Exponen las Capitulaciones de Santa Fe y retratos de Colón, Cortés y Pizarro

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 Lainformacion.com

 

 

Sevilla (España), 16 mar.- La exposición “Una mirada al Nuevo Mundo. Tesoros del Archivo General de Indias”, inaugurada hoy, muestra las Capitulaciones de Santa Fe (17 de abril de 1492), el Tratado de Tordesillas (7 de junio de 1494) o los retratos de Cristóbal Colón, Pedro de Alvarado, Hernán Cortés y Francisco Pizarro.

Abierta hasta finales de agosto próximo en el Archivo de Indias, con sede en Sevilla (Sur de España), la exposición pretende ilustrar los inicios de la empresa de América a través de los tesoros documentales conservados en el edificio, según ha informado hoy el Ministerio de Cultura en un comunicado.

Se trata de una mirada a lo que fue el inicio de una relación de casi cuatro siglos entre el Viejo y el Nuevo Mundo, y para ello se exponen más de 150 documentos entre planos, dibujos de ciudades americanas y algunos retratos.

La exposición muestra también cómo el frenético impulso expansivo se vio acompañado de un proceso de colonización y asentamiento urbano que fue regulado por Leyes de Conquista mientras se creaban las instituciones de gobierno y administración de los nuevos territorios: Virreinatos, Consejo de Indias y Casa de Contratación.

María Antonia Colomar y Pilar Lázaro, archiveras del centro, son las comisarias de la exposición, que también permitirá a los visitantes conocer el interior del Archivo, que ha estado siempre ligado a la empresa americana.

Primero fue la Casa Lonja de Mercaderes de Sevilla, centro neurálgico del comercio con América, y desde el siglo XVIIII sede del Archivo General de Indias, creado por Carlos III en 1785 para albergar los documentos relativos a las Indias que se encontraban dispersos entre Simancas, Cádiz y Sevilla.

Sus fondos documentales incluyen más de 43.000 legajos con la historia política, social, económica y cultural de gran parte del continente americano, desde la Tierra de Fuego hasta el sur de los Estados Unidos, y el extremo oriente española, las Islas Filipinas.

Su importancia ha sido reconocida internacionalmente en 1987, cuando la Unesco incluyó tanto el edificio como todos los documentos que conserva en la lista de Patrimonio Mundial.