Estatua de Colón navega a la deriva

Por Joel Ortiz Rivera /joel.ortiz@elnuevodia.com

El Almirante navega a la deriva en un mar de papeles, permisos y vistas administrativas…pero así funciona la cosa en este terruño que él descubrió (o encontró).

Tras ser rechazada por varios países y luego de más de 12 años dando tumbos y curtiéndose de óxido borincano, la colosal estatua de Cristóbal Colón se comenzaría a erigir a mediados del 2012 si prosperan las intenciones del municipio de Arecibo y de un grupo privado interesado en colocarla en un predio de 100 cuerdas en el barrio Islote.

Allí sería la atracción principal del Columbus Theme Park, que según Sari Méndez, quien está a cargo del esfuerzo de la permisología y es el enlace con el artista y su grupo de trabajo, estaría listo para mediados o fines del 2013.

“Toda la documentación requerida que la Oficina Gerencia de Permisos (OGPE) pide está sometida y se está llevando paso por paso, y una vez se supera una etapa se pasa a la otra. La última documentación que se entregó fue la ambiental la pasada semana, cuando me reuní con ellos”.

Méndez, quien trabaja para Panamerican Grain Inc., empresa de José González Freyre que es propietaria del terreno que será sede del parque, dice que espera que el proceso de permisología esté finalizado en los próximos meses para -según espera- poder poner la primera piedra de la estructura que mediría sobre 10 pies más que la Estatua de la Libertad de Nueva York que mide 305 pies de altura incluyendo la base.

El alcalde arecibeño, Lemuel Soto, ha endosado el proyecto públicamente, aunque ayer no respondió llamadas de este diario.

Según González Freyre, para establecer el parque habría que cambiar la clasificación a ‘turística’ de una franja de terreno por la PR-681 que va desde La Boca, en Barceloneta, hasta la zona del faro de Arecibo, algo que alega que beneficiaría a toda la zona.

Agregó que las piezas, cuyo proceso de ensamblaje se detuvo hace año y medio, continúan en los almacenes de otras empresa suya, Holland Group Port Investment, en Mayagüez, a donde fueron llevadas con la idea de que, para los Juegos Centroamericanos y del Caribe del 2010 se instalase allí la pieza de bronce de más de 1,000 toneladas diseñada por el artista ruso Zurab Tseretelli.

Tanto Freyre como Méndez se mantienen en comunicación frecuente con Tseretelli y su equipo de trabajo explicándole el proceso. De hecho, dijeron que la semana pasada hablaron en dos ocasiones.

Tseretelli sigue siendo el propietario de la enorme escultura que arribó a Puerto Rico en 1998 para instalarse en Cataño, pero luego se ha propuesto para Mayagüez, Guayanilla, San Juan y hasta para el islote de Desecheo.

“Lo extraño es que es un proyecto que no tiene opositores y aún así es lento. Todo lo que hemos sabido hasta ahora es que el barrio y la región la desean. Están todos entusiasmados con esto. Pero aquí todo es burocracia”, indicó González Freyre.