Federico Rico y Fraga

ABC EN NUEVA YORK. POR COLON GALLEGO Jueves de febrero de 1927 publicado en el diario A B C.

El estudioso catedrático español D. Federico Rico y Fraga, que tan brillantemente sobresale en la Falcultad de Letras del prestigioso College of the City, es un infatigable propagandista de la tesis que sostiene la nacionalidad española de Cristóbal Colón. No solo en su cátedra, en las de otras instituciones de enseñanza, en círculos y en Sociedades, en cuantas publicaciones colabora, el profesor Rico aprovecha toda oportunidad para mostrarse como uno de los más entusiastas mantenedores de los derechos de Pontevedra a que se la proclame, oficialmente, cuna de Colón.

Por supuesto, el profesor Rico, que domina la lengua inglesa con la misma galanura que la española, en lengua inglesa dio la mayoría de sus conferencias, llegando de este modo a lo más profundo del espíritu de cuantos norteamericanos tuvieran la fortuna de orile. Y a él se debió así la primera información pública, seria y documentada, que en los Estados Unidos se divulgó en defensa de la cada día más sólida teoría del galleguismo de Colón.

Ahora, y con motivo del concurso abierto por nuestro A B C, ha vuelto a presentarse en público el profesor Rico, eligiendo, para mayor solemnidad de su conferencia, el magno Canegie Hall, donde cómodamente caben más de 6.000 espectadores. Entre éstos encontrábanse muy pocos compatriotas: el cónsul general, D Rafael de Casares Gil (que en la noche anterior pronunciara un elocuentísimo discurso ante las 34 Sociedades hispanas, reunidas con el mayor altruismo para contribuir al sostenimiento de fondo de Caridades): la Junta directiva de la Casa de Galicia, el catedrático sevillano D. José martel, y el siempre hidalgo D. Juan O’Donnell y Díaz de Mendoza, primogénito del ministro de la Guerra, duque de Tetuán… No recuerdo a ningún otro.

La primera conferencia del profesor Rico versó acerca de la vida, en general, de Cristóbal Colón, especialmente desde su llegada de Portugal hasta 1492; sus viajes y descubrimientos, su muerte, su familia, y la historia de cómo se le dio la nacionalidad genovesa a Colón.

Dedicó la segunda parte a demostrar que Colón no pudo ser genovés, pues los documentos en que fundas los italianos la nacionalidad de Cristóforo Colombo no prueban que Cristóbal Colón hubiera nacido en Génova; los absurdos entre las fechas de los documentos del Colombo italiano y las fechas de la llegada del Colón gallego a Portugal y su retorno a España; la diferencia de edades en uno y en otro; el idioma de Colón; la negativa del hijo de que su padre hubiese nacido en Italia; el pleito d sucesión; la evidencia de que Cristóbal Colón nunca se llamó Cristófor colombo, ni éste fue navegante, ni, menos, descubridor de mundo alguno.

En la tercera parte explicó el por qué debe reconocerse oficialmente que Colón era español y nació en Galicia; como surgió la tesis de su nacimiento en Pontevedra; cómo los que la defendieron lucharon con toda clase de obstáculos; cómo se abrió paso la teoría y en qué se funda; los motivos que Colón tuvo para ocultar su verdadera nacionalidad; el dictamen de la Real Academia de la Historia; la labor del Comité pro Colón español en la habana, y, por último, la campaña españolísima de nuestro A B C y la oportunidad del concurso abierto ante todo el mundo… La conferencia del profesor Rico, luminosa y vibrante, mantuvo, y aún acrecentó, el interés del público en todo momento, siendo repetidas veces interrumpido el orador por los aplausos unánimes de sus oyentes, que respondían así, con su homenaje, al homenaje que aquél tributaba a España.

Fue una muy grata noche. Doblemente grata para el que esto escribe, porque no solo consagróse en honor a nuestra Patria augusta, tanto más querida cuanto más lejos de ella no vemos, sino porque, al mismo tiempo, era también el tributo, devoto y efusivo, al hombre grande, al periodista insigne, al patriota ejemplar que fundó y orienta este A B C, en el que pusimos los más puros amores, y al que debemos todo lo que somos …

Por Miguel de ZARRAGA Nueva York, Febrero de 1927