La primera Navidad de América – ABC

http://www.abc.es/20111225/cultura/rc-primera-navidad-nuevo-mundo-201112251239.html

Nochebuena de 1492. La expedición de Cristóbal Colón espera en la Española pasar su último día en esas nuevas tierras. Todo está preparado para zarpar al día siguiente. Sin embargo, en mitad de la noche unos gritos dan la voz de alarma. La nao Santa María ha encallado. No hay víctimas pero los intentos por reflotarla son en vano. Colón aprovecha el imprevisto para construir un fuerte en la isla con los restos del navío. Un total de 39 marineros comandados por Diego de Arana se convierten en el primer destacamento español en el ‘Nuevo Mundo’. La fortificación es levantada bajo el nombre de Navidad en honor a la fecha del comienzo de su edificación.

Los marineros se pertrechan y aprovisionan con gran cantidad de víveres. Son conscientes de que deberán resistir un año la vuelta de una nueva flota desde el otro lado del Atlántico. En ese tiempo sólo tienen un objetivo: almacenar todo el oro posible. Los nativos les han prometido muchas riquezas y la mayoría de colonos se quedan en la isla voluntariamente. Colón parte hacia España el 4 de enero de 1493. Nunca más vería con vida a sus 39 compañeros.

Cuando el almirante genovés descubre América lo primero que hace es entablar relaciones con las tribus nativas. En la Española -actual Haití- hace tratos con los indios taínos, un grupo de indígenas pacíficos y receptivos a los recién llegados. Su líder Guacanagarí ve en los hombres blancos y barbudos unos buenos aliados contra su enemigo isleño: los indios caribes. Estos otros nativos pueblan el interior de la isla, practican el canibalismo y dirigidos por un caudillo llamado Caonabo mantienen una postura bastante hostil y beligerante. Para ganarse el trato de los españoles en su lucha interna, Guacanagarí ofrece algunas joyas y la promesa de abundante oro. Los colonos se frotan las manos y sueñan con volver a España cargados de riquezas.

Tras el suceso de la Santa María, los propios taínos ayudan a los españoles a rescatar el máximo material posible de la nao. Incluso aceptan la presencia del pequeño contingente en el fuerte Navidad. Este modesto enclave apenas cuenta con una empalizada, una torre y unas casas. Antes de su partida, Colón deja al mando de la guarnición a Diego de Arana, alguacil mayor de justicia. Sus lugartenientes son Pedro Gutiérrez y Rodrigo Escobedo. Sus órdenes están claras: mantener la alianza con los taínos y conseguir oro.

El regreso

Tras sorprender al mundo entero con su increíble hallazgo, Colón emprende su segundo viaje a América. Tras navegar por las Antillas pone rumbo al pequeño asentamiento donde espera con ansiedad conocer los avances de los colonos. Sin embargo, cuando se aproxima al lugar el 27 de noviembre de 1493 no ve luces ni percibe ruidos en el fuerte. La alarma aumenta al encontrar dos cadáveres flotando en la costa en tal estado de descomposición que es imposible identificarlos. Al caer la noche, los españoles no se atreven a bajar de los barcos. A la mañana siguiente realizan varios disparos con lombarda sin obtener respuesta alguna. Sus mayores temores se confirman cuando aparecen dos nuevos cuerpos. A diferencia de los anteriores, estos cadáveres tienen barba, señal inequívoca de su procedencia hispana.

Por fin, los colonos descienden dispuestos a averiguar lo ocurrido. Se encuentran con el fuerte calcinado, pero no hallan cadáveres. ¿Dónde están? Tampoco hay oro ni ningún otro metal precioso almacenado. La respuesta la ofrecen los indios taínos. Su líder se entrevista con Colón. Guacanagarí recibe al genovés postrado en una camilla por una supuesta herida en una pierna. El líder indígena explica que sus enemigos caribes atacaron a los españoles y que ellos intentaron ayudarles sin éxito. Las palabras no convencen a los exploradores. El propio médico de la expedición, Diego Álvarez de Chanca, examina la pierna del líder tribal sin encontrar ninguna herida exterior. Pese a las sospechas de traición y a la presión de sus hombres para vengarse, Colón acepta las explicaciones y decide fundar la Isabela, la primar ciudad en el nuevo continente. Eso sí, elige la otra punta de la isla, en la actual República Dominicana.

Pero ¿qué pasó realmente en el fuerte Navidad? Al poco de marcharse Colón la tensión entre los españoles y los indios aumentó. Los colonos actuaban como verdaderos señores del lugar, sin respetar las costumbres autóctonas y con una actitud más tiránica cuanto más se retrasaba el oro prometido. Además, la relación entre los propios españoles tampoco era la adecuada, lo que provocó la formación de dos grupos. Por un lado Pedro Gutiérrez y Rodrigo Escobedo junto a otros nueve hombres abandonaron la fortificación y se adentraron en la isla, donde fueron una presa fácil para los indios caribes. Después, esta tribu beligerante o los propios taínos cansados de tanto desprecio atacaron a los diezmados e indisciplinados habitantes de Navidad.

Estatua de Colón navega a la deriva

Por Joel Ortiz Rivera /joel.ortiz@elnuevodia.com

El Almirante navega a la deriva en un mar de papeles, permisos y vistas administrativas…pero así funciona la cosa en este terruño que él descubrió (o encontró).

Tras ser rechazada por varios países y luego de más de 12 años dando tumbos y curtiéndose de óxido borincano, la colosal estatua de Cristóbal Colón se comenzaría a erigir a mediados del 2012 si prosperan las intenciones del municipio de Arecibo y de un grupo privado interesado en colocarla en un predio de 100 cuerdas en el barrio Islote.

Allí sería la atracción principal del Columbus Theme Park, que según Sari Méndez, quien está a cargo del esfuerzo de la permisología y es el enlace con el artista y su grupo de trabajo, estaría listo para mediados o fines del 2013.

«Toda la documentación requerida que la Oficina Gerencia de Permisos (OGPE) pide está sometida y se está llevando paso por paso, y una vez se supera una etapa se pasa a la otra. La última documentación que se entregó fue la ambiental la pasada semana, cuando me reuní con ellos».

Méndez, quien trabaja para Panamerican Grain Inc., empresa de José González Freyre que es propietaria del terreno que será sede del parque, dice que espera que el proceso de permisología esté finalizado en los próximos meses para -según espera- poder poner la primera piedra de la estructura que mediría sobre 10 pies más que la Estatua de la Libertad de Nueva York que mide 305 pies de altura incluyendo la base.

El alcalde arecibeño, Lemuel Soto, ha endosado el proyecto públicamente, aunque ayer no respondió llamadas de este diario.

Según González Freyre, para establecer el parque habría que cambiar la clasificación a ‘turística’ de una franja de terreno por la PR-681 que va desde La Boca, en Barceloneta, hasta la zona del faro de Arecibo, algo que alega que beneficiaría a toda la zona.

Agregó que las piezas, cuyo proceso de ensamblaje se detuvo hace año y medio, continúan en los almacenes de otras empresa suya, Holland Group Port Investment, en Mayagüez, a donde fueron llevadas con la idea de que, para los Juegos Centroamericanos y del Caribe del 2010 se instalase allí la pieza de bronce de más de 1,000 toneladas diseñada por el artista ruso Zurab Tseretelli.

Tanto Freyre como Méndez se mantienen en comunicación frecuente con Tseretelli y su equipo de trabajo explicándole el proceso. De hecho, dijeron que la semana pasada hablaron en dos ocasiones.

Tseretelli sigue siendo el propietario de la enorme escultura que arribó a Puerto Rico en 1998 para instalarse en Cataño, pero luego se ha propuesto para Mayagüez, Guayanilla, San Juan y hasta para el islote de Desecheo.

«Lo extraño es que es un proyecto que no tiene opositores y aún así es lento. Todo lo que hemos sabido hasta ahora es que el barrio y la región la desean. Están todos entusiasmados con esto. Pero aquí todo es burocracia», indicó González Freyre.

Rodrigo Cota se nos va a Hollywood

08/12/2011 – Diario de Pontevedra (Pontevedra)

PONTEVEDRA. «Todavía no puedo adelantar muchos detalles», dice el escritor, «pero lo que sí te puedo confirmar es que ya casi tengo las maletas hechas para viajar a Chicago en unos días».

Debido a un importante proyecto cinematográfico para Hollywood que le propusieron hace unos meses, Rodrigo Cota pasará estas Navidades fuera de Pontevedra para poder trabajar con un equipo de guionistas en la creación de una historia épica basada en la Edad Media en España.

«Se trata de un proyecto en el que llevan trabajando desde hace mucho tiempo», aseguró Cota. «El quipo, dirigido por un prestigioso guionista inglés del que todavía no puedo desvelar el nombre -destacó- contactó conmigo hace casi un año tras conocer varios de mis trabajos anteriores porque está intersado en que aporte a la historia mi experiencia como escritor, como investigador, y que me convierta en el asesor de los temas históricos y de ambientación que se van a incluir en la película».

Colón bautizó a una isla la Hispaniola

El 5 de diciembre de 1492, 52 días después del avistamiento de la costa de Bahamas, Cristóbal Colón llegó a la isla Hispaniola (actual República Dominicana y Haiti) y se convirtió en el primer europeo en poner un pie sobre las Antillas mayores.

Colón llamó a la isla con el nombre de Hispana, que en latín significa “España” y después como la isla Española. Anteriormente, el territorio tenía una variedad de nombres, todos de origen indígena taíno.

Bartolomé de las Casas acortó el nombre y la denominó Española, territorio que tiene una extensión de 76 480 kilómetros cuadrados y una costa de 3059 kilómetros. Actualmente, su población es de casi 19 millones de habitantes.

Colón bautizó la isla como «La Hispaniola» por qué el término «España» todavía no estaba en uso, posiblemente, no lo hubiera escuchado en su vida ya que España surge con la adhesión de Navarra en 1512-1515.

Nueva Asociación en defensa del Colón gallego

07:00 (01/11/11) Fuente: farodevigo.es 
Reivindicar la teoría del origen gallego de Cristóbal Colón y ahondar en las investigaciones que vinculan al almirante con Pontevedra. Es el objetivo de la «Asociación Cristóbal Colón Gallego. La asociación se presentará oficialmente el próximo 20 de diciembre,…

Nuestra Historia – artículo en «elCorreogallego.es»

por GERARDO FERNÁNDEZ ALBOR
{COMENTARIOS Y RECUERDOS}
Nuestra Historia

LA VERDAD, tenemos pocas cosas agradables para comentar esta semana, los incendios en Galicia, esa reunión internacional conseguida por ETA, esta prolongadísima campaña electoral que perjudica la unión necesaria para resolver tantos problemas que tenemos encima. Y además, seguimos con este buen tiempo que retrasa la necesidad de agua que tenemos en Galicia.

Por ello, me he refugiado en lecturas de Galicia que me refrescan su historia y las del extranjero que no tratan de guerras y desgracias, para levantarme el ánimo y poder continuar con entusiasmo esperanzador. Una buena noticia es que, después de más de un año, los belgas han conseguido, al fin, formar gobierno. En esto de la política belga, y después de vivir varios años en Bruselas, me atengo a aquel viejo principio que dice: «Si cree haber entendido todo sobre la política belga, es que se lo han explicado mal».

También buena noticia personal fue recordar con las lecturas lo grandes que fuimos y las grandes personalidades que dio nuestra tierra. Siempre es un consuelo esperanzador pensando en el futuro, nuestra misión es recordárselo a España, Europa y el mundo, y también a nuestros jóvenes… y no tan jóvenes, para que conozcan bien nuestra maravillosa historia y les transmita confianza y esperanza. Por ejemplo, volví a leer estos días sobre el desfile del Columbus Day en la 5ª Avenida de Nueva York. Pues bien, tenemos que seguir diciendo en la prensa nacional y americana que el descubridor del Nuevo Mundo se llamaba Cristóbal Colón, natural de Porto Santo-San Salvador de Poio (Pontevedra); es decir, gallego y español.

Lo que sorprende a uno siempre es que no lo reclamemos continuamente porque, aunque Colón, que no es Columbus, fuese italiano, que no lo es, todo el mundo sabe muy bien que la empresa fue española y «el que paga manda», precisamente en la sociedad norteamericana ello es un principio natural. Cada día se publican en nuevos libros que confirman aquellas palabras de Colón al llegar al Nuevo Mundo: «Esta tierra se llamará San Salvador».

Nosotros debemos continuar trabajando y haciendo nuestro aquel consejo de Benjamín Franklin: «Escribir algo para que sea leído o hacer algo para que sea escrito».

Expresidente de la Xunta

Un libro muy rentable

Alfonso Philippot
Atlántico Diario Vigo

25-10-2011

El 24 de Junio de 2010 el “magazine” Vidavedra insertó, en su página de Internet, la sorprendente noticia de que el matrimonio americano residente en Illinois, formado por William Roppenecker y su esposa Dulce, se hallaba en Pontevedra para entrevistarse con Rodrigo Cota, industrial colchonero y autor de un trabajo, publicado el año 2007, relacionado con mis hallazgos sobre la identidad de Cristóbal Colón.

Poco antes de su publicación el Sr. Cota se había puesto en contacto conmigo telefónicamente para conocer mi opinión sobre la interpretación de la firma del Almirante, y otros pormenores acerca de su verdadera identidad, de lo cual conservo una carta suya, fechada en 2006, en la que acusa recibo de mi información.

El motivo de aquella visita de los Roppenecker a Galicia era, según dicho medio, el interés del director Steven Spielberg (¿?) por conocer “de primera mano” los hallazgos que vinculan a Cristóbal Colón con Pedro Madruga. Y a tal efecto, contactaron aquellos con el Sr. Cota como “asesor histórico”, y visitaron la zona vieja de la ciudad, para hablar del “proyecto” de una película, e informar del evento a los medios de comunicación.

En el mes de Agosto de 2007 me habían solicitado los Roppenecker dos ejemplares de la 5ª edición de mi libro “La identidad de Cristóbal Colon”; de cuya recepción conservo una carta de doña Dulce, fechada el 27 de Septiembre, en la que decía: “¡Ya llegaron los libros! Esta todo buenísimo, como esperábamos”.Y añade: “Una película sobre esto tiene que ser muy buena, de primera diría yo. Ya he pensado en ello…” Al año siguiente nos visitó el matrimonio, reservándole alojamiento en la Hospedería del Monasterio de Poi, y más tarde en el Gran Hotel de La Toja; permaneciendo en Galicia durante, aproximadamente, quince días.
En otra carta de fecha posterior (02/11/2007), firmada también por Dulce Roppenecker, dice: “Yo estoy completamente de acuerdo con Alfonso en que no se `puede desviar nada de la tesis, pues se trata de una tesis histórica que tiene que ser considerada ya…Si las cosas marchan bien, necesitaremos un buen abogado en Hollywood.” Y concluye con la siguiente frase: “Mi consuegro (dueño al parecer de una editorial en Chicago) también está interesado en la tesis de Alfonso, pues sería un acontecimiento sensacional, digo yo mejor que Los Diez Mandamientos…Constituiría un gran placer para mi, y pueden contar para todo con nuestro apoyo. No estoy en esto ni por fama ni por dinero…”.

Mi relación con los Roppenecker se prolongó durante tres años, pero en el mes de Marzo de 2010, recibí una carta que bajo el título de “Buenas Noticias” me decía doña Dulce que había establecido contacto con dos guionistas amigos suyos y una persona relacionada con la industria cinematográfica, “dispuesta a comprar los derechos de tu libro para el cine”. E insistiendo sobre el mismo tema, añadía: “El arreglo final, en lo referente al dinero, según entiendo ahora, podríamos negociarlo entre nosotros…Los derechos de la identidad de Colón para la película son un paso preliminar, para protegernos legalmente dentro de Hollywood, y no tendrán nada que ver con el arreglo final….El próximo paso sería un contrato formal entre nosotros. La cantidad que se acostumbra a pagar por los derechos de cine, cuando se trata de un libro de este tipo es de dos mil dólares US. Supongo que con es-
ta información les doy mucho que pensar. Las cosas están dándose bien y de manera insólita”. Llegados a este punto, la señora Roppenecker me sugirió la idea de refundir la gesta del Descubrimiento con las andanzas de su antepasado (¿?) Pedro Pardo de Cela, decapitado en Mondoñedo el año 1483. Lo cual rechacé, por considerarlo anacrónico e inadecuado.

El 12 de Enero de 2007 inscribí simultáneamente en el Registro Territorial de la Propiedad Intelectual de Galicia mi “Colón Galego”, “La identidad de Cristóbal Colón” (5ª Edición) y el opúsculo titulado “El secreto de Maria Vinyals”, de todo lo cual conservo el resguardo. La “matriz” que recibí posteriormente de los dos últimos trabajos está fechada en 29 de Marzo, mientras que la del primero corresponde, misteriosamente, al 12 de Noviembre de aquel mismo año.

El pasado día 12 de Octubre, se presentó en la Casa-Museo de Colón , un grueso libro sobre el Primer Almirante, con ribetes de oro, publicado por la Editorial Lendas Ocultas, del que son autores los señores Fernando Alonso y Rodrigo Cota.. El número de ejemplares es de doscientos cincuenta (250), según certificación del Notario D. José Antonio Caneda Goyanes; asegurando que solo 50 ejemplares van a ser distribuidos en España, y el resto en América. El precio de cada ejemplar encuadernado. es de Dos Mil Cuatrocientos Ochenta Dólares (2.480 US); (en España 2.500 EUROS)pudiendo reservarse en el propio Ayuntamiento de Poio.
Fernando Alonso y Rodrigo Cota eran conocedores de mi tesis a través de la prensa diaria, y de mis intervenciones en Radio y Televisión, cuyas noticias incorporaron libremente a sus respectivas páginas de Internet. Lo cual demostrará que su novedoso “Colón Galego” es un perfecto plagio de aquel otro del mismo título publicado por mi el año 2006, y de “La identidad de Cristóbal Colón”, cuya primera edición se remonta a 1991.

A la presentación del libro asistieron unas 25 personas, interviniendo la Concejala de Cultura, Rodrigo Cota, el arquitecto Enrique Barreiro y un representante de la Editorial; con la ausencia de Fernando Alonso y del señor alcalde, Luciano Sobral, socio preferente; sin descartar la colaboración económica de Dulce Roppenecker, “nieta” del Mariscal Pardo de Cela..

Cristóbal Colón era capitán de la marina civil

El 12 de octubre se conmemora la llegada de Cristóbal Colon al Nuevo Mundo. Con tal motivo España celebra su Fiesta Nacional. Sin embargo, la figura de Cristóbal Colón, quinientos dieciocho años después de aquel acontecimiento histórico de trascendencia universal, sigue envuelta en una densa atmósfera de enigmas, secretos y manipulaciones históricas; tanto es así que hasta ahora no se ha podido demostrar documentalmente ni dónde ni cuándo ha nacido el marino civil más universal de la historia. Hay, por el contrario, otros aspectos relativos a la vida y gestas náuticas de Colón que sí se pueden acreditar fácilmente y, sin embargo, se ocultan, se desvirtúan o han pasado a formar parte de las falsas creencias popularizadas. Por ejemplo, se insiste la idea de que D. Cristóbal se tropezó con la otra orilla atlántica por casualidad, en contra de lo que se expresa con claridad en el primer párrafo de las Capitulaciones de Santa Fe (Granada), es decir, del contrato suscrito por los Reyes Católicos y Colón, el 17 de abril de 1492:

“Las cosas suplicadas e que Vuestras Altezas dan e otorgan a don Christoval de Colon, en alguna satisfacion de lo que ha descubierto en las Mares Oceanas y del viage que agora, con el ayuda de Dios, ha de fazer por ellas en servicio de Vuestras Altezas”.

El descubrimiento de América y la versión oficialista

Es decir, Colón “ya ha descubierto, no va a descubrir”; en otras palabras, Colón sabe perfectamente a dónde dirige sus naves. No encuentra el Nuevo Mundo por azar. Navega hacia América y retorna en cuatro ocasiones, sin cometer error significativo alguno, siguiendo una derrota perfectamente planificada a través de un océano, hasta entonces ignoto para los europeos de aquel tiempo.

Colón no fue militar, ni antes ni después de descubrir América; era capitán (de la Marina Civil), y como tal es reconocido por los Reyes Católicos cuando asume el mando de las naves del descubrimiento. Son varios los documentos históricos en los que queda patente tal reconocimiento regio:

1.- Carta de los Reyes (30 de abril de 1492) a los capitanes, maestres de naos, etc. para que obedezcan a Cristóbal Colón como capitán de SS. AA. de los tres navíos con que va a ciertas partes ´de la mar océano”.- (Archivo de Simancas)

2.- Carta de los Reyes (30 de abril de 1492) a los concejos y justicias del Reino para que den facilidades a Cristóbal Colón a fin de que pueda armar tres carabelas y “vaya a ciertas partes de la mar océano, como nuestro capitán. “(Archivo de Simancas)

3.- Las Capitulaciones son acompañadas por una carta de los Reyes Católicos a un príncipe cuyo nombre debería ser puntualizado en el momento oportuno. Está escrita en latín, recoge los siguiente:“quare decreuimus nobilem capitaneum nostrum Cristoforum Colon, presencium latorem ad vos mittere”.

4.- Provisión original de los Reyes Católicos (Barcelona, 28 de mayo de 1.493) por la que se nombra a Cristóbal Colón capitán general de la armada que iba a las Indias.

Nombran al almirante Cristóbal Colón capitán general,(capitán de capitanes), e incluye un párrafo en el que se puede leer textualmente :

….que con ciertas naos e carabelas e otras fustas como nuestro capitán vaya a dichas islas e tierra firme, que son a la dicha parte de las Ind¡as, descubiertas o por descubrir.…..en tengades en tengan por nuestro capitán general de las dichas naos e fustas e carabelas e otras fustas al dicho don Cristóbal Colón, nuestro Almirante, Visorrey e –Gobernador.(A.G. Indias, Sevilla)

Colon había navegado en barcos civiles a lo largo de toda su vida, siguiendo derrotas hacia las costas del Golfo de Guinea, Canarias, Azores, Madeira, Islandia, Grecia, Flandes etc.

El mismo Colón narra su vida como navegante en una carta que envía a los Reyes, desde Cádiz o Sevilla, en 1501:

”de muy pequeña hedad entré en la mar navegando y lo he continuado fasta oy. La mesma arte inclina a quien le prosigue a desear de saber los secretos d´este mundo. Ya pasan de los XL años que yo voy en este uso. Todo lo que fasta hoy se navega lo he andado yo. Trauto y conversación he tenido con gente sabía, hecleciasticos y seglares, latinos y griegos, judíos y moros, y con otros muchos de otras setas A este mi deseo falléa Nuestro Señor muy propicio y ovr d´el para ello espiritode inteligençia.. En la marineria me hizo abondoso, de astrología me dio el que avastaba y ansí de geometría y aritmetica,y eingenio en el ánima y manos para eibusar esfera, y en ella çidades, ríos y montañes, islas y puertos, todo a su propio sitio. En este tiempo he yo visto y puesto estudio en ver de todas escrituras, cosmografía, historia , corónicas y filosofia y de otras artes” (Adjuntó esta carta con cierta figura redonda o esfera, nos dice Bartolomé de Las Casas).

Se podrían referenciar otros documentos que abundan en el mismo sentido, pero los citados son a mi juicio prueba suficiente para acreditar que Colon descubre América como capitán.

A modo de conclusión, se puede decir que Colón descubre América como capitán y no como almirante, titulo nobiliario que él mismo exige a los Reyes Católicos (formalmente, suplica), junto con los de Virrey y Gobernador, como recompensa por lo que entrega a cambio. Se trata de un título similar en preeminencias y prerrogativas al del almirante Enriquez, de Castilla, pero de proyección geográfica muy superior y con otras connotaciones. Nada que ver con las prerrogativas de los almirantes de la Armada Española, que por cierto en aquella época ni siquiera existían. – La Armada Española, fue creada a partir de 1717, con la llegada de los Borbones-.

Sin embargo, la gesta de Colón si bien alcanza fama universal, no se puede considerar como una luz en la tiniebla, puesto que otros capitanes civiles como los hermanos Pinzón, Juan de la Cosa, Juan Sebastián del Cano, Sebastián Cabot (veneciano), que fue piloto mayor de Casa de Contratación, de Sevilla, Magallanes (portugués al servicio de España), Andrés de Urdaneta, (que establece en el Pacífico la ruta comercial entre Asia y América), Alonso de Ojeda, etc. gozan de méritos suficientes para brillar con luz propia.

Sería deseable que por parte los poderes competentes se adoptasen las medidas necesarias para poner fin, en la medida de lo posible, a la divulgación distorsionada de la figura de Colón y de su extraordinaria gesta náutica. El día 12 de octubre debería ser declarado como Día de la Marina Civil en honor de los marinos civiles españoles que dieron a España la mayor gloria de su historia.

Jose A. Madiedo Acosta

Presidente de la Asociación Española de la Marina Civil

Ex – Director General de la Marina Mercante

 

Otro artículo publicado en el Diario Independiente de Asturias

El Faro de Vigo entrega la mano perdida de Colón

La mano de la escultura de Cristóbal Colón, robada en 1981 por unos adolescentes que quebraron la estatua accidentalmente y escondida durante 30 años por uno de ellos, ha sido devuelta a la ciudad de Pontevedra por el diario decano. FARO, tras recibirla el pasado lunes de la persona arrepentida que la tuvo en su casa estas últimas tres décadas, la entregó ayer al alcalde Miguel Fernández Lores. El diario decano hizo entrega, a través de su delegado en la capital, Mario Pazos, de la talla de mármol al regidor local, que estuvo acompañado de la concejal de Seguridade, Carme da Silva, y de un representante de la Policía Local, que se encargó de recepcionar la obra de arte para su custodia.
El alcalde apuntó, al recibir la talla, que los técnicos harán los estudios necesarios para tratar de devolver la mano a la escultura «cuanto antes». Lores destacó también que todo apunta a que se trata de la talla original.
El regidor municipal agradeció a FARO la entrega de esta pieza perteneciente al patrimonio cultural pontevedrés, por cuanto que la estatua de Cristóbal Colón es uno de los monumentos emblemáticos de la ciudad, presente en la memoria individual y colectiva de los pontevedreses a lo largo de las últimas seis décadas. La mano seccionada a la escultura fue entregada un día antes en la delegación de FARO DE VIGO en Pontevedra, por la persona que la mantuvo oculta en su casa durante los últimos treinta años, después de romperla durante una travesura infantil. Tenía entonces 13 años.
La estatua de Colón, trasladada desde el palacio de Montero Ríos, en Lourizán, hasta los Jardines de Vicenti en el año 1949, por petición del alcalde Hevia a la Diputación Provincial (propietaria de la finca de Montero Ríos y todos sus contenidos), tiene un gran valor histórico y sentimental para generaciones de pontevedreses. Durante décadas fueron tradicionales las fotografías de familia a los pies del monumento, erigido en los Jardines de Vicenti, pero que desde la instalación de este monumento pasaron a denominarse popularmente «Jardines de Colón».
La corporación municipal de 1949, presidida por el alcalde Hevia, fue la que solicitó el traslado del monumento desde el invernadero de la Granja de Montero Ríos a los nuevos jardines del entorno de la Alameda.
Desde su instalación en el centro urbano de Pontevedra, la estatua fue objeto de numerosos actos vandálicos. La mano izquierda de la escultura fue la más perjudicada, siendo seccionada y repuesta en numerosas ocasiones. Otras veces se rompió accidentalmente, al apoyar en ella banderas conmemorativas, o incluso por los efectos de un temporal.
Aunque se levanta sobre terrenos municipales, la estatua pertenece a la Diputación de Pontevedra desde que esta institución adquiriese, el 8 de octubre de 1943, el palacio y la finca de Montero Ríos, por un importe de 1,9 millones de las antiguas pesetas.
Ya en los años ochenta, el alcalde José Rivas Fontán dio un paso adelante para tratar de incorporar el monumento al patrimonio municipal y así solicitó por escrito a la Diputación Provincial la cesión de la estatua al Concello de Pontevedra. En 1991 Rivas Fontán dejaría de ser alcalde y su solicitud se perdió en algún cajón de los palacios de la Diputación.
Al no haber tenido respuesta esta demanda municipal, la estatua sigue perteneciendo a la institución provincial, pero lo cierto es que se levanta sobre jardines municipales y en los últimos años ha sido el Concello el encargado de su mantenimiento. Recientemente se le aplicó una limpieza, que al poco se vio deturpada con una pintada. Ahora es de nuevo el ayuntamiento quien asumirá la tarea de reponer la mano a la estatua. La Diputación Provincial apuntó, a través de un portavoz, que la celebración del próximo 12 de octubre, Día de la Hispanidad, representaría una buena ocasión para inaugurar la escultura restaurada. El monumento se instaló, de hecho, para conmemorar el cuarto centenario de la llegada de los españoles a América.

Colosal estatua de Colón en Puerto Rico

Se supone que sería la estructura más alta en el Caribe y una de las estatuas más grandes del mundo: un monumento a Cristóbal Colón en una región donde el navegante genovés no ha sido un personaje muy admirado durante años.

Sin embargo, hasta ahora, la estatua de apariencia de bronce de 92 metros (300 pies) parece un monumento al caos o una broma colosal.

Concebida originalmente para sobresalir en el paisaje de alguna gran ciudad estadounidense, la estatua ha tenido que ir de un lugar a otro. Ahora se encuentra desarmada mientras un empresario y el alcalde de la localidad de Arecibo, Puerto Rico, tratan de erigirla finalmente, frente al Atlántico, en la costa septentrional de la isla.

Sin embargo, éste no sería el capítulo final de una especie de telenovela que dura ya 20 años. El destino final de la estatua es incierto.

Quienes simpatizan con el proyecto tramitan una larga lista de permisos, incluido uno de la Agencia Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA, por sus siglas en inglés), pues alegan que la estructura es tan alta que podría interferir con el tránsito aéreo.

Ahora, funcionarios puertorriqueños compiten por llevar la obra a distintas partes de la isla, como atracción turística.

Hay que considerar también el hecho de que la estatua de 544 toneladas métricas (600 toneladas inglesas) inspira, al igual que otras obras de ese tamaño, más críticas que admiración, particularmente por el hecho de que muchos grupos consideran a Colón más como el precursor de un genocidio que como el descubridor de un nuevo mundo.

«Para ser sincera, esto es monstruoso», dijo Cristina Rivera, activista contra la privatización de playas en Arecibo, quien ha expresado su oposición vehemente a la instalación de la estatua en esa localidad. «¿Por qué tenemos que traer una pieza tan exagerada acá?», afirmó.

Esa es la misma reacción que ha frustrado el proyecto anteriormente y que podría hacerlo naufragar otra vez.

El artista ruso Zurab Tsereteli, de 77 años, construyó la estatua en 1991 para conmemorar el quinto centenario de la llegada de Colón a América, en 1492.

El artista es reconocido mundialmente por sus obras gigantescas, onerosas y en muchas ocasiones rechazadas, pero sus piezas han encontrado antes cupo en Estados Unidos, incluso frente a la sede de Naciones Unidas en Nueva York. Tsereteli confía en que su homenaje al navegante tenga finalmente un lugar en el mundo.

Entrevistado mediante correo electrónico por The Associated Press, Tsereteli recordó que incluso la Estatua de la Libertad y la Torre Eiffel fueron objeto de críticas y retos.

«Ahora son símbolos», dijo. «Sin esos símbolos, esos lugares serían inimaginables», aseguró.

Durante una visita a Rusia en 1990, el entonces presidente estadounidense George Bush pasó por el estudio de Tsereteli en Moscú y eligió un modelo de estatua de Colón, entre tres que se le presentaron. En septiembre de 1994, Tsereteli viajó a Estados Unidos con el entonces mandatario Boris Yeltsin y presentó el modelo elegido a Bill Clinton, quien había sucedido a Bush.

El sur de la Florida fue el primer destino propuesto para la obra, que muestra a Colón con cabello que le llega hasta el hombro, así como con una nariz recta, puntiaguda y larga y con ojos ligeramente protuberantes, que recuerdan un cuadro cubista.

Un comisionado del condado dijo en broma que la estatua podría servir como arrecife artificial y otro sugirió que sólo debía emplazarse la cabeza y no ocuparse del resto de la pieza. Algunos se preocuparon también por la posibilidad de erigir algo que rindiera homenaje a una persona a quien algunos relacionan con la trata de esclavos y con una colonización atroz.

La estatua fue luego a Nueva York, Ohio y Maryland, sin éxito.

«Varias organizaciones privadas señalaron que la colocarían», dijo Emily Madoff, vocera de Tsereteli. «Luego se percataron de que se habían involucrado en algo demasiado grande… No es algo que simplemente pueda colocarse encima de un terreno».

En 1998, el gobernador de Puerto Rico Pedro Roselló aceptó la obra como regalo y erogó 2,4 millones de dólares en fondos públicos para traerla a la isla. Luego, el alcalde de Cataño, un suburbio de San Juan que atrae a miles de turistas a su destilería de ron Bacardí, solicitó la estatua.

Sin embargo, el plan se topó con problemas cuando las autoridades aeronáuticas consideraron que el lugar propuesto interferiría con las trayectorias de los vuelos. Además, los residentes cuyas viviendas tendrían que demolerse para hacerle espacio a la estatua protestaron contra los planes.

Colón quedó otra vez guardado. «Es algo muy desagradable», dijo Madoff. «La estatua simplemente se quedó ahí».

En 2008, una compañía operadora de puertos, Holland Group Ports Investments, accedió a recibir la estatua y almacenarla en la ciudad costera occidental de Mayagüez, donde permanece. Recientemente, un equipo ruso viajó a la ciudad y se cercioró de que buena parte de las 2.700 piezas siguen encajando, mientras los planes de Arecibo parecían progresar.

El alcalde de Arecibo, Lemuel Soto, dijo que la estatua se sumaría a los sitios de interés en la ciudad, que atrae visitantes a sus cuevas y a uno de los telescopios más grandes del mundo. Madoff dijo que los inversionistas cuentan con los 20 millones de dólares que costaría erigir la estatua, de modo que la financiación no sería un problema.

Sin embargo, ahora que ha comenzado el trámite para obtener el permiso surge una nueva amenaza. El legislador puertorriqueño David Bonilla ha comenzado a cabildear para que la estatua se destine a atraer turistas hacia el occidente de Puerto Rico, quizás en la isla de Desecheo, que está deshabitada salvo por algún inmigrante dominicano que ocasionalmente llega ahí en su huida de la Patrulla Fronteriza estadounidense, la cual vigila el estado libre asociado.

Entonces, intervino el alcalde de San Juan, Jorge Santini, una figura influyente en la isla, quien dijo que quería tener la estatua de Colón en la capital. Proyectó que podría colocarse cerca de una laguna muy visitada o incluso en lo que fue un relleno sanitario.

Una vocera del artista insistió en que es muy tarde para comenzar la búsqueda de un nuevo lugar y que la estatua se levantará en Arecibo, pero tras los antecedentes de esta pieza artística, eso está en veremos