Declaración del médico Garci-Hernández sobre Cristóbal Colón (1515)

.. Sabe que el dicho almirante D. Cristóbal Colón viniendo a la arribada con su fijo D. Diego, que es ahora almirante (1515), a pie, se vino a Rábida, que es monasterio de frailes en esta villa, el cual demandó a la portería que le diesen para aquel niñito, que era niño, pan y agua que bebiese; y que estando allí ende este testigo un fraile que se llamaba Fr. Juan Pérez, que es ya difunto, quiso hablar con el dicho D. Cristóbal Colón, e viéndolo disposición de otra tierra o reino ajeno en su lengua, le preguntó que, quién era, e dónde venía; e que el dicho Cristóbal Colón, le dijo: que él venía de la corte de S. A., e le quiso dar parte de su embajada, a qué fue a la corte o cómo venía; o qué dijo el dicho Cristóbal Colón al dicho Fr. Juan Pérez, como había puesto en plática a descubrir ante S. A., e que se obligaba a dar la tierra firme queriéndole ayudar S. A. con navíos e las cosas pertenecientes para el dicho viaje e que conviniesen; e que muchos de los caballeros y otras personas que allí se fallaron al dicho razonamiento, le volaron su palabra e que no fue acogida, mas que antes facían burla de su razón, diciendo que tantos tiempos acá se habían probado e puesto navíos en la buscar, e que todo era un poco de aire, e que no había razón dello; que el dicho Cristóbal Colón, viendo ser su razón disuelta en tan poco conocimiento de lo que prometía de facer o de cumplir, él se vino de la corte, e se iba derecho de esta villa a la villa de Huelva para fallar y verse con un su cuñado, casado con hermana de su mujer, e que a la sazón estaba, o que había nombre Muliar; o que viendo el dicho fraile su razón, envió a llamar a este testigo con el cual tenía mucha conversación de amor, o porque alguna cosa sabía del arte astronómica, para que hablase con el dicho Cristóbal Colón, e viese razón sobre este caso del descubrir; y que este dicho testigo vino luego e fablaron todos tres sobre el caso, e que de aquí eligieron luego un hombre para que llevase una carta a la Reina doña Isabel (q.h.s.h.) del dicho Fr. Juan Pérez, que era su confesor; el cual portador de la dicha carta, etc.».