sotomayor ,a la vez tia-bisabuela de Pedro Y Alvar.                                                                                                    
Pero en el año 1464 , la boveda de la capilla San Andrés causaba bastantes problemas , fecha en la que según un protocolo la capilla amenazaba ruina por culpa :                                                                                                                                 
 «da bobeda de cima que se quer queir se non he socorrida,por lo que el cabildo acordó con Martín de Paredes,de acabarem la capilla Sant Andre que o bispo don Juan començou,estableciendo dicha concordia que començase  logo em este inverno a quebrar a pedra que fose mester para acabar a dita obra e despois de quebrada..que logo começaria a lavrala e asentar enno  veraano fasta acabar a dita capela que no desistiria da dita hobra».

Alvar Paez de Sotomayor  , fué el que se encargó de la restauración de dicha capilla San Andrés de Tui..                                                                                                                       
Cuando fallece Alvar Paez de Sotomayor en el año 1468 como consecuencia de las luchas irmandiñas , redactó un testamento poco antes  , aunque desconocemos sus cláusulas.                                                                                                                                           
Pero tenemos precisamente que  en uno de los testamentos de su hermano Pedro Madruga ,nos sitúa el sepulcro de su hermano junto la del Obispo:                                          
«..e mando, que meu corpo sea sepultado dentro da capela questá dentro da Yglesia da Ciudad de Tuy,que fezo meu Señor tío o Obispo Don Juan de Soutomayor,junto y a par donde hastá enterrado meu Señor Yrmao  Alvaro  Paz de Soutomayor,cuia ánima Deus aia  ..» 

Dicho esto , si nos centramos actualmente en la capilla de San Andrés sorprendentemente nos encontramos que en el interior de dicha capilla está decorada por dragones y … GRIFOS .

Centrándonos en el sepulcro de Alvar Paez de Sotomayor  , está bajo un arcosolio , donde tiene labrada sus armas de Sotomayor :

panteon sotomayor                                             Sepulcro Alvar Páez de Sotomayor                                                                                  (fuente imagen : Marta Cendón Fernández


Por emplazamiento adosado al muro era muy difícil apreciar su cara posterior , pero según recientes descubrimientos está tallado en ambos lados. Mendez Cruces en 1991 descubrió mediante fotografias a base de espejos que han revelado la existencia en dicho lateral del sacórfago de tres escudos, el del medio contiene un león rampante coincidiendo con armas de los Sotomayor en Portugal , donde también figuran un león rampante al timbre.                                                                                                                                        

Y precisamente los escudos restantes  , nos encontramos representados con                                             …GRIFOS.

Este es un croquis aproximado por parte de Mendez Cruces del lateral oculto:                                                          

ttuy 4 


                                                                      APÉNDICE 


                                 Historia de las Indias,Fray Bartolomé de Las Casas                           
                  Historia General de los hechos castellanos ( Antonio de Herrera , 1625)               
                                     La Ilustración Artística , Colón , octubre 1892                               
                                                Marta Cendón Fernández                                                         
                                     Manuscrito 1508 armas villas La Española privilegio armas1508 1 

privilegio armas1508 2

                                                   SALVATIERRA (del Miño)                                                                                                           (boceto año 1706)               SALVATIERRA MIÑO 1706

                                                     SALVATIERRA (del Miño)                                                                                                           (boceto año 1640)      

salvatierrra

                                                  

                                              SALVATIERRA (del Miño)                                                                                                            (boceto año 1646)

fuerte marques de Aytona en 18 de septiembre de 1646

 

TEODOSIO VESTEIRO TORRES

 

                                 

02.Art-32.Vesteiro Torres.01  VESTEIRO TORRES, MÁS DE UN SIGLO ENTERRADO Y OLVIDADO EN UN CEMENTERIO  DE MADRID

La tumba de Teodosio Vesteiro Torres permanece intacta, pero dolorosamente olvidada en el cementerio de la Sacramental de San Justo, de Madrid. Es una sepultura de 1ª clase que aún ostenta el nº 622.

En este pasado mes de noviembre *(1986), su sepultura, desgastada y casi ilegible por las múltiples personas que la pisaron durante más de un siglo, destacaba por su desamparo y soledad entre las flores que cubrían las sepulturas del citado cementerio. No obstante, todavía se lee sobre el mármol blanco la identificación del desdichado poeta.

Aunque aquel hombre que, pese a su infortunio creyó en Dios, no tiene en su tumba el consuelo de una cruz, y eso hace pensar que evidentemente se le negó al desgraciado suicida. Tan solo encabeza la losa el cuño circular que utilizaba la Sociedad Literaria, prueba irrefutable de que sus compañeros le fueron fieles hasta última hora, seguido de su identificación, que dice así:

“Aquí yace don Teodosio Vesteiro Torres. Individuo de número de la Sociedad de Escritores y Artes Especiales. Falleció el día 12 de Junio de 1876, a la edad de 29 años. R.I.P.”

 Tragedia y enigma del poeta

Tanto en el Registro Civil, como en la Sacramental de San Justo, consta el apellido Vesteiro con B, y lo más curioso es que se afirma que era natural de Vigo (Orense). Lo cual demuestra la poca geografía que conocían los funcionarios de entonces.

También ahora, se tiene la seguridad de que el poeta no fue enterrado en el cementerio general del Sur, como se afirmó en otras ocasiones, sino que allí solamente estuvo depositado el cadáver durante más de veinticuatro horas, habiéndosele efectuado la autopsia en el pabellón del citado cementerio.

Evidentemente, la familia del poeta hizo cuanto fue posible para que la causa de su muerte no se especificara en las respectivas actas, ya que sólo se hace mención de que falleció en el Salón del Prado, a las tres de la madrugada de la citada fecha.

Celso Emilio Ferreiro le describe como «un visionario, atormentado por el tedio vital, enfermo de incurable saudade…»

Pero quizás tan sólo Curros Enríquez intuyó la verdadera causa de su muerte. Era quizás su más íntimo amigo, y a él, lo mismo que a Carvajal, les dejó unas cartas desconsoladoras, despidiéndose de ambos como si estuviese afectado de una mortal enfermedad, y manifestando una fe ciega en Dios, confesión no concordante con la actitud de un hombre resuelto a acabar con su propia vida.

Su breve existencia

Había nacido en la bella y antigua Ciudad de la Oliva, un 12 de junio de 1847, y exactamente veintinueve años después, él mismo daba fin a su vida.

Siendo muy joven, a los quince años, ingresó en el Seminario de Tuy, donde destacó por su inteligencia y grandes dotes personales.

Músico y notable escritor, lo mismo que poeta, en el Seminario se le valoró justamente y, sin cumplir los veintidós años, llegó a graduarse como doctor en Teología, adjudicándose la cátedra de Humanidades. No obstante, al llegar el decisivo momento de la ordenación renunció rotundamente a la carrera eclesiástica, con gran disgusto por parte de su madre, que moriría dos años después.

Trasladado a Madrid, fijó allí su residencia y fundó la Sociedad intelectual de «Galicia Literaria», centro de reunión de todos los escritores gallegos de aquella época.

Esta sociedad estaba situada en la calle de la Estrella, nº 7, cuarto 3º, siendo la residencia de sus primos Emilia Calé y de su esposo Lorenzo Gómez Quintero. Durante más de un siglo se afirmó que ésta era también la residencia habitual de Teodosio Vesteiro, más por los documentos exhumados últimamente, se ha logrado confirmar que el joven poeta residía en la calle del Caballero de Gracia, nº 26, cuarto 2º.

La Sociedad Literaria tenía sus reuniones los días 10, 20 y 30 de cada mes, y el 10 de junio de 1876, que casualmente era sábado, Vesteiro se reunió en el piso de la calle de La Estrella con sus habituales compañeros.

Nadie advirtió nada desusado en su actitud, ni tan siquiera al despedirse. Pero transcurrió el domingo día 11, en el que el joven poeta se dedicó a destruir su importante obra literaria y musical, de la cual tan solo se salvaron los trabajos ya publicados o los que se encontraban en manos de amigos y familiares.

Finalmente a las primeras horas del día 12 se dirigió al Salón del Prado, y a las tres de la madrugada se disparó un tiro de revólver en la cabeza.

El entierro

Ciento nueve años después(*), yo he estado ante esta tumba. Sobre ella habían caído el sol y la nieve de tantos y tantos años, y, sin embargo, parecía aún gravitar la presencia de aquellos hombres también desaparecidos y que en aquella tarde de un 12 de junio se reunieran alrededor de los restos mortales del poeta desaparecido.

 

Parecía advertirse la presencia de Curros, que había perdido su habitual arrogancia, derrumbado por el dolor, los hermanos Muruais, Núñez Castro, Manuel de la Peña, Victorino Novo, Eduardo Verdes y… ¡Añón!, el Patriarca, como le llamaban todos, que se sentía desolado como ante la pérdida de un hijo.

 

Pero si los restos del poeta de Boel se perdieron irremisiblemente en la fosa común del cementerio general del Sur, de Madrid, siendo inútiles los laudables esfuerzos de la Real Academia Gallega para que reposasen definitivamente en Galicia, los de Vesteiro los tenemos todavía allí, tan lejos de la tierra en que nació, esperando como una postrera liberación que lo arranquen de la soledad del cementerio castellano.

02.Artº 32.Vesteiro Torres.02

 

Josefina López de Serantes

 

El Ideal Gallego, 3 de Enero de 1986(*)

Galcia, tierra de mujeres ilustres

 

Galicia, tierra de mujeres ilustres.01 GALICIA, TIERRA DE MUJERES ILUSTRESHa transcurrido más de medio siglo desde que en marzo de 1931, el ilustre escritor coruñés don Manuel Amor Meilán afirmaba a través de la prensa, que Galicia es tierra de escritoras eminentísimas, y los nombres de Concepción Arenal, Emilia Pardo Bazán y Rosalía de Castro, parecen empequeñecer cualquier otro nombre femenino….Y, en efecto, la trilogía formada por estas tres insignes mujeres, eclipsa por completo a aquellas otras que, en tierra gallega, se destacaron en el cultivo de las letras, siendo por lo mismo, casi ignoradas. Por lo tanto, al ser la importante labor de estas tres escritoras tan sobradamente conocida, mi propósito es realzar el nombre de esas otras mujeres, un poco oscuras, pero que pasaron por el mundo “llevando en la frente una estrella y en la boca un cantar”.

Quizás la más intuitiva, pero también la más desconocida y olvidada, se llamó Nicolasa  Añón Paz, y nació en Boel (Sierra de Outes) el 28 de febrero de 1810. Esta mujer sorprendió a todos desde su más corta edad, descubriéndose como una poetisa nata, espontánea y con gracia, ya que de sus labios brotaban versos comentando el suceso más rutinario de la vida cotidiana. Hermana mayor del conocido poeta Francisco Añón, pasó toda su vida dedicada a las labores del campo, sin saber apenas leer y escribir, ni expresarse en otro idioma que en su lengua natal.

Su fama de poetisa se hizo notoria en aquella época, y atraído por ella, llegó hasta Boel en el verano de 1886, el periodista don Elisardo Barreiro, que pudo conocer a Nicolasa cuando ya contaba setenta y seis años de edad. Nicolasa recitó al viajero algunos versos que guardaba en su memoria, y entre ellos, una elegía a la muerte de su tan querido hermano Farruco.

Y fueron, precisamente, unos versos del mencionado poeta Francisco Añón los que hicieron que la memoria de otra mujer no cayese en el olvido. Fueron los que dedicó en 1875 a la poetisa gallega Emilia Calé Torres. Una mujer de fina vena poética y de gran decisión, puesto que ella fue la única representante de su sexo en aquellas famosas reuniones que en Madrid celebraba “Galicia Literaria”.

Tanto ella como Francisco Añón, tenían el anhelo de la vuelta al amado terruño. Por eso el poeta le dice así:

 

“…Ai, quen puidera cal ceibo paxaro voar ao noso querido chan…!”

 

Deseo que la fatalidad haría que nunca se cumpliese. Pero en 1848 nace en Orense Clara Corral Aller, que había de llegar a ser inspirada y sensible poetisa. Clara publicaba sus poesías en los diarios de la época, y en todas ellas hay un sentimiento profundo a la naturaleza, la vida y el amor. Esta mujer moriría a los sesenta años en La Coruña, y bien puede ser que, desde su casa de María Pita, viendo a lo lejos volar las gaviotas sobre el mar, quedaran prendidos en sus labios unos últimos versos.

Sofía Pérez de Eguía Casanova, más conocida por su último apellido, nació en Almeiras (La Coruña) el 30 de septiembre de 1862, llegando a alcanzar renombre mundial como poetisa y escritora. Pero el hecho de que abandonase su tierra al contraer matrimonio con el noble filósofo polaco Vicente Lutoslawski, fue posiblemente el injusto motivo de que no se le recuerde ni se le rindan los homenajes que tan certeramente merece en la patria donde nació.

Esas fechas, de mediados del pasado siglo, son pródigas en escritoras, ya que en 1869 nacía en La Coruña Francisca Herrera Garrido, en cuya misma ciudad habría de morir en 1950. Sus obras, que ahora comienzan a reeditarse con gran acierto, son un canto a la mujer gallega, humilde, resignada, y están escritas en una cálida belleza de expresión. Francisca Herrera siempre confesó su gran admiración por Rosalía, y, en ocasiones, se las ha llegado a equiparar.

Surge también por esta época otra importante escritora: Fanny Garrido

Fanny GarridoGonzález, esposa del inspirado músico Marcial del Adalid, que escribió varias novelas haciendo célebre el seudónimo de “Eulalia de Liáns”, nombre de la parroquia de Oleiros donde la escritora nació y falleció posteriormente, en abril de 1918. Destacó comotraductora y colaboró en periódicos y revistas. Al enviudar de Marcial del Adalid se recluyó en su pazo de Lóngora, pero posteriormente contrajo nuevomatrimonio con el químico y naturalista gallego José Rodriguez Mourelo. El nombre de Fanny Garrido es, al decir de don Manuel Amor Meilán,  “de los que honran y enaltecen a un pueblo”.

Pocos recuerdan a Avelina Valladares Núñez, cuya labor de poetisa permanece a la sombra de los trabajos novelísticos y poéticos de su hermano Marcial. Avelina nació en Vilaconsta (Pontevedra) el 23 de octubre de 1825, en donde también murió en marzo de 1902. Colaboró en “El Heraldo Gallego”, y es muy curioso su “Diálogo entre un peregrino que  se dirige a Compostela y un labriego”, puesto que el peregrino se expresa en castellano y el labriego lo hace en gallego.

Al concluir esta brevísima reseña de mujeres ilustres, nacidas en nuestra tierra, pienso que es justo recordar a la poetisa coruñesa Juana-Teresa Juega López, nacida en 1886. Siendo muy joven, Juana-Teresa escribió un libro de poemas en nuestra lengua, y ya estaba previsto cuando la obra se pondría a la venta, cuando surgió una fuerte discusión entre la poetisa y su novio, joven oficial del ejército con muy austeras costumbres, que no juzgaba  correcto que una mujer publicase un libro. Al insistir la muchacha en la publicación, su novio, obcecado, le disparó dos tiros con el arma reglamentaria, volviéndola luego contra sí y suicidándose. Juana-Teresa resultó herida gravemente, y al reponerse de las lesiones, destruyó desolada todas sus poesías. Sin embargo, aunque se dice que nunca más volvió a escribir, Eugenio Carré consiguió el que quizás es su último poema titulado “A Morte”, y que recoge la desesperación que dominaba a la infortunada poetisa.

Pero no son sólo estos nombres, Galicia es tierra fecunda de mujeres ilustres. Existen muchas más, incluso en la época actual que, de un modo u otro han contribuido a enaltecer el nombre de su patria gallega. Posiblemente, en otra ocasión, se les podrá rendir el recuerdo y el homenaje que tan certeramente merecen.

 

 Josefina López de Serantes 

 

El Ideal Gallego, 7 de Febrero de 1982

 

 

EDUARDO PONDAL VIVIÓ SU PRIMER IDILIO EN LA ISLA DE LA TOJA

APondalLa Toja.jpgEduardo Pondal Abente nació en el año 1835 en Ponteceso, La Coruña. Estudio medicina en la universidad de Santiago. Pero su vocación sobrepasó desde el primer momento la medicina, pasando a la historia de la Literatura como uno de los tres poetas del renacimiento literario gallego, en torno a 1863: Rosalía de Castro, Curros Enríquez y el mismo Pondal.

Posiblemente estos tres nombre hubieran sido cuatro si la muerte -se ahogó en una playa coruñesa- no hubiera arrebatado al movimiento la figura de Aurelio Aguirre. Pues fueron precisamente los versos de Aurelio Aguirre y los de Pondal los que se leyeron en el famoso banquete de Conxo.

Los dos aparecían como jefes del movimiento literario de esta época y como abanderados del movimiento liberal. La obra y hasta la vida de Rosalía, de Curros y de Pondal estuvo marcada por la revolución del 46, que terminaría con los fusilamientos de Carral y con la pretensión de un autogobierno de Galicia. Y por el banquete en el robledo de Conxo en el que se reunieron, diez años después, lo mejor de la juventud académica, artesanos, obreros… y los promotores de la libertad. El objeto de todos estos hechos era: GALICIA.

Pondal amó profundamente a su tierra. Y casi como un desquite contribuyó a elevar su lengua y su cultura a nivel universal. El «Bardo de Bergantiños» dio categoría de personaje al pueblo mismo, al pueblo gallego, y la tierra regada con su sudor secular. Busca sus fuentes más allá de la historia y se hace presente en su protohistoria: héroes, bardos, mitología…

Fue en un estío lejano del año 1850 cuando un muchacho de quince años, alto, esbelto y de soñadores ojos negros, llegó hasta la isla de La Toja. Se llamaba Eduardo Mª González Pondal, al cual su familia le había impuesto pasar el verano en la isla pontevedresa, posiblemente por un problema de salud, típico de la adolescencia.

 

Por aquel entonces, la isla comenzaba a despertar de su letargo de siglos, y unos arriesgados científicos habían construido unas sencillas barracas de piedra, en donde se afanaban en investigar los poderes curativos de los lodos y del clima de la isla, sin tan siquiera sospechar que, con su trabajo, llegarían a convertirla en uno de los balnearios más famosos del mundo. Pero el muchacho de Ponteceso llegó allí con cierta contrariedad y desilusión, que le hizo ver a través de un prisma de animosidad aquel lugar donde iba a permanecer durante todo el estío. De esta confusión de su mente brotarían unos versos que, bastantes años después, habría de dar a conocer:

 

Isla oscura de La Toja,

Pobre, sin verdor y yerma,

Albergue de humildes pinos,

Y de indigente maleza;

Grato asilo de las aves,

Y de las brisas ligeras:

Triste y pensante recuerdo,

Tú eres para el poeta,

Que como un dardo en la mente,

Siempre clavado te lleva...

 

Pero aquel enigmático dardo no se había clavado tan solo en la mente del muchacho, sino que también profundizara en su corazón, ya que precisamente en la isla conoció a aquella joven muchacha que trastornó sus años juveniles. ¿Quién era ella, en realidad? ¿Acaso la hija de uno de aquellos científicos pioneros de la posterior magnificencia de La Toja?

Pondal nunca quiso hablar sobre ello, aunque sí confesó que amó apasionadamente a una niña hechicera, que en Helenes la dulce nació, y que dejó para siempre en sus sentimientos la amargura del amor fracasado. Sin embargo, acabó por adornar a la isla con la expresión de sus nuevos sentimientos:

 

Oh, isla! Oh, desierta Loujo!

Para los demás desierta,

Para mí… de tus hermanas,

La más simpática y bella…

 

 

Estos versos que pertenecen al poema titulado «Rescoldo y Cenizas», está fechado en La Toja en septiembre de 1850, pero no obstante, se puede tener por cierto que, pese a la fecha, es una rememoración del poeta escrita bastantes años después, lo cual lo confirman las siguientes estrofas:

 

…Aquellas felices horas

Que el alma triste recuerda…

Ha muchos años que fue…

Y aún por la herida abierta

El corazón sangra a veces,

Y de vivir ya le pesa…

 

Indudable es que este amor juvenil contrariado dejó indelebles huellas en los sentimientos del poeta. Murguía que fue el único que recibió confidencias de Pondal, habló de la frustración de aquel primer sentimiento, e incluso dejó intuir vagamente el nombre de la muchacha: «¡María!». Pero, según fueron pasando los años, Pondal comenzó a mostrar cierta ironía, a veces algo burlona, en las expresiones amorosas de sus versos:

 

Ibas gozando no meu tormento,

Ibas fuxindo por medo a mín;

levouche a faldra curioso o vento…

Vállame os ceos ¡o que eu vin!

Mientras que en otra ocasión, exclama apasionado:

Agora, meu corazón,

agora pola noitiña,

pola mañanciña, non.

El mismo pensamiento expresan los siguientes versos:

Maruxiña, Maruxiña,

a do refaixo marelo:

se che encontro no camiño,

non che ha de valer «non quero”.

 

 

Pero el joven poeta que expresaba tan espontáneamente lo más profundo de sus sentimientos, sorprende a algunos de sus contemporáneos, que no ven más que el fin sensual de los poemas sin detenerse en los cariñosos halagos con que los rodea Pondal. Así, Emilia Pardo Bazán, exclama rotundamente: Del mismo modo debían requebrar los bardos guerreros, o por mejor decir, así debían entender la unión sexual: la mujer maniatada, forzada, llevada a sus cónicas chozas como botín de guerra…. Y sin embargo, quizás nadie supo comprender que tras esos sentimientos viriles y enérgicos, un poco rudos, el bardo ocultaba en lo más hondo de su alma un impenetrable secreto.

Cuando falleció, entre los documentos cuidadosamente doblados dentro de una vieja cartera de cuero, apareció una carta de mujer, escrita en un papel orlado de luto, amarillento por el tiempo transcurrido, muy gastado, con profundas dobleces que evidenciaban las muchas veces que se había leído.

Pero aquella desconocida que firmaba con una cuidadosa rúbrica sin poner su nombre, rechazaba una amorosa proposición de matrimonio de Pondal, afirmando que quería seguir fiel al recuerdo del esposo muerto y dedicada al cuidado de sus niñas. Lo más probable es que aquella dama viuda negase a revivir un episodio de amor de muchos años atrás…

¿Quién era aquella mujer que llevaba nuevamente la desilusión y la amargura al alma del poeta que lindaba ya la madurez de su vida? Posiblemente…¡María!, la misma muchacha que hiciera despertar el amor en su corazón quinceañero en la isla de La Toja. Pero, así fue pasando el tiempo y llegó aquel 8 de marzo de 1917. Era mediodía y lucía el sol, del mar cercano llegaban misteriosos efluvios, pero el gran poeta, bardo de la Tierra Gallega, cerraba sus cansados ojos para siempre.

Nadie sabrá jamás cuales fueron sus pensamientos en aquellos supremos instantes. Pondal murió llevándose celosamente su secreto. Pero aquel día, en la Isla de La Toja, mientras la primavera pugnaba ya por brotar, los pinos se movían cadenciosos al son del viento con un susurro de rumores que semejaban una extraña y misteriosa oración.

Era algo inexplicable que emocionaba y sobrecogía, y que parecía llevar a todos los ámbitos de la Tierra Céltica, los tañidos tristes y dolorosos de «la campana de Anllóns».

 

Revista de La Toja, Diciembre de 1985

Josefina López de Serantes

 

 

 

VALLE INCLÁN, UN GRAN ESCRITOR QUE NO LOGRÓ ENTRAR EN LA ACADEMIA

02.Artº 13.Valle InclánDe hecho fue así, aunque parezca mentira: Don Ramón María del Valle Inclán no llegó a ocupar jamás ese sillón de la Real Academia que indudablemente le pertenecía. Puede ser que a él no le importase demasiado y que ni tan siquiera pensase en ello; aunque ahora, cuarenta y cinco años después de su muerte, nadie ponga en duda que Valle Inclán es una de las mayores figuras de la literatura española de los últimos tiempos, y es motivo de orgullo para nosotros que la tierra gallega sea no solamente aquella donde nació, sino también la inspiradora de la mayoría de sus obras.

Uno de los hermosos cuentos que integran su Jardín Novelesco, y que tituló «¡Malpocado¡», hirió vivamente mi sensibilidad cuando apenas tenía doce años. Mucho me impresionó la historia de la vieja lugareña que camina con el nieto de la mano.

Aquel niño de nueve años que ya va a ganarse el pan de cada día, mientras la abuela va desgranando una salmodia de consejos en un amanecer frío y triste. De esa fecha ya tan lejana data mi interés y admiración por ese gran escritor que murió en 1936, al mediodía de la víspera de los Reyes Magos, cuando los niños se preparaban para vivir la noche más hermosa, plena de quimeras e ilusión.

Parece ser que aquel día triste y brumoso no lució el sol en Santiago de Compostela. Y don Ramón se murió mientras en el horizonte de España gravitaba ya la más cruel guerra fratricida; aunque él, quizás afortunadamente, no llegó a verla. No le pasó como a don Miguel de Unamuno, a quien mató el dolor de la contienda el último día de aquel año siniestro que acababa de comenzar. Don Ramón no llegó a vivir la guerra, aunque quizás la sensibilidad de su alma la presentía.

Sigue leyendo VALLE INCLÁN, UN GRAN ESCRITOR QUE NO LOGRÓ ENTRAR EN LA ACADEMIA

Dibujos de Celso García de la Riega

Creo que para un mejor conocimiento del personaje he decidido poner en conocimiento su obra. Don Celso es más conocido por su obra de «Colón Gallego» que por otros estudios y obras que pueden ayudar a conocer un poco mejor al personaje y darse cuenta de su capacidad intelectual.
Hoy voy a dar a conocer algunos de  sus dibujos realizados a principios del siglo XX, es posible que ciudadanos de Pontevedra los conozcan, pero es muy posible que no las identifiquen con el personaje. Mi idea es rehabilitar al personaje independientemente que en algunos aspectos de su obra pueda tener razón o no, esto queda a criterio de cada uno, pero me parece interesante que los ciudadanos conozcan realmente la capacidad intelectual del personaje.
Los dibujos que voy a incluir son dibujos realizados por D. Celso para la Sociedad Arqueológica de Pontevedra,  fundada a finales del siglo XIX por D. Casto Sampedro Folgar. Estos dibujos fueron realizados con motivo de una exposición de la muralla de Pontevedra. Aunque D. Celso en algunos de ellos haya dado una interpretación libre de la muralla no dejan de ser un testimonio de com podía ser Pontevedra en la edad media hasta que desapareció la muralla.

Fonte dos Tornos. Aguatinta sobre papel
Fonte dos Tornos. Aguatinta sobre papel

 

torre-da-ponte. Aguatinta sobre papel
Torre-da-ponte. Aguatinta sobre papel

 

Porta e torre-de-trabancas. Aguatinta sobre papel
Porta e torre-de-trabancas. Aguatinta sobre papel

 

porta-e-torre-da-galera. Aguatinta sobre papel
Porta-e-torre-da-galera. Aguatinta sobre papel

 

Torre-dos-Abades. Aguatinta sobre papel
Torre-dos-Abades. Aguatinta sobre papel

 

Torres arzobispais. Oleo sobre lienzo
Torres arzobispais. Oleo sobre lienzo

 

San-Bartolomé o vello. Oleo sobre tela
San-Bartolomé o vello. Oleo sobre tela